Un día como hoy fallecía Ástor Piazzolla

0
36

 

Un día como hoy pero de 1992, fallecía Ástor Piazzolla, bandoneonista y compositor argentino, considerado uno de los músicos más importantes del siglo XX.
Nacido en Mar del Plata el 11 de marzo de 1921, desde muy chico estudió armonía, música clásica y contemporánea. En su juventud tocó y realizó arreglos orquestales para el bandoneonista, compositor y director Aníbal Troilo.

Cuando comenzó a hacer innovaciones en el tango en lo que respecta a ritmo, timbre y armonía, fue muy criticado por los tangueros de la «guardia vieja», ortodoxos en cuanto a ritmo, melodía y orquestación. A principios de los ’50, compuso obras de música tales como «Rapsodia porteña», «Sinfonietta» y «Buenos Aires» (tres movimientos sinfónicos).

Por esta última ganaría el premio Fabien Sevitzky, por lo que el gobierno francés le otorgó una beca para estudiar en París, en 1953. En 1955 volvió a Buenos Aires, donde formó una orquesta de cuerdas con músicos argentinos, en la que cantó Jorge Sobral, y el famoso Octeto Buenos Aires, conjunto considerado como el iniciador del tango moderno, tanto por su instrumentación como por sus novedades armónicas y contrapuntísticas.

En 1958 disuelve ambas formaciones y se marcha a los Estados Unidos, donde graba los dos únicos discos de lo que él llamó el jazz-tango. En 1959, durante una actuación en Puerto Rico recibe la noticia de la muerte de su padre, Vicente Nonino Piazzolla. Ástor vuelve a Nueva York, donde vivía con su familia, y allí compuso «Adiós Nonino», su obra más célebre. Frustrado por el intento del jazz-tango, vuelve a Buenos Aires en 1960 y forma la agrupación que definiría su estilo musical definitivamente, que sería la base de agrupaciones posteriores y a la que volvería cada vez que se sentía frustrado por otros proyectos: el Quinteto Nuevo Tango.

En 1967 empieza su colaboración con el poeta Horacio Ferrer, con quien compuso la operita «María de Buenos Aires», que se estrenaría al año siguiente, con la cantante Amelita Baltar. En 1969, Piazzolla y Ferrer componen la exitosa «Balada para un loco», que le supondría una popularidad súbita.
En 1973 sufre un infarto que le obliga a reducir su actividad, por lo que se instala en Italia, en donde permaneció grabando durante cinco años.

En 1988 fue operado del corazón en un cuádruple by-pass y a principios del año siguiente formaría su último conjunto, el Sexteto Nuevo Tango formado por dos bandoneones, piano, guitarra eléctrica, contrabajo y violonchelo. El 4 de agosto de 1990 en París, sufrió una trombosis cerebral cayendose en el baño de un apart-hotel parisino. Fue internado con un infarto cerebral del que no se recuperó. Lo trasladaron a Buenos Aires el 12 de agosto, y finalmente fallecería dos años después en Buenos Aires el 4 de julio de 1992, a los 71 años.