Por el reto a Bianca y habrá una «suelta de corpiños» frente al ministerio de Educación

0
50

El viernes, Bianca Schissi recibió un insólito reto en el colegio Reconquista. La rectora la cruzó cuando salía al recreo y le dijo que no podía ir a ese secundario público de Villa Urquiza sin corpiño. Ella, sorprendida, se lo discutió. Según ella misma contó, tenía un vestido sin escotes ni transparencias. «¿Cuál es el problema de que no use corpiño?», quiso saber.

Terminó en la rectoría, con una «observación» en el cuaderno de comunicaciones. La rectora María Gabriela González escribió: «Se solicita que Bianca asista a la escuela con la vestimenta indicada en el reglamento de convivencia». Pero ese reglamento nada dice sobre la ropa interior de los alumnos.

El reto a la alumna de cuarto año -que derivó en un acta escolar- hizo estallar una gran polémica sexista en las redes sociales. Las compañeras de Bianca convocaron a que todas vayan al colegio sin ropa interior bajo la remera. Y este miércoles, a las 17, harán una masiva «suelta de corpiños» frente al Ministerio de Educación. Ahí estará Bianca, que redobló la apuesta y volvió a ir el martes sin corpiño a clase. Pero con un polera.

«No estamos de acuerdo con que se reprima a las jóvenes en las instituciones educativas. Las escuelas en vez de sancionar a las pibas deberían aplicar la ley de Educación Sexual Integral para promover el respeto, la igualdad y prevenir la violencia sexista», dice a un medio nacional Raquel Vivanco, de la agrupación feminista Mujeres de la Matria Latinoamericana (MuMaLa).

El centro de estudiantes del colegio Reconquista participará de la protesta en el Palacio Pizzurno. Desde MuMaLa aseguran que también se sumarán «alumnas y docentes del Nacional Buenos Aires, el Mariano Acosta y el Carlos Pellegrini».

Frente del Colegio Nro. 12 Reconquista, en Avda. Triunvirato 4992. (Alfredo Martinez)
Frente del Colegio Nro. 12 Reconquista
Desde el Ministerio de Educación de la Ciudad aclaran que a Bianca «no se la sancionó». Que fue «un llamado de atención por haber roto una pauta de vestimenta que ellos mismos (por los alumnos y los padres) establecieron». Y aseguran que esa «observación» sólo se transformó en un acta «porque la madre de la alumna (Ariadna) pidió que sea por escrito».

Todos los secundarios estatales de la Ciudad parten de una «guía orientadora» con la que, entre directivos, padres y alumnos, establecen su propio Código de Convivencia. En él pueden definir si incluyen o no «pautas de vestimentas». La guía también se implementa en más de la mitad de las primarias porteñas y Educación la actualiza cada año.

Bianca, de 18 años, recibió un reto de la rectora por haber ido al colegio sin corpiño.
Bianca, de 18 años, recibió un reto de la rectora por haber ido al colegio sin corpiño.
El artículo 6 del código de convivencia del colegio de Bianca establece que todos los alumnos deben usar «pantalón largo y en época estival, bermudas lisas no playeras», al «largo de la rodilla o pantalón tipo capri»; «buzo o remera básica de manga corta, hasta la altura de la cadera y sin transparencias». Tampoco se permite el uso de musculosas, escotes y ojotas. Y, si bien detallan la prohibición del uso de «inscripciones ofensivas» y «distintivos de clubes deportivos», nada dicen sobre los corpiños.
.
Las autoridades del colegio se negaron a hacer comentarios. Pero Bianca, de 18 años, sostiene que la rectora no la retó por los «breteles finitos del vestido» sino que le dijo «no podés venir sin sostén». Y, repite, «usó la palabra sostén, sí».

«Ir en contra de no usar corpiño en el colegio es incluir de manera institucional la cultura del prejuicio y la represión a las jóvenes. En ese colegio un hombre puede estar sin remera en una clase de educación física y nadie le va a hacer una ‘observación’. Todavía se cree que el abuso tiene que ver con cómo visten las jóvenes», sigue Vivanco.

Los compañeros de Bianca empapelaron el colegio con carteles.
La psicóloga Nora Koremblit de Vinancur dice que, si bien «en la edad escolar se deben respetar las normas de vestimenta que pauta cada institución», en este caso, «no sólo fue incorrecta la forma de abordar a la alumna, también lo fue meterse con su corpiño». Además, la especialista en Niños y Adolescentes de la Asociación Psicoanalítica Argentina pide que no pase desapercibida la palabra que usó la rectora.
Fue Bianca quien llamó a su mamá ese viernes para comunicarle la observación de la rectora. Ariadna llegó a la tarde al colegio y criticó lo que hicieron con su hija. «Cuando el comentario pasó el límite de intimidad y, con una ‘observación’ y un acta quedó por escrito, se transformó en algo público», aclara de Vinancur. «Eso actúa como una censura y es lógico que genere en ella ganas de cuestionarlo.» Bianca, ayer martes, volvió al colegio sin corpiño.

Pero no se quedó cruzada de brazos. Junto a sus compañeras empapelaron casi todo el edificio de Villa Urquiza con carteles que dicen: «Mi corpiño no define que tan buen alumnx soy». También escribió una carta pidiendo a la rectora que presente un argumento claro respecto al reto. Hasta anoche no había obtenido una respuesta. Ella, el viernes, cuando caminaba hacía el recreo, sí la tenía.

Fuente: www.clarin.com