Un santafesino parte del equipo que desarrolló el primer satélite radar argentino

0
82

El ingeniero oriundo de Venado Tuerto, Álvaro Soldano, integra el equipo de científicos que lleva adelante el desarrollo del satélite radar SAOCOM 1A, que será lanzado al espacio este sábado. Es docente de la Universidad Tecnológica Nacional, miembro del GEUrbano y Director de PID.

Luego de una década de investigación y desarrollo, finalmente el SAOCOM 1A será lanzado al espacio este sábado 6 de octubre, desde la base Vandenberg de la fuerza aérea estadounidense, en California. Vale señalar que desde hace diez años, el equipo de investigación de la Misión SAOCOM, perteneciente a la CONAE y a la INVAP, viene trabajando para poner en órbita el primer Satélite Argentino de Observación con Microondas, con el objetivo de anticiparse y prevenir sobre posibles eventos hídricos, como sequias e inundaciones, además de dar un soporte al agro y hasta detectar la pesca ilegal.

La Misión SAOCOM, con una inversión de 600 millones de dólares, incluye la construcción y puesta en órbita de dos satélites: SAOCOM 1A y 1B (que será lanzado en 2019), y la instalación de la Estación Terrena Tierra del Fuego, el Centro de Control de la Misión SAOCOM en el Centro Espacial Teófilo Tabanera en Córdoba (para recibir los datos y distribuir las imágenes satelitales) y el Laboratorio de Integración y Ensayos de la CONAE. En este contexto, es importante recordar que hacia fines de 2011, el equipo de Medición In Situ a cargo de Soldano, colocó en Venado Tuerto, Rufino y La Picasa, centrales de medición de humedad del suelo, que transmiten los datos de manera remota a la sede central de CONAE.

Los dos SAOCOM junto con cuatro satélites italianos, que operan en banda X, formarán el Sistema Italo-Argentino de Satélites para la Gestión de Emergencias (Siasge). “Será la primera constelación que opere en banda X y en L; uno detecta más rugosidad y el otro penetra más la vegetación”, destacó Álvaro Soldano. Su trabajo es importante para la calibración del radar a través de la instalación de sensores en el campo con la colaboración del INTA para medir la humedad del suelo, compararla con los datos satelitales y encontrar errores.

Con la información del SAOCOM también se podrán desarrollar guías de crecidas de los ríos y alertas de inundaciones; dar soporte al agro para la fertilización y la fumigación en el caso de fusariosis en el trigo; detectar pesca ilegal, derrames de petróleo, acuíferos bajo tierra y brindar datos a la navegación en cuanto a la posición de hielos polares y mapas de viento. Es para destacar que la construcción del SAOCOM estuvo a cargo de la empresa rionegrina INVAP y también participaron otras empresas locales como VENG, GEMA, STI; universidades (entre ellas la UTN) y organismos nacionales.

 

 “Esta misión es un logro argentino mucho antes de que se lance el satélite porque consiguió desarrollar tecnología radar, incluso para exportar. Esto ya es un éxito”, destacó Soldano.

 

Por su parte, la referente de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), Laura Frulla, reconoció que “el lanzamiento del satélite es como un parto, la fecha puede variar en cualquier momento”, y que “cuando empezamos, tuvimos que estudiar todo ya que no había nada de experiencia en esto porque es un instrumento muy particular”, aclaró, para asegurar posteriormente que en el mundo alcanzan los dedos de una mano para contar los satélites con características similares y que son de origen japonés.

Fuente: www.ellitoral.com