Se aprobó en Misiones la Ley de Identidad Biológica y de Origen

0
123

A dos años de ser presentado como proyecto, ayer la Cámara de Representantes de Misiones trató en sesión y aprobó la Ley de Identidad Biológica o de Origen, una legislación que busca ser una herramienta para aquellas personas que tengan dudas sobre su origen biológico. La responsable del proyecto, la diputada Rita Núñez dio a PRIMERA EDICIÓN detalles de dicha ley, que busca garantizar el derecho a la identidad.

“El proyecto tiene que ver con aquellas personas a las que su identidad le fue suprimida y busca dar herramientas institucionales para que las personas que necesiten recuperarla, puedan hacerlo de la forma más eficiente posible, mediante organismos del Estado”, indicó.

Con esta ley, “cualquier persona que tenga dudas sobre su origen biológico puede acudir sola o con el familiar en cuestión, al ente de aplicación que será el Ministerio de Derechos Humanos y éste se encargará de ver si ese caso amerita un análisis de ADN, para luego acceder a dicho estudio en el Instituto de Genética Humana (IGeHM)”, explicó la diputada.

Cabe destacar que, si bien el IGeHM ya realiza estudios de ADN, hasta el momento sólo tomaba casos judicializados (de filiaciones o penales).

Según lo expresa la ley, aparte de estos dos organismos, también se pondrá a disposición de los interesados el Registro Provincial de las Personas; y se creará un área de fomento y protección a la identidad.

Ante esto, la diputada Núñez afirmó que el proyecto llegó a ella, a partir de un caso particular, el de Mariela Irala, una mujer que atravesó un largo proceso de búsqueda de su identidad biológica.

“Siempre hablamos de supresión de identidad en la época de la dictadura, pero desgraciadamente este flagelo no ocurrió sólo en ese momento y allá, sino siempre y en todo el país porque hay mujeres que por estar vulneradas socialmente recurren a la entrega de niños, lo que repercute en la identidad de estos”, explicó.

 

Una historia de búsqueda

Como lo mencionó la diputada Núñez, una de las impulsoras de este proyecto, es Mariela Irala, una posadeña de 35 años que contó a este Diario su larga búsqueda por encontrar sus raíces biológicas.

“Siempre supe que fui entre comillas adoptada, desde que tengo uso de razón lo sé, pero claramente en condiciones irregulares, mi mamá quizás por miedo nunca me contó toda la historia” comenzó el crudo relato de Mariela

“Mi mamá era una mujer sola sin hijos y sin marido que, con casi 40 años, tenía el deseo de ser madre. Ahí conoció una mujer (que no sé si es mi madre biológica o sólo una entregadora, tengo mis reparos) que me entregó a mí, siendo una bebé a mi mamá”, siguió.

Tras decidir iniciar el proceso de búsqueda, lo primero que hizo Mariela fue acudir a grupos de Facebook de gente que busca gente y ahí encontró a muchas personas que pasaban por un proceso similar buscando a sus madres biológicas o a sus hijos.

“Esa búsqueda hasta me llevó a ir al Hospital, donde revisé actas de nacimiento y a simple vista vi situaciones muy irregulares como páginas arrancadas, por ejemplo”, afirmó.

A eso agregó: “Nunca supe mi verdadera edad porque la fecha de nacimiento no es la real, no sé si fue antes o después, tampoco sé a quién me parezco. Son dudas que siempre están presentes en las personas que pasamos este proceso en búsqueda de nuestra identidad”.

En ese marco, a pesar que aún no pudo dar con sus raíces biológicas, explicó que la legislación aprobada, (que ya está vigente en otras provincias) será una herramienta fundamental especialmente para aquellas personas que estén en la duda si su familia es su familia biológica o no.

“Misiones necesitaba una ley así, sobre todo por nuestro contexto geográfico y cultural, donde la identidad es muy importante y lo vemos todos los años por ejemplo en la Fiesta del Inmigrante, donde se celebra y recuerda a los antepasados”, finalizó.

Fuente primera edicion