Polémica entre pescadores chaqueños y correntinos por la extracción de cuatro especies

0
561

El vicepresidente de la Federación Chaqueña de Pesca, Daniel Quinteros, explicó a El Litoral la propuesta que llevan adelante con el gobierno de nuestra provincia para habilitar la extracción de las cuatro grandes especies del río Paraná, una iniciativa que desde Corrientes es vista como “apresurada” ante la incertidumbre de la altura de las aguas.

“Este aumento sorpresivo en el nivel del río implica la posibilidad de que los peces vuelvan a reproducirse. El pedido de la Federación Chaqueña de Pesca implica textualmente la captura de un ejemplar a elección del pescador (un dorado, o un surubí, un pacú, o un manguruyú), siempre y cuando las especies en cuestión no estén en época de reproducción”, afirmó Quinteros.

Tanto en Corrientes como en Chaco por el momento rige la pesca con devolución para la práctica deportiva. Mientras que aquí, desde la Dirección de Recursos Naturales indicaron a este diario que no descartan una cercana mesa de trabajo correntina para evaluar también la habilitación de extracciones, aunque prefieren esperar y “ser cautelosos”.

En la mesa chaqueña que se realizó la semana pasada resolvieron avanzar con esos permisos, pero por el momento los pescadores deportivos están condicionados a la puesta en marcha del sistema informático para la compra de licencias y precintos. “No hay una fecha exacta de puesta en vigencia, la estimativa es el 20 de febrero, si es que el sistema nos permite acceder vía internet a adquirir el carnet y que se pueda hacer el expendio de los precintos para individualizar la captura”, aclaró Quinteros.

La mesa pesquera de Chaco asegura ser democrática y científica, y su resolución es tomada por la Secretaría de Desarrollo Territorial y Ambiente del Gobierno del Chaco para implementar las modificaciones en la veda.

“Se pondrán en vigencia 10 precintos por año para cada pescador. Una vez que se capture la pieza el precinto tiene que ser inmediatamente colocado. Cuando el pescador ocupe un precinto y vaya a renovarlo tiene que dejar los datos del lugar y la talla de la captura, como aporte estadístico del estado de las distintas especies”, adelantó el vicepresidente de la Federación.

Sistema semáforo

Es la modalidad que utilizan para habilitar la pesca, tanto deportiva como comercial, de acuerdo a la altura del río Paraná.

“El año pasado tuvimos sucesivas mesas de trabajo y logramos compaginar tres fases: cuando el río está por debajo del metro implica veda total, cuando está por encima del metro implica una veda flexibilizada y por encima de los dos metros una veda extendida”, indicó Quinteros y apuntó a que desde mediados de mes se hallan con el color verde.

“A lo que tenemos que sumar es que desde el 28 de abril del año pasado los pescadores deportivos han acatado la imposibilidad de pescar las cuatro especies emblemáticas que tiene esta parte del país. Pero la gente cree que el pescador deportivo quiere matar indiscriminadamente”, agregó.

Por su parte, la Asociación de Pescadores del Litoral (Apdl) fue la única que rechazó esta propuesta, la misma que lleva una campaña por redes sociales de denuncias de pesca furtiva y reclamos a Corrientes de mayores fiscalizaciones en el río.

Vecinas

Ante la incertidumbre de Recursos Naturales de Corrientes de avanzar en las habilitaciones de extracciones, Quinteros estuvo de acuerdo: “Por ahí quién te dice que vuelva a suceder el fenómeno del río por debajo del metro”, pero hizo la salvaguarda de que el sistema de semáforo en ese caso no permitirá la captura de las cuatro “especies emblemáticas” del río.

La pandemia de covid-19 acrecentó los límites provinciales en el Paraná y todavía impide a los pescadores cruzar el río. “Se planteó también en la mesa la necesidad de diálogo entre las autoridades de la provincia de Corrientes con las del Chaco, para unificar criterios y volver al lema que dice que el río nos debe unir”, señaló Quinteros a El Litoral.