Rosario sangrienta: ametrallaron a un policía con una “Uzi tumbera” y quedó al borde de la muerte

0
68

Las armas de alto poder -fusiles, ametralladoras, carabinas de marcas de renombre- son una constante en el delito rosarino, otra imagen en su exhibición atroz. El 24 de diciembre pasado, por ejemplo, Uriel Luciano “Lucho” Cantero, de 18 años e hijo del asesinado líder de Los Monos Claudio “Pájaro” Cantero y de Lorena Verdún, que fue detenido un arsenal de su poder, celebró Nochebuena disparando al cielo con un fusil FAL.

La semana pasada, un joven de 28 años fue asesinado de 19 tiros en la madrugada de este lunes en la zona noroeste de Rosario, a metros de la subcomisaría 24ª. Minutos después, la Policía cruzó disparos con tres presuntos sicarios, que fueron detenidos con dos pistolas y una ametralladora UZI con silenciador.

Ahora, las figuras se repiten en un nuevo ataque que dejó a un policía al borde de la muerte.

Un policía de la Brigada Motorizada de Rosario se encuentra grave tras recibir entre ocho y diez disparos al intentar identificar a los ocupantes de un auto en la madrugada de este viernes en la zona sur. Por el ataque fueron aprehendidos tres sospechosos -dos hombres y una mujer- con dos pistolas y dos ametralladoras en una villa de emergencia cercana al hecho, en un expediente a cargo de la fiscal de Homicidios Dolosos Gisela Paolicelli. Las armas eran llevadas en una mochila. Una de las ametralladoras es una vieja ametralladora PAM de fabricación nacional. La otra es más sorprendente: un modelo similar a una Uzi, pero de fabricación casera, una literal Uzi tumbera con silenciador, hecha probablemente por un armero clandestino con conocimientos en la materia.

El suboficial Gabriel S., de 26 años, sobrevivió al ataque: está internado en estado crítico el Hospital de Emergencias Clemente Álvarez donde fue sometido a una operación por la gravedad de las heridas de bala.

Los sospechosos detenidos.Los sospechosos detenidos.

De acuerdo a la información que tienen investigadores policiales y a la que accedió Infobae, Gabriel S. detectó que la patente de un Peugeot 206 tenía pedido de captura y se acercó al auto para pedir documentación a los cinco ocupantes. En ese marco, recibió múltiples disparos desde las ventanillas.

“Sacaron armas y dispararon sin razón. Hay mayores y menores de edad involucrados”, aseveró a Cadena 3 Emilce Chimenti, jefa de la Policía de Santa Fe.

El hecho tuvo lugar cerca de las 3 de este viernes en Arijón al 400, en la zona sur de Rosario. El uniformado cayó al suelo malherido y fue llevado de urgencia por personal del Sistema Integrado de Emergencias Sanitarias al hospital. “Ingresó con las vías aéreas aseguradas. Tiene entre ocho y diez heridas de arma de fuego, la mayoría en el abdomen. Se está trabajando para salvarlo”, dijo Jorge Bitar, director del Hospital, a Radio 2.

En un operativo cerrojo realizado entre el Parque Regional Sur y el casino City Center, los policías de la Agrupación Cuerpos encontraron el Peugeot 206 que conducían los delincuentes. Estaba abandonado en inmediaciones de Hungría y Batlle y Ordóñez, a metros del arroyo Saladillo, en el barrio Molino Blanco.

Por las averiguaciones hechas sobre el auto localizado, la Policía pudo constatar que había sido robado a punta de pistola el 24 de abril pasado en Centenario y Los Andes, en la zona sur.

Las armas en la mochila.Las armas en la mochila.

A metros de donde estaba el Peugeot 206, los sospechosos fueron vistos corriendo por techos de distintas casas, hasta que ingresaron en una propiedad. El Comando Radioeléctrico irrumpió en plena persecución de los presuntos tiradores y detuvo en una precaria construcción a dos hombres y una mujer. En el interior del rancho fueron secuestradas varias municiones y las armas.

Luego fueron trasladados a la comisaría 15ª y posteriormente a la División Judiciales de la Unidad Regional II. El temperamento a seguir lo definirá la fiscal Paolicelli, que investiga la tentativa de homicidio y que está la espera de todas las actuaciones.

Al cierre de esta nota, todavía no había indicios de que los sospechosos pertenecieran a una determinada banda, aunque despertó sospechas el alto poder de fuego hallado en la casa donde fueron detenidos.

Fuente infobae