“Salir a otro país abre tu mente y te da sed de conocimiento”

0
49

Los programas académicos de UVM, además de contar con Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios en México, son desarrollados en conjunto con Laureate International Universities, la red de instituciones de educación superior más grande del mundo.

“Creemos en una formación académica de nivel internacional y en nuestra capacidad de llevarla a sectores con alto potencial para aprovecharla y convertirla en factor de crecimiento personal y de movilidad social”, afirman desde UVM, institución que resalta una de las grandes satisfacciones que les ha brindado este enfoque sin fronteras en la formación de sus estudiantes: “De acuerdo con un estudio de empleabilidad del Banco Mundial, los egresados UVM de la red Laureate International Universities ganan 6% más que los egresados de otras universidades públicas y privadas”.

Dicha investigación también reveló que el 64% de los egresados de Laureate logran una movilidad social ascendente en relación con la situación socioeconómica que tenían sus padres.

Crecer en todas las aristas de la vida, ese es el objetivo principal de los más de 120 mil estudiantes que hoy experimentan el modelo educativo de UVM, entre los más de mil jóvenes extranjeros que recibe esta universidad.

Shirley Paola Tocto Muñoz, peruana de 23 años, es uno de estos casos. Esta estudiante de psicología llegó hace seis meses al Campus Coyoacán en busca de una formación que resulta vital para sus aspiraciones: “Lo que más valoro de UVM es su modelo integrador, pues no se limitan simplemente a la formación de profesionistas en busca del éxito sino que nos permiten desarrollar las competencias necesarias para obtener las habilidades emocionales (o habilidades blandas) que son la base para todo tipo de profesión, en especial para la mía por el contacto que tengo con los pacientes”.

Al respecto, Shirley pudo aprovechar su estancia en la Clínica de Psicología UVM que atiende al público en general. “Me impactó muchísimo el poder experimentar este contacto directo con las personas y el aplicar desde ahora mis conocimientos en todas las áreas de la psicología”, comenta Shirley.

Los alumnos que vienen de fuera toman muy en cuenta los planes y programas de estudio de UVM, su infraestructura académica y la preparación de los profesores (más de nueve mil académicos altamente capacitados), pero existen otros aspectos que los traen a México, como el idioma, las actividades culturales y, claro está, la comida.

“Salir a otro país abre tu mente y te da sed de conocimiento”

“Cuando regresé a Noruega, llegué con mi maleta llena de tortillas, chorizo, frijoles y jamaica en polvo. Mi familia se rió de mí”, recuerda con una sonrisa Marie Lillenes Midtun, quien hace unos días arribó a su país luego de su paso en el campus UVM Zapopan en Guadalajara.

La estudiante de 25 años viajó a México con la meta de perfeccionar su español y, por lo que se puede escuchar, lo logró (quizá demasiado bien): “Mi estancia en México fue muy interesante, de los más chido. Los mexicanos hablan despacio y muy claro y eso me ayudó a hablar mucho mejor su idioma”, señala Marie.

Para la maestra Mary Anne Colin Gascon, directora institucional de Internacionalización de UVM, generar ese vínculo emocional entre estudiantes, escuela y país es algo primordial. “Nos interesa mucho que nuestros alumnos extranjeros tengan una experiencia integral y es por ello que contamos con un área de experiencia estudiantil en la que los ayudamos en su adaptación a través de actividades culturales y deportivas”, resalta.

“Me gustó mucho que nos ofrecieran funciones de teatro y sesiones de baile, pero yo me incliné por tomar clases de tenis que además fueron sin costo. Eso fue genial, es algo que no encontré en ninguna otra universidad”, comenta Marie.

A miles de kilómetros de distancia, en continentes distintos y viviendo realidades sociales más que diferentes, Marie y Shirley coinciden en algo: no dudarían en regresar a México y a UVM.

 

“Salir a otro país abre tu mente y te da sed de conocimiento”

“Con esta experiencia confirmé que los sueños se construyen y no hay nada imposible cuando uno quiere lograr algo. Salir a otro país mantiene tu mente abierta y te da sed de conocimiento”, dice Shirley Tocto.

Marie Lillenes añade: “Le dije a un amigo que estudia en Madrid que debe ir a México. Se decidió y en septiembre irá para allá. Mi coordinador del programa internacional en Zapopan ya lo espera para darle la bienvenida”.

elpais