Pueblo Libertador: Rutas cortadas y parajes anegados por fuerte temporal

0
56

La localidad quedó incomunicada por vía terrestre con Guayquiraró y Sauce. A su vez, la Comuna teme por el desborde de un arroyo sobre un grupo de familias dedicadas a la ladrillería.

El municipio de Pueblo Libertador, ubicado a 336 kilómetros de Capital y 33 kilómetros de Esquina, soportó ayer intensas precipitaciones en horas de la madrugada que generaron numerosos inconvenientes en el casco urbano y los parajes aledaños. Temen por el desborde de un arroyo y el pronóstico anticipa que seguirán las lluvias el miércoles.

Los registros locales indicaron que el agua caída llegó a máximos de 180 milímetros y los vientos superaron los 70 kilómetros por hora. Desde el área de Prensa del Municipio precisaron a época que la peor parte se la llevó la Ruta Provincial Nº52, que conecta la localidad con Guayquiraró, y la Ruta Provincial Nº126, que la une con Sauce. Hasta ayer a la tarde permanecían cortadas y las precipitaciones continuaban. En la Ruta Nº52 se había desmoronado una alcantarilla.

Los anegamientos de caminos también persistían en paraje La Casualidad y Colonia Schweizer. En esta última, docentes de la Escuela de Formación Agraria «Esperanza Campesina» debieron caminar más de cuatro kilómetros por senderos inundados, desde el pueblo, para cumplir con su labor diaria.

A primeras horas de la mañana el casco urbano amaneció inundado, pero desde la Comuna dieron fe que en unas tres horas se escurrió toda el agua. «Existen rutas como la 126 que no tienen desagües y por ello se mantienen los problemas», señalaron en referencia al camino que acumula históricos reclamos.

El edificio de la policía local fue el que sufrió mayores daños con la caída de su antena de comunicaciones y parte de su comedor. Como dato positivo no hubo evacuados y un solo automóvil fue destruido por la caída de un árbol.

De todas formas, el intendente Arnaldo Arce declaró, en comunicación con Radio Dos, que el volumen del arroyo Barrancas continúa creciendo y se espera que en los próximos días pueda afectar a predios de trabajo de familias ladrilleras. «El cauce soporta la desembocadura de los arroyos Sarandí y Saturno», aclararon desde la comuna.

El distrito, que cuenta con 10.000 habitantes, espera hoy la llegada de cuadrillas del Ministerio de Desarrollo Social para el relevamiento de daños. «Una docena de viviendas sufrieron voladuras de techos. En contraste ningún edifico público terminó dañado», acotaron las fuentes consultadas.

El personal de la Dirección Provincial de Energía de Corrientes (DPEC) trabajó durante todo el día para recomponer el servicio en las zonas más castigadas.

El municipio aguarda para hoy un día nublado y el miércoles retornarían las precipitaciones. Época