Prevén recrudecimiento de las filas y más demoras para pasar al Paraguay

0
54

En la víspera de la Semana Santa, el movimiento de cruces desde Posadas hacia Encarnación a través del puente internacional San Roque González de Santa Cruz de intensificó de tal manera que el sábado se vivió una jornada de verdadero caos para traspasar la frontera, con ocho kilómetros de autos, esperas de más de cinco horas y un trágico saldo de un muerto por imprudencia en medio de adelantamientos en la fila.

En este marco, desde Migraciones estiman que a partir de hoy el movimiento será igual o incluso mayor al registrado entre el viernes y el sábado sobre el viaducto, por el éxodo para pasar la celebración cristiana en diferentes puntos de Paraguay.

En este sentido, plantearon que se repetirá el mismo panorama que hubo en la antesala de la Nochebuena, en los que la espera fue mayor a las cuatro horas y el comienzo de la fila arrancará sobre la avenida Tierra del Fuego de la capital provincial, a pocos metros de la altura del arroyo El Zaimán.

Ayer, en tanto, el movimiento de autos fue mucho menor al registrado durante todo el sábado. La lluvia fue uno de los motivos que desaceleró el cruce desde Posadas a Encarnación. De acuerdo a lo observado por este matutino, la mayoría de los cruces se concentraron durante la mañana, en los que la fila superó los 500 metros. Hacia la tarde no hubo filas para traspasar la frontera.

Sin embargo, desde Migraciones recordaron que los días de mayor movimiento son los tres días anteriores al Jueves Santo, por lo que proyectan otra jornada de flujo intenso. A ello se suma que desde ese área llevan a cabo una serie de medidas de fuerza solicitando una recomposición salarial. Por ello, durante la mañana de hoy se llevará a cabo una asamblea para definir la continuidad del reclamo, en el que no descartan un paro total de actividades.

Sobre este punto Javier Romero, delegado de ATE Migraciones, señaló a El Territorio que “lo que tenemos por experiencia durante Semana Santa, desde mañana (por hoy) y hasta el miércoles el flujo va a ser masivo, ya que los hermanos paraguayos en la Argentina traspasan la frontera para pasar la celebración con sus familiares. Entonces, estimamos que el movimiento irá en crecimiento”.

Luego, consideró que “la dimensión de las filas será similar” a las observadas durante el sábado, con hasta ocho kilómetros de vehículos aguardando cruzar el viaducto hacia Encarnación.

Romero señaló que “Semana Santa y Navidad son épocas de mucho movimiento, primero de salida del país y luego de egreso”.

Se trata de la primera Semana Santa con las fronteras abiertas (que en el caso del corredor Posadas-Encarnación se produjo el pasado 19 de octubre) y también el primer evento de cruce masivo con una mayor flexibilización en los requisitos sanitarios en el marco de la pandemia del coronavirus.

En el caso de Paraguay, los viajeros provenientes del Mercosur no deben presentar más pruebas de PCR negativo para el ingreso al país, iniciativa que rige desde febrero. En tanto, desde Argentina se alivianaron las exigencias impuestas desde la semana pasada, únicamente con declaración jurada dejando allí constancia del estado de vacunación anticovid.

Por otra parte, Romero señaló que en medio del éxodo de cruces hacia Paraguay, desde Migraciones se lleva adelante una medida de fuerza. Comentó que desde el fin de semana arrancaron con medidas puntuales, “ante la falta de respuesta por parte de Nación a los pedidos de recomposición salarial”.

En este marco, el delegado de ATE Migraciones adelantó que para hoy se llevará a cabo una asamblea para definir los pasos a seguir. En este contexto, “no se descarta una profundización de medidas de fuerza, como el paro si no se obtienen respuestas” y recordó que “es una situación que se vive en todos los puntos fronterizos de todo el país”.

El sábado, en el día de mayor movimiento sobre el puente internacional hasta el momento, estaban habilitadas al menos diez casillas para cruzar al Paraguay y otras ocho para el regreso. Sin embargo, con la medida de fuerza llevada adelante desde Migraciones, la actividad migratoria se volvió más lenta. Fue en el sector de las casillas donde se produjo el cuello de botella. El quite de colaboraciones se produjo de manera intermitente.

En este contexto, Romero señaló que ayer “el cruce fue mucho menor a lo observado durante todo el sábado, ya que el domingo no es un día de mucho flujo”. Durante toda la jornada no hubo extensas filas, en medio de un día lluvioso sobre la capital provincial.

Por ello, se espera que la semana arranque con otras jornadas de intenso flujo en la frontera. Se trata del segundo éxodo de paraguayos o con personas con familia en ese país. La primera vez que ocurrió similar acontecimiento fue durante las fiestas por Navidad y Año Nuevo, en los que las filas superaron fueron kilométricas y demandaron de al menos diez horas de espera tanto para el egreso como ingreso al país.

Sin embargo, durante el último fin de semana, el caos primó durante la espera en la que ocurrieron tres accidentes automovilísticos, uno de ellos con un saldo fatal tras un múltiple choque en la siesta del sábado.

Largas filas por los cruces desde Uruguay

Un panorama similar al registrado en la frontera Posadas-Encarnación se vivió en los pasos internacionales que conectan la Argentina con Uruguay.

Los puentes internacionales de Fray Bentos, Paysandú y Salto estuvieron congestionados a raíz de la avalancha de visitantes que viajan a Argentina por el comienzo de lo que se conoce como “semana de Turismo”, y que es coincidente con los feriados de Semana Santa.

Según consignó la prensa uruguaya, las demoras para cruzar desde ese país hacia la Argentina demandaron una espera de entre cuatro y diez horas. En este sentido, muchos de los viajeros carecían del trámite de la declaración jurada, que exige el país, hecho que generó importantes demoras en el cruce de la frontera, además de que los puestos de Migraciones carecían de personal para atender el intenso flujo de turistas.