¿Por qué se celebra hoy el Día Internacional de las Familias?

0
322

El Día Internacional de las Familias se celebra el 15 de mayo de cada año para crear conciencia sobre el papel fundamental de las familias en la educación de los hijos desde la primera infancia, y las oportunidades de aprendizaje permanente que existen para los niños y las niñas y los jóvenes.

 

A pesar de que el concepto de familia se ha transformado en las últimas décadas, evolucionando de acuerdo a las tendencias mundiales y los cambios demográficos, las Naciones Unidas consideran que la familia constituye la unidad básica de la sociedad. En este contexto, el Día Internacional de las Familias nos da la oportunidad de reconocer, identificar y analizar cuestiones sociales, económicas y demográficas que afectan a su desarrollo y evolución.

 

La pandemia de COVID-19 de 2020 pone de manifiesto la importancia de invertir en políticas sociales que protejan a las personas y familias más vulnerables. Son las familias quienes se llevan la peor parte de la crisis, se ven obligadas a protreger a los miembros de su familia, de cuidar de sus hijos que no pueden asistir a la escuela, y de continuar con sus responsabilidades laborales.

 

Las familias se encuentran en el centro de las interacciones intergeneracionales y son nuestro apoyo durante esta crisis. En tiempos de agitacion económica, la pobreza se agudiza. Con la incertidumbre, el estrés aumenta, lo que a menudo resulta en una violencia creciente contra las mujeres y las niñas y los niños. Por este motivo, es imperativo que demos el mayor apoyo a las familias vulnerables, a aquellos que han perdido sus ingresos, a los que habitan en viviendas inadecuadas, a los que tienen niños pequeños, personas mayores o personas con discapacidad a su cargo.

 

Mientras va en aumento, en todo el mundo, el número de mujeres que trabajan en los sectores formal o informal de la economía, estas siguen asumiendo una carga de trabajo doméstico desproporcionada en comparación con los hombres; lo que hace más difícil conciliar trabajo y vida familiar. Esto no hace más que resaltar la necesidad imperante de garantizar la igualdad de género en la familia.

 

En estos momentos, en los que el mundo lucha por dar respuesta a la crisis de COVID-19, tenemos la oportunidad real de repensar y transformar la forma en que funcionan nuestras economías y sociedades para fomentar una mayor igualdad para todos. Por supuesto, la igualdad de género no se logrará sin una mayor igualdad en el seno de las familias, y para esto, entre otros muchos asuntos, la Plataforma de Acción de Beijing sigue siendo una imprescindible hoja de ruta para saber hacia dónde debemos dirigirnos.

 

 

Fuente: ONU.