Tras 6 días de paro, hoy vuelven a funcionar todas las líneas de colectivo

0
16

Luego de intensas negociaciones entre los choferes autoconvocados y Ersa, con la participación de la Subsecretaría de Trabajo, el servicio de transporte público de pasajeros comenzó a reanudarse lentamente con algunas unidades anoche, mientras que hoy la prestación será normal desde el primer servicio de las 5 de la mañana.
En tanto ayer, el servicio de emergencia de la Comuna funcionó hasta las 22, mientras que las 12 unidades que salieron de la firma en horas tempranas que contaban con la presencia de un policía, prestaron servicio (interrumpido en horas de la siesta) pero que continuó hasta pasadas las 23,30 de ayer, con la adhesión de algunas unidades más.

Paro
La medida inició el jueves pasado, tras la prestación de servicio reducido del miércoles que culminó un poco antes de las 22, y luego de que el lunes, la empresa Ersa y la Unión Tranviarios Automotor (UTA) acordaran levantar el paro de 24 horas establecido este martes, (ante el  compromiso de pago del 5,7% y de un saldo del medio aguinaldo). Pero el servicio no se reanudó y la interrupción continuó ayer hasta entrada la tarde, dado que los choferes nucleados en la firma querían  acordar con la firma directamente.
En tanto, mientras que ayer  el sistema de emergencia de la Municipalidad continuaba, al que sumaban algunas unidades, un porcentaje de los choferes que están bancarizados comenzaron a percibir algunos conceptos del total adeudado, mientras que el resto comenzaba a hacer lo propio en la empresa. Pero no obstante promediando las 13, los trabajadores nucleados, presentaron una nota a la Subsecretaría de Trabajo donde esgrimieron algunos considerandos en cuanto al acuerdo que se firmó entre la UTA y el empresariado (el lunes), dado que ellos desconocen la representación gremial de Rubén Suárez.
En la misiva solicitan el pago del 5,7% correspondiente a los meses de septiembre y octubre; la diferencia del SACA (sueldo anual complementario) del primer semestre de 2018, actualización de la escala salarial, regularización de los 130 empleados; investigación de retención de recibos de sueldos y falta de pago a  la obra social. Además incompatibilidad de cargos del secretario gremial de UTA.

Marcha atrás
Si bien los choferes acordaron que trabajarían cuando hubiera cobrado todo el personal, algunas unidades se sumaron al servicio precario pasadas las 12, pero la situación en lo que respecta la pago, comenzó a complicarse. No entregaban los recibos (3 con copias, donde figuraban servicios urbano, de media y larga distancia) y obligaban a firmar acta de conformidad a los empleados, por lo que al consultar entre ellos surgían diferencias importantes; algunos cobraron $7.000, $10.000 y otros $12.000. Y como si esto fuero poco, la “frutilla del postre” se dio cuando tomaron conocimiento de que 3 compañeros habían sido notificados sobre el cese de sus funciones, lo que produjo un revés en cuanto a la reanudación del servicio
Ante este hecho, en pocos minutos todas las unidades volvieron al galpón, y pidieron que se revierta urgente la situación. Al mismo tiempo dieron aviso a la Subsecretaría de Trabajo.
Dado que esta situación rápidamente fue comunicada por los choferes y luego de que el intendente Eduardo Tassano anunciara la regularización del servicio ante el pago a los trabajadores y la vuelta de las unidades al galpón, El Litoral se hizo presente una vez más en Ersa.
Al llegar, se pudo observar el malestar y los nervios generalizados de todos los trabajadores. Aguardaban los resultados de una reunión que se estaba llevando a cabo entre el subsecretario de Trabajo, Jorge Rivolta, dos representantes de Recursos Humanos de la empresa y dos trabajadores autoconvocados. Promediando las 18, 30, ya había acuerdo y los voceros del sector acompañados por la abogada laboral Andrea Rodríguez Cabaña, quien colaboró con los trabajadores, comunicaron mediante asamblea lo resuelto.

