Viajes de egresados: con más preguntas que certezas ya se habla de reprogramar las salidas para febrero y marzo 2021

0
99

Tras casi cinco meses de cuarentena, el panorama del turismo es desolador y la industria de los viajes estudiantiles está atrapada en una dura realidad. Cada vez está más lejos la respuesta a cómo y cuándo se concretarán los viajes de egresados. La incertidumbre, que alcanza a las agencias, proveedores y funcionarios de Educación, Salud y Turismo, también golpea fuerte a los protagonistas principales de esta historia: los egresados 2020, los estudiantes de la secundaria más perjudicados por la pandemia.

En principio, atado a un hipotético inicio de clases presenciales en agosto, se analizó que los contingentes podrían comenzar a salir hacia el 15 de septiembre. Luego, con el aumento de los contagios de coronavirus, se comenzó a analizar que los viajes de los estudiantes de la Ciudad de Buenos Aires y el conurbano (AMBA) podrían reprogramarse para fin de año. Y ahora, con un inicio de clases muy acotado -la semana que viene arranca en algunas escuelas de San Juan y el 18 en Santiago del Estero y Catamarca-, el llamado de atención gremial sobre la complicación de regresar a las aulas sin una vacuna contra el virus y el aumento de casos en todas las provincias, cobra fuerza la idea de postergar todo para febrero y marzo del año que viene.

Con una cuarentena que se extiende desde el 20 de marzo y la falta de certezas en torno a la evolución de la pandemia, muchos padres y egresados comenzaron a considerar que viajar en el verano es una opción más segura, sin riesgos de contagio de Covid-19. La nieve y el esquí, pensaron a modo de compensación, se pueden reemplazar por jornadas más largas que en invierno y hacer actividades como rafting en el río Limay, paseos de montaña, trekking, recorridos en bicicleta, juegos en el barro y hasta pistas de hielo artificial.

Bariloche había estimado volver a recibir estudiantes desde septiembre pero eso no será posible (Foto: Alejandra Bartoliche/Télam/CGL)Bariloche había estimado volver a recibir estudiantes desde septiembre pero eso no será posible (Foto: Alejandra Bartoliche/Télam/CGL)

La ciudad que el 80% de los egresados del país elige como destino de su viaje de egresados sigue en fase 3. “La situación es preocupante en Bariloche”, afirmó el lunes la secretaria de Políticas Públicas de Salud del gobierno de la provincia de Río Negro, Mercedes Ibero. Desde el inicio de la cuarentena, según la información oficial, 798 personas se contagiaron la covid-19 y se registran 18 muertos. Bariloche tiene una población estimada de 140 mil habitantes.

Qué dicen en las cámaras y las empresas

En diálogo con Infobae, Adrián Manzotti, integrante de la comisión de Turismo Estudiantil de la FAEVyT, Federación Argentina de Asociaciones de Empresas de Viajes y Turismo, afirmó: “Sí, septiembre lo tenemos que postergar. Seguimos trabajando en la misma línea, esperando que comiencen las clases presenciales. De parte de las agencias, nosotros queremos hacer los viajes, pero la realidad es que hoy no están las condiciones dadas, no podemos llevarlos con seguridad, por eso seguimos esperando.”

“Creemos que en Bariloche hasta febrero-marzo 2021 estamos en condiciones de dar el viaje, porque los estudiantes empezarán la facultad. Pero no tenemos una fecha concreta porque todo está ligado al comienzo de clases presenciales que se está dilatando, son postergaciones obligadas”, dijo a Infobae, Víctor Alfaro, presidente de la Asociación de Turismo Estudiantil de San Carlos de Bariloche (ATEBA).

Cancún también se volvió un destino elegido por los egresados, pero tendrá que esperar hasta el 2021 para volver a viajar (Shutterstock)Cancún también se volvió un destino elegido por los egresados, pero tendrá que esperar hasta el 2021 para volver a viajar (Shutterstock)

“Lamentablemente nos va cambiando todo. Las fechas se están estirando y la angustia es terrible. Estamos expectantes a la aprobación de la ley de emergencia turística con medidas económicas que nos permitan sobrevivir hasta que puedan volver a desarrollar su actividad. En algún momento vamos a tener que empezar con o sin virus dando vueltas, como está sucediendo en otras partes del mundo. El punto es cómo llegamos los que estamos en el circuito como dar el servicio”, agregó.

Infobae también consultó a agencias de viajes. Felipe Huidobro, socio gerente de Soulmax, dijo lo siguiente: “En algún momento los viajes se van a hacer. Si no arrancan este año, se harán más adelante. Bariloche podría comenzar a recibir contingentes este año hacia noviembre-diciembre y seguir la programación hasta marzo, pero destinos como Porto Seguro, en Brasil, o del Caribe, deberán esperar hasta febrero-marzo”.

“Estamos evaluando realizar salidas de un promedio de 200 estudiantes por semana a Bariloche, para poder trabajar con distanciamiento social, permitir la rotación de empleados en hoteles y comedores, entre otras medidas de seguridad sanitaria”, apuntó el directivo de Soulmax, al tiempo que informó que en el complejo propio que la empresa tiene en la base del Cerro Catedral se está construyendo un lugar “para que los chicos puedan bailar y vivir una fiesta de música al aire libre en un escenario natural”.

