Un fin de semana a puro embotellamiento en la capital Correntina

0
234

Lo que debió ser una gran fiesta para todos los correntinos, se convirtió en un dolor de cabeza con reiterados momentos de fastidio y hartazgo por la falta de diagramación, coordinación y una evidente improvisación por parte del Municipio capitalino.

El mayor espacio público de la ciudad, la costanera, fue de imposible acceso para algunos correntinos, pues no se diagramó un operativo de tránsito acorde a la trascendental fecha. Desde el viernes y hasta ayer predominaron los embotellamientos para acceder a esa zona.

Con un solo acceso habilitado para la ciudadanía, ya que el resto se reservó para un espectáculo que se brindó desde un camión. La gente debió armarse de paciencia para lograr llegar hasta la ribera del Paraná.

“Llevo 15 minutos esperando para avanzar. Salimos en familia pero no logramos llegar a la costanera. Esta todo cerrado”, dijo Julián a El Litoral, un correntino que formaba parte de la larga fila de autos que avanzaba a paso de hombre por la calle Quevedo para llegar a la costanera.

La situación fue la misma desde el viernes y hasta ayer. No hubo una diagramación acorde por parte de la Comuna que le permita a todos los correntinos acceder al mayor espacio publico de la ciudad sin tantos inconvenientes.

Algo que debió ser una fiesta para todo, fue en realidad un cúmulo de malestar para los ciudadanos que intentaban acceder a la costanera. Faltó diagramación, empatía y prever las consecuencias de las decisiones que se asumen para un determinado sector en perjuicio del resto.

Amontonamientos

El carnaval fue una fiesta pero los controles fueron escasos. No se pudo evitar la aglomeración debido a la poca supervisión y otra vez a una falta de correcta diagramación de un evento que era muy esperado.

Fuente el litoral