Se ganó una beca predoctoral en una universidad de Chicago y le agradeció a la educación pública

0
104

El comunicador formoseño Andrés Mendieta fue premiado por la Universidad de Northwestern de Chicago, Estados Unidos, con una beca predoctoral y formará parte de un proyecto de investigación denominada “Critical Theory in the Global South”. Durante seis meses estará representando a su país y a su provincia, junto a académicos y académicas de las Ciencias Sociales provenientes de América del Norte, Sudáfrica y América Latina. La oportunidad es un privilegio. Así la entiende y por eso habla de ello. En diálogo con La Mañana, Andrés comentó cómo obtuvo este logro y a quién -o a qué- se lo debe. Habló de los Derechos Humanos y del Género, de la situación actual de la investigación, las Ciencias Sociales y la educación pública en el país. Miró a su provincia -la observa siempre- y habló de resistencias, de activismos y de los motivos para dar batalla.

Su estudio

Andrés Mendieta es formoseño pero hace diez años vive en Buenos Aires. Es licenciado en Comunicación Social y está a pocos pasos de terminar una Maestría en Estudios y Políticas de Género en la Universidad Tres de Febrero (UNTREF), la casa de altos estudios del conurbano bonaerense que hoy le abre una nueva puerta.

“Dentro del proyecto principal hay distintos subproyectos. Yo voy a participar de uno que se llama “Después de Foucault: Pluralizando la modernidad, el sexo, la biopolítica y el neoliberalismo”, explicó. También Alejandra Uslenghi y Daniel Link, el director de la maestría que cursa, forman parte de la investigación. “En mi caso particular, trabajaré con Penelope Deutscher, que es una filósofa australiana muy reconocida, una eminencia, cuyo trabajo se centra principalmente en los estudios de género y el feminismo. La voy a asistir en el armado de un nuevo curso que dictará en la Universidad”, amplió. De paso, aprovechará la instancia para finalizar su tesis de maestría que se centra en el acceso a derechos sexuales, reproductivos y (no) reproductivos para personas trans.

Andrés se posiciona para escribir, para hablar y para transitar la vida desde la teoría queer. Andrés se percibe trans y militante por los Derechos Humanos, porque -lo justifica- “entiendo que a partir de una decisión política y por el admirable trabajo de los y las activistas, las cuestiones del colectivo LGBTIQ+ actualmente son consideradas DDHH”.

Lo público, lo social

Los intercambios entre universidades son valiosos en tanto fortalecen lazos y se expanden los horizontes del conocimiento, pero no es tarea sencilla. Para alcanzar la beca, Andrés participó de una instancia de workshop de dos encuentros, donde discutió en torno a autores y teorías y presentó -y defendió- un tema de investigación. Todo en inglés.

“Me siento súper privilegiado de tener esta oportunidad, no sólo como formoseño sino también como egresado de instituciones públicas argentinas (Instituto de Formación Docente de Formosa; Universidad Nacional de La Plata; UNTREF). Para mí, es un enorme orgullo haberme formado en instituciones estatales. Y quiero destacar esto porque en este contexto de ajuste, vemos cómo sistemáticamente se quiere desprestigiar a la educación pública de nuestro país y principalmente a nuestros científicos y científicas”, expresó.

En este sentido, se refirió a la situación actual del CONICET, argumentando que el vaciamiento del sistema de ciencia y técnica es tal “que lleva a muchos investigadores e investigadoras hipercalificados a abandonar el país, dado que no se les han renovado las becas o quedaron afuera de la carrera académica”.

“La famosa fuga de cerebros”, agregó para mencionar que “Formosa es la provincia que cuenta con la menor cantidad de becarios y becarias de CONICET”.

Andrés quiere aprovechar esta oportunidad para “adquirir nuevas herramientas, demostrar que la educación superior de Argentina está en lo más alto y no tiene nada que envidiar a las universidades extranjeras, y volver”. Así lo punteó. “Quiero devolverle al país, si es posible, un poco de todo lo que me dio la educación pública”, dijo. La investigación y la docencia son -dice- su manera de resistir.

Resistencias

La batalla de la que habla Andrés es cultural. Al desprestigio y descalificación de las ciencias sociales -que no es más que un histórico patrón de una línea de pensamiento- se suma también, y con mucha fuerza, una “negación” a las teorías de género.

“Las Ciencias Sociales son clave para producir nuevos horizontes de sentido, para ayudarnos a entender el funcionamiento de la sociedad, su cultura y su historia. No por nada en la dictadura de Videla los libros más destruidos eran de antropología, sociología, filosofía y literatura, no hay ciencias más valiosas que otras”, refutó Andrés.

En este sentido, se refirió al avance que se viene dando por parte de grupos conservadores que se oponen a la implementación plena de leyes como la de Educación Sexual Integral o la de Identidad de Género. “A los discursos cargados de odio y desinformación debemos dar una fuerte batalla”, alienta. Su estrategia es la investigación, la comunicación y el conocimiento.

Soy

Dentro de las oportunidades que se le presentaron profesionalmente, como comunicador, tuvo la posibilidad de escribir para varias revistas y suplementos argentinos, también de Suecia y Colombia. Un espacio muy particular donde alzó la voz fue el Suplemento SOY de Página/12, donde escriben personas que forman parte del colectivo LGBTIQ+, y es ese el acierto. “Siempre nuestras historias se han interpretado o relatado a través de la mirada sesgada de otra persona, que es ajena a nuestra realidad, lo que nos ha quitado la posibilidad de agencia”, explica Andrés y no puede evitar focalizarse en su historia personal.

“En este espacio escribí en su momento algo sobre la situación –de entonces- de Formosa, en relación a la diversidad”, recordó.

“Si bien yo me fui hace diez años, siento que somos una provincia muy joven. Creo que se están gestando espacios muy interesantes, que hay grupos de discusión, debate y militancia del colectivo a los que sigo a través de redes. Era algo impensado cuando yo egresé del colegio, por ejemplo”, refirió. Este nuevo escenario -contó- le emociona un montón.

Fuente la mañana Formosa