Proyecto de ley en debate y las cancelaciones

Actualmente en el Congreso hay dos proyectos de ley en debate, con dictámenes de la Comisión de Turismo, uno en Diputados -impulsado por el Ministerio de Turismo y Deportes- y otro en el Senado, que plantean, con algunas diferencias, medidas económicas que ayuden al sector, que declare la emergencia, brinde asistencia del Estado para pagar sueldos, exenciones impositivas, diferimiento de vencimientos y tarifas específicas en servicios públicos, entre otras. También contemplan el Plan Preventa Turística anunciado por el Ministro de Turismo, Matías Lammens, que establece un mecanismo de cupones -o créditos futuros para el consumo en turismo durante 2021- equivalentes al 50 % de las compras en servicios turísticos efectuadas durante este año.

140.000 los estudiantes de todo el país que ya tienen el viaje pago (Shutterstock)140.000 los estudiantes de todo el país que ya tienen el viaje pago (Shutterstock)

FAEVyT informó a través de un comunicado que respalda y acompaña la iniciativa impulsada por Turismo. “Destacamos su importancia para el sector en su conjunto y especialmente para las agencias de viajes. Los cambios incorporados al proyecto de ley dan respuesta a los pedidos realizados oportunamente por nuestra Federación y gran parte nuestro sector, proponiendo un horizonte viable de recuperación para el turismo”.

Las dilaciones de los viajes de egresados abren, además, otros escenarios complejos: son las cancelaciones, devoluciones y postergaciones de los viajes de estudiantes que deciden no hacerlos, por distintas razones, desde cuestiones de salud, económicas y hasta obligaciones previas de estudios o el ingreso a la universidad. En el sector turístico ya se habla de un 10% de solicitudes de cancelaciones -se calcula que son más de 140.000 los estudiantes de todo el país que ya tienen el viaje pago– y algunas voces estiman que en los próximos meses el porcentaje puede subir a un 20% o 25%.

Y uno de los temas centrales que también incluye y, en el que aún hay diferencias, es el de las cancelaciones y postergaciones en el turismo y también en el rubro estudiantil. Se evalúan, a grandes rasgos, dos modalidades: otorgar un voucher abierto por el plazo de 18 meses (corre desde la fecha de la sanción de la ley), trasladable para otra persona y con la posibilidad de reprogramar el destino; o bien la devolución en 3 cuotas (el sector turístico pide 6 cuotas) del monto del viaje previo descuento de un porcentaje que se está analizando.

Al respecto, Infobae consultó al abogado experto en turismo, Santiago Aramburu (@tipsviajerosargentina), quien explicó: “El contrato básico del viaje tiene una cláusula, la décimo primera, que dice que en caso de cancelación la empresa puede retener un porcentaje del 25% al 50% sobre el total del precio del viaje, depende el momento en el que se solicite: si es con más de 60 días de anticipación 25%; si es entre 30 y 60 días, 35% y si es a menos de 30 días, 50%”.

Según estiman algunas voce, en los próximos meses el porcentaje de los viajes puede subir a un 20% o 25% (Shutterstock)Según estiman algunas voce, en los próximos meses el porcentaje de los viajes puede subir a un 20% o 25% (Shutterstock)

“Frente a situaciones extraordinarias hay que generar soluciones extraordinarias”, continuó Aramburu. “En tiempos de pandemia no pueden valer las mismas condiciones como si no hubiese pasado nada. Las agencias están reprogramando sin costos ni sanción ante una emergencia sanitaria mundial; entonces en ese marco me parece que estas condiciones y estos porcentajes merecen una revisión”.

“Si el debate y la aprobación de la ley se siguen dilatando, será necesario que el Poder Ejecutivo a través de un decreto o bien el Ministerio de Turismo, como autoridad de aplicación, mediante una resolución, aclaren esta situación, y analicen además la posibilidad de revisar el objetivo del fondo fiduciario, que los padres aportan con el pago de la cuota cero y conforma un respaldo para la realización del viaje”, señaló el especialista.

Por su parte, Manzotti, de FAEVyT, consideró que “los padres pagan el viaje de egresados de un año a otro y nosotros también pagamos de un año a otro, hoteles, transportes y más servicios turísticos, y todo esto dificulta la devolución del dinero. Por eso proponemos la reprogramación de los viajes”. Y remarcó que este tema requiere un análisis especial: “Si reprogramamos y no quieren viajar porque no quieren o tienen miedo es una cosa, pero si es por una imposibilidad o un problema de salud es otra”.

Lo cierto es que, a casi cinco meses de cuarentena, como sucede con tantos otros sectores de la economía, en este caso está en juego un sector clave de la economía que representa el 7% PBI del país y emplea a miles de personas. Todos los actores de la industria del viaje están esperando la sanción de la ley de emergencia turística que, además, llevará tranquilidad y respuestas a los miles de padres que con esfuerzo pagaron el viaje de sus hijos.