Tragedia en otro «bautismo» en el Ejército: a un cabo lo tiraron a una pileta sin agua y ahora pelea por su vida

0
139
El hecho ocurrió en un regimiento militar en Apóstoles, Misiones. Michael Natanael Verón fue arrojado a la pileta y ahora podría no volver a caminar. «Lo humillaron», lamentó su madre.

Lo que era un ritual de iniciación terminó de la peor manera para un cabo del Ejército Argentino, que sufrió graves lesiones en la columna vertebral durante un almuerzo con sus compañeros de la fuerza en la localidad de Apóstoles, provincia de Misiones.

El joven fue identificado como Michael Natanael Verón, de 26 años, quien se encuentra internado y ahora lucha por su vida. El joven sufrió el desplazamiento de dos vértebras tras participar de un almuerzo en el Club de Suboficiales del Ejército en Apóstoles, donde, según lo denunciado por su madre, se realizó un bautismo a los cinco egresados que se iban a incorporar al Regimiento de Monte 30.

El Ejército radicó una denuncia en la justicia y suspendió en sus funciones a dos oficiales y 13 suboficiales.

El testimonio de la madre que revela lo que pasó
La madre del joven, Mónica, reveló en un mensaje que a su hijo «le hicieron hacer un asado para todos pero no se lo dejaron comer» y «le hicieron tomar vino puro con fondo blanco. mezclado con chimichurri, limón y otras bebidas alcohólicas».

«Lo único que pido es Justicia y que se investigue hasta las últimas consecuencias», pidió la madre. Y agregó que «a Michel lo humillaron, lo hicieron bailar y le hicieron tomar bebidas alcohólicas de toda clase».

«Eran cinco chicos los que egresaron, él estaba tan feliz con su egreso por todo el esfuerzo que le demandó y ahora le hacen un bautismo» lamentó la mujer. Al mismo tiempo que aseguró que los superiores del regimiento «estaban en ese bautismo».

Sergio Jurczyszyn, comandante de la Brigada de Monte, dijo que un equipo de intervención del Ejército ya entrevistó a los testigos del hecho y apuntó que «son simplemente relatos pormenorizados, pero tienen bastantes certezas como para que me permitan resolver comenzar con una instrucción por falta disciplinaria gravísima».

«Hay una presunción de delito de abuso de autoridad, en el cual me voy a presentar ante la justicia federal para hacer la denuncia», señaló.

A su vez, la Secretaría General del Ejército informó que se dispuso la suspensión de «dos oficiales y trece suboficiales» que se desempeñaban en el Regimiento de Infantería de Monte 30 según «lo dispuesto en el Código de Disciplina de las Fuerzas Armadas».

Respecto de Verón, el Ejército, indicó que «fue intervenido quirúrgicamente como consecuencia de lesiones en la columna vertebral y actualmente se encuentra estable en el sanatorio Boratti de la ciudad de Posadas».

«Las causas de las lesiones sufridas están siendo investigadas y son motivo de una instrucción disciplinaria por presunción de faltas gravísimas que involucra a miembros de la unidad militar de pertenencia», añadió el Ejército.

Y, remarcó que «los comportamientos que se alejan de las normas de convivencia establecidas en las prescripciones legales y reglamentos militares, constituyen potenciales inconductas que están tipificadas como delito en el Código Penal de la Nación».

Por eso, autoridades del Ejército Argentino realizaron la denuncia correspondiente ante la Fiscalía Federal de la Ciudad de Posadas».

Una tragedia más en el Ejército Argentino

Este caso se conoció semanas después de la muerte del subteniente Matías Chirino durante una «iniciación» en el regimiento de la localidad correntina de Paso de los Libres. El subteniente de 22 años del Ejército Argentino murió el 19 de junio pasado después de haber formado parte de una fiesta de iniciación junto a compañeros y jefes del Grupo de Artillería Nº3 de Paso de los Libres. El militar había sido encontrado inconsciente en su cuarto y fue trasladado a un hospital local, donde falleció.

Luego, se conoció que Chirino murió ahogado con su propio vómito. Técnicamente, falleció por una «broncoaspiración por alimentos». De acuerdo con lo que se estableció, la víctima ingirió una gran cantidad de alcohol y comida en medio de la clásica fiesta, en la que se recibe a aquellos militares que consiguieron su «destino» después de haberse graduado en la Academia Militar.

El joven era oriundo de la ciudad de Río Cuarto y había egresado del Colegio Militar de El Palomar después de estudiar durante cuatro años. Había sido trasladado hace unos pocos días al cuartel de Paso de los Libres para completar su instrucción como oficial de la fuerza. Su objetivo era instalarse en ese cuartel durante los próximos seis meses.

Tras conocerse el caso, el Ejército suspendió a los once oficiales involucrados en la fiesta de iniciación. Además, la institución se puso a disposición de la Justicia para brindar «toda la información que sea requerida».