Reiterados ataques de arrebatadores en un cruce de avenidas

0
1

Dos mo­to­cho­rros sus­tra­je­ron ayer la car­te­ra de una mu­jer que via­ja­ba en un au­to­mó­vil. Ocu­rrió cuan­do el con­duc­tor del ve­hí­cu­lo de­tu­vo la mar­cha an­te la pues­ta en ro­jo de un se­má­fo­ro, en un cru­ce de ave­ni­das de la ciu­dad de Co­rrien­tes.

El asal­to se pro­du­jo a la ma­ña­na y tu­vo co­mo víc­ti­ma a los dos ocu­pan­tes de un Peu­ge­ot 207: una mu­jer y su hi­jo.
Am­bos mal­vi­vien­tes, en una mo­to­ci­cle­ta sin cha­pa pa­ten­te, fre­na­ron cer­ca del au­to­mó­vil en la ban­da cen­tral nor­te de ave­ni­da In­de­pen­den­cia, ca­si Cha­ca­bu­co.
Uno de los ma­le­an­tes des­cen­dió, se acer­có al la­te­ral de­re­cho del au­to y “re­ven­tó” la ven­ta­ni­lla de un gol­pe. A tra­vés de la aber­tu­ra da­ña­da sus­tra­jo la car­te­ra de la mu­jer.
Con­su­ma­do el de­li­to, el la­drón co­rrió ha­cia don­de lo aguar­da­ba su cóm­pli­ce, con la mo­to­ci­cle­ta ya co­lo­ca­da en sen­ti­do opues­to. Jun­tos es­ca­pa­ron a ele­va­da ve­lo­ci­dad.
“En Fe­rré y Cha­ca­bu­co es­ta­ba en el se­má­fo­ro -­por ban­da central-­ de­trás de cua­tro o cin­co au­tos. Vie­ne un ti­po co­rrien­do, me rom­pen la ven­ta­ni­lla del acom­pa­ñan­te, sa­ca la car­te­ra de mi ma­dre y se va. Su­be a una mo­to que en con­tra­ma­no se fue, en sen­ti­do a la ru­ta, por ban­da cen­tral”, ex­pli­có Pa­tri­cio, en de­cla­ra­cio­nes a Ra­dio Dos.
A pe­sar de la vio­len­cia y los da­ños en el cris­tal, la mu­jer no su­frió le­sio­nes. Sin em­bar­go, re­sul­tó con una fuer­te cri­sis de ner­vios. Fue un mo­men­to ten­so.

ESTE CASO SUCEDIÓ AYER POR LA MAÑANA.

ESTE CASO SUCEDIÓ AYER POR LA MAÑANA.

La in­ter­sec­ción de am­bas ave­ni­das es un es­ce­na­rio ha­bi­tual de arre­ba­tos de car­te­ras y te­lé­fo­nos, en su ma­yo­ría co­me­ti­dos por ma­le­an­tes en mo­tos.
Ha­ce po­cos dí­as, épo­ca re­fle­jó uno de los he­chos “cal­ca­do” al de ayer. Dos hom­bres sus­tra­je­ron la car­te­ra de una mu­jer, quien via­ja­ba en au­to­mó­vil. Apro­ve­cha­ron cuan­do el ve­hí­cu­lo de­tu­vo la mar­cha fren­te a un se­má­fo­ro en ro­jo.
El ro­bo se pro­du­jo el sá­ba­do y to­mó por sor­pre­sa a la víc­ti­ma, quien es­ta­ba en un Volks­wa­gen Su­ran so­bre In­de­pen­den­cia, a la es­pe­ra de la luz ver­de.
Uno de los mal­he­cho­res des­cen­dió de la mo­to­ci­cle­ta, ca­mi­nó has­ta lle­gar a la par­te tra­se­ra del ve­hí­cu­lo ele­gi­do co­mo blan­co y, de un gol­pe, des­tru­yó uno de los cris­ta­les. Fue to­do muy rá­pi­do.
En esa oca­sión, el la­drón aga­rró el bol­so (car­ga­do de dis­tin­tos ob­je­tos de va­lor) y co­rrió has­ta su cóm­pli­ce. Jun­tos hu­ye­ron a con­tra­ma­no.

Fuente diario epoca