Una barrera de entrada le cayó encima y perdió varios dientes

0
37

Un in­só­li­to ac­ci­den­te acon­te­ció dí­as atrás en la ciu­dad de Co­rrien­tes, aun­que ayer se co­no­ció pú­bli­ca­men­te. Re­sul­ta que en el pre­dio de San­ta Ca­ta­li­na, en el que dí­as atrás se en­tre­ga­ron vi­vien­das, una jo­ven su­frió la pér­di­da de va­rios dien­tes cuan­do una ba­rra de en­tra­da, ca­yó y la gol­peó con tal fuer­za, que per­dió al­gu­nos dien­tes en­tre otras le­sio­nes su­ma­men­te gra­ves.

El si­nies­tro ocu­rrió du­ran­te el mar­tes, pa­sa­das las 23:30, cuan­do Ma­ría Luz P., de 21 años, con­du­cía una mo­to­ci­cle­ta Hon­da.
Al pa­sar por el ac­ce­so al pre­dio, la ba­rre­ra de en­tra­da se ca­yó jus­to en ese mo­men­to.
La vio­len­cia del gol­pe pro­vo­có que la mu­jer ca­ye­ra de la mo­to­ci­cle­ta, que que­dó a unos me­tros.
Pér­di­da de pie­zas den­ta­rias, frac­tu­ra de ta­bi­que y de ma­xi­lar, fue­ron las con­se­cuen­cias su­fri­das por la mu­cha­cha, se­gún in­di­có el si­tio es­pe­cia­li­za­do To­do Po­li­cia­les (Fo­to gen­ti­le­za) que fue el que dio a co­no­cer el tre­men­do he­cho.
La mu­jer fue lle­va­da al hos­pi­tal an­te el si­nies­tro que su­frió.
Se in­di­có que ella re­si­de en ese mis­mo ba­rrio.

En Es­qui­na
Ayer, en esa lo­ca­li­dad, acon­te­ció un ac­ci­den­te de trán­si­to, que tu­vo con­se­cuen­cias su­ma­men­te gra­ves pa­ra la víc­ti­ma, quien iba a bor­do de una mo­to­ci­cle­ta.
Al­re­de­dor de las 13:30 una mu­cha­cha, iden­ti­fi­ca­da co­mo Lo­re­na Al­mi­rón de 32 años, cir­cu­la­ba en una Gue­rre­ro Trip de 110 cen­tí­me­tros cú­bi­cos.
La mu­jer iba en el mis­mo sen­ti­do en el que cir­cu­la­ba un ca­mión de gran ta­ma­ño, de Sur a Nor­te.
No se sa­be có­mo, pe­ro en esas cir­cuns­tan­cias se pro­du­jo una co­li­sión en­tre am­bos ve­hí­cu­los, cer­ca de la es­qui­na de ave­ni­da J.R. Vi­dal y Re­con­quis­ta, se­gún des­cri­bió el si­tio lo­cal Ac­tua­li­dad Es­qui­na.
Lue­go de ca­er con vio­len­cia, la jo­ven que­dó mal­he­ri­da, ma­ni­fes­tan­do un gran do­lor en dis­tin­tas par­tes del cuer­po.
Tras ello, se pre­sen­ta­ron agen­tes po­li­cia­les, per­so­nal sa­ni­ta­rio y de Bom­be­ros Vo­lun­ta­rios. To­dos es­tos se en­car­ga­ron de, por un la­do, in­te­rrum­pir la cir­cu­la­ción de ve­hí­cu­los y, por otro, asis­tir mé­di­ca­men­te a la víc­ti­ma.
Si bien la mu­cha­cha fue lle­va­da al hos­pi­tal lo­cal, las gra­ves le­sio­nes su­fri­das obli­ga­ron a que sea tras­la­da­da ha­cia un cen­tro de sa­lud más com­ple­jo, por lo que la de­ri­va­ron ha­cia Go­ya, pa­ra in­ter­nar­la en el Hos­pi­tal “Ca­mi­lo Mu­nia­gu­rria”.
La chi­ca re­gis­tró múl­ti­ples frac­tu­ras en el bra­zo iz­quier­do y pier­na, aun­que es­ta­ría fue­ra de pe­li­gro.
El ca­so es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do y por el mo­men­to, con­tra el ca­mio­ne­ro se ini­ció una cau­sa por “le­sio­nes gra­ves cul­po­sas en oca­sión de ac­ci­den­te de trán­si­to”. El cho­fer fue iden­ti­fi­ca­do con el ape­lli­do Ros­si.
En el lu­gar del ac­ci­den­te se pre­sen­tó el fis­cal Car­los Ga­llar­do y el juez de Ins­truc­ción lo­cal Juan Car­los Va­lle­jos.
Asi­mis­mo, tra­ba­jó per­so­nal de la Uni­dad Es­pe­cial Cien­tí­fi­ca y Pe­ri­cias, de la Uni­dad Re­gio­nal 2.

Fuente diario epoca