¿Que pasará con el ‘transparente’ licitado servicio Chaco-Corrientes?

0
65

Aquél llamado a licitación del servicio interurbano de pasajeros, en el ámbito del Ministerio de Transporte de la Nación y que tuvo su primer capítulo el 3 de marzo pasado con la apertura del ‘Sobre A’, transita por carriles con serias irregularidades que – incluso – salpican la responsabilidad de los gobernantes.

Tanto en medios de Resistencia y Corrientes, en los últimos días se consignó que la definición de la calificación de los cinco oferentes que se presentaron al primer acto del proceso licitatorio, para pasar a la apertura del ‘Sobre B’, entró en una instancia donde se intentaría imponer cuestiones políticas sobre las técnicas y financieras de este tipo de concesiones.

Así, en su edición de este domingo, Diario Norte consigna que la Comisión Evaluadora – conformada en el ámbito del Ministerio Nacional y que responde a la Unidad Administrativa Nº5, encargada de atender esta problemática y que comenzara a trabajar en marzo de 2016 – «realizará esta semana una serie de reuniones que tienen como objetivo concluir el análisis de las cinco ofertas presentadas para la nueva concesión del servicio de colectivos que une las provincias de Chaco-Corrrientes».

Hasta aquí, todo bien. Pero la misma nota advierte – como también lo hicieron sendos medios correntinos – que, con el inexorable correr del tiempo, «quedan pocas explicaciones disponibles para justificar el lento avance de esta licitación» (falta abrir el SobreB). Y hasta señala una iniciativa ‘empresaria y política’ de actores del transporte de la vecina orilla y del gobierno que hoy conduce los destinos de Corrientes. El objetivo?: que la nueva concesión no quede en manos de empresas chaqueñas.

Y cabe la pregunta: ¿Y el acto licitatorio, no sirve? ¿Se puede cambiar porque sí el rumbo licitatorio que, las mismas autoridades nacionales juraron y perjuraron, que sería «absolutamente transparente»?

Pero que además, en cuanta oportunidad surge, se escucha de los mismos funcionarios dependientes de la Casa Rosada, decir que esta gestión «no se parece en nada al gobierno anterior».

Algunos detalles de la apertura del Sobre A.

Este medio accedió a una copia del acta que quedó conformada tras la realización de la licitación pública llevada a cabo el 3 de marzo pasado.

A esta instancia, se presentaron cinco empresas para cubrir las dos líneas que constituyen el servicio Chaco-Corrrientes. Las chaqueñas ATACO (una de las actuales prestatarias) y Puerto Tirol; las correntinas El Cometa y Don Antonio, y la entrerriana Empresa Transporte Automotor Combinada de Entre Ríos (ETACER).

Curiosamente, TICSA SA., la otra empresa que hoy presta el servicio, no presentó oferta.

En aquél acto, se dieron irregularidades e inconsistencias sobre las condiciones de la licitación que no dejaron de sorprender. Y esto, está en pleno de las autoridades del transporte nacionales, las de las dos provincias e incluso las municipales de ambas capitales.

Por ejemplo, las dos empresas correntinas (Don Antonio y El Cometa), no consignaron en los sobres de sus ofertas, para que Línea presentaban sus propuestas; con lo cual – y de cuerdo al reglamento de la citada licitación – debieron queda excluídas del acto referido.

 

Pero también, la empresa entrerriana – a la que se la vincula al grupo Flecha Bus – no identificó en el sobre quien era el oferente.

Dato clave que, recién se supo luego de algunas discusiones que se generaron ahí mismo, si se abría o no el ‘Sobre A’ o se lo descartaba. Finalmente, la funcionaria actuante, abrió el sobre y se supo que se trataba de ETACER.

 

Uno de los letrados actuantes en esta oportunidad, aseguró – entre otras observaciones – que «estas tres empresas no cumplieron con la Garantía de Oferta, requisito básico para ser oferente en cualquier licitación. Y tampoco presentaron el informe económico-financiero de donde surge el Índice de Solvencia Financiera (ISF); asimismo, ni pudieron acreditar el Patrimonio Neto Mínimo, requerido para para ser prestatario de un servicio público de esta envergadura».

 

También del primer acto de esta licitación pública, que consta en el acta redactada ese 3 de marzo, surgen otras inconsistencias que, también, vincula a las presentaciones de estas tres empresas.

 

¿Colectivos sin autorización?

En medio de todo este proceso, además, se da un hecho que involucra directamente a las autoridades nacionales, provinciales y municipales.

 

Por si fuera poco, ahora la empresa correntina TICSA – que realiza el servicio de transporte de pasajeros entre ambas orillas – acaba de incorporar tres nuevas unidades. Con una particularidad, ninguna tiene el patentamiento respectivo, aunque se deja trascender que estos flamantes coches «están habilitados».

 

El tránsito de estas unidades ha sido constado por este medio, como así también que los oches nuevos, sólo realizan el trayecto corto en el ámbito del ejido de Resistencia. Es decir, llegan hasta la UNNE, pero no a la Terminal de Ómnibus de la capital chaqueña.

¿Y la seguridad vial? ¿Qué pasará con el público a bordo si una de esta unidades sufre algún accidente?

 

Según el sitio correntino momarandú.com, publicó que «las nuevas unidades que puso en funcionamiento TICSA en el ramal servicio Chaco-Corrientes serían propiedad de ERSA».

 

La hora de las preguntas. 

¿Dónde está la actuación de la Gendarmería Nacional (en ambas orillas), las Policías de Chaco y Corrientes y de las mismas autoridades municipales de Barranqueras y Resistencia, que ‘no ven’ el paso de estos colectivos sin patentes y habilitaciones?

¿Ningún responsable gubernamental va a actuar?

¿Procederá en el caso la delegación chaqueña de la Comisión Nacional de Regulación del Transporte?

Y los usuarios.. ¿alguien se acuerda de ellos?

 

Sólo recordemos que aquí, en nuestra provincia, la gestión del gobernador Peppo ha puesto de manifiesto – en reiteradas oportunidades – la aplicación de un promocionado programa de Seguridd Vial que, por el comportamiento que muestran las reparticiones responsables, dmuestra que deja mucho que desear.