Acuerdo
Cabaña comenzó diciendo que “fuimos recibidos en el patio y no en las oficinas, dado que no contamos con la representación gremial para que la firma acuerde por escrito algunas cuestiones, ya que sólo pueden hacerlo con la UTA, pero al mismo tiempo asumieron varios compromisos verbales”.
Luego en referencia a los  recibos de sueldo y las irregularidades de entrega y de tipos de servicio abonados, dado que el personal presta el servicio urbano solamente y no los esgrimidos en la documentación, se exhibieron pero no se entregaron. “Se comprometieron que en cinco días van a regularizar los comprobantes para que sean entregados”, comentó. Posteriormente se refirió a  las intimaciones de despidos; “los mismos serían desestimados de acuerdo al compromiso asumido por la empresa” y además informó a El Litoral que “hasta el momento son 3, pero la cifra podría aumentar en los próximos días, ya que fueron despachados el viernes” y agregó que “además se comprometieron a bancarizar a los 130 contratados”.
También en la asamblea se dijo que “de ahora en más las cuestiones particulares que surjan hay que tratarlas en la Subsecretaría de Trabajo, ya que se comprometieron a velar por cada uno de los choferes”.
Luego de que Cabaña hizo uso de la palabra, ahora restaba decidir qué pasaría con el servicio y para ello, uno de los voceros, José Sabao, tomó la palabra y dialogó con sus pares, sobre el acuerdo al cual habían llegado. Desde Tránsito los van a llamar y todos los que se encuentren en condiciones físicas (dado el acampe de seis días en el lugar) comienzan a trabajar desde este momento,  en tanto el resto lo haría desde mañana (por hoy), día donde se prestará normalmente el servicio de transporte público.
Durante el mismo discurso, Sabao agradeció a los vecinos, a las familias por el apoyo y en especial se refirió a los usuarios solicitando las disculpas del caso.

Carpa y gremio
Si bien han acordado reanudar el servicio, los choferes decidieron continuar con el acampe hasta tanto se resuelvan todas las cuestiones comprometidas por la firma.
Mientras que en lo que respecta a la representación gremial, los trabajadores, luego de pedir una investigación en la Subsecretaría de trabajo sobre la compatibilidad de cargos, avanzarán en los trámites necesarios para lograr cambiar la conducción. “Ahora vamos por la cabeza de Suárez”, resonó en la asamblea.
Tras el cónclave, El Litoral dialogó con el Subsecretario de Trabajo, Jorge Rivolta, quien indicó que “continuaremos velando por la seguridad laboral de ellos y analizaremos todas las situaciones, controlaremos que se avance con la bancarización de los  130 contratados”.
En cuanto a posibles sanciones o despidos dijo que “desde la empresa asumieron el compromiso de que todos continuarán con su fuente laboral y no habrá sanciones. Pero ellos deben considerar que el que no trabaja no cobra, y si bien la Constitución Nacional ampara el derecho de paro, la situación que se dio fue muy distinta a la inscripta por la UTA, representante del sector”, concluyó Rivolta.

Familiares marcharon para solicitar que
se regularice la situación de los choferes

En el marco del conflicto que los colectiveros mantienen con Ersa y la UTA, familiares de los trabajadores realizaron ayer una movilización para apoyar el reclamo que vienen haciendo los empleados ante la falta de pago de salarios.
La Concentración se realizó en la plaza Cabral a las 9 y se movilizaron hasta la Municipalidad, donde fueron recibidos por por el viceintendente, Emilio Lanari, el secretario de Coordinación de Gobierno, Hugo Calvano; y el subsecretario de Transporte, Lisandro Rueda, a quienes entregaron un petitorio a fin de lograr que la situación se regularice, mediante la intervención de Municipio y que el problema se solucione definitivamente”.
Luego del encuentro concurrieron además a Casa de Gobierno.

Fuente diario el litoral