Picadura de araña mortal: «Fue un caso grave, raro, hay desconocimiento»

0
31
Un chico de 15 años de la localidad de Corpus, murió horas después de haber sido picado por una araña en una de sus rodillas y a pesar de haber sido atendido en su localidad casi de inmediato, no recibió el tratamiento urgente del caso, de acuerdo a lo que detalló el doctor en farmacia y bioquímica y jefe del Departamento de Animales Venenosos del Ministerio de Salud Pública de Misiones, Roberto Stetson, a El Territorio.
Si bien el caso se conoció este miércoles, el hecho sucedió el pasado sábado. Marcos Oviedo, el adolescente picado por la denominada «araña de los rincones», murió el último martes horas después de haber sido atendido en el Hospital Ramón Madariaga.
El doctor Roberto Stetson, aseguró a El Territorio que «se trató de un caso grave, raro, porque evidentemente quizás el chico tenía un cuadro genético que posibilitó que el veneno de la araña loxosceles (también conocida como araña del bananero) le provocara un estado visceral, es decir, le afectó a varios órganos importantes y cuando a mí me consultaron él ya estaba en terapia intensiva».
Precisamente, Stetson, aseguró que en general «hay un desconocimiento entre los médicos sobre esta araña y en toda la gente porque cuando se sucede la picadura, hay que actuar rápido, antes de que pasen las 12 horas. En Misiones hay antídoto para este caso de picaduras, pero si el tratamiento es tarde, no hay mucho por hacer».
Según el jefe de Departamento de Animales Venenosos de Salud Pública, en la provincia hay como último antecedente similar uno ocurrido en el año 2016, con una mujer pero que en realidad no fue directo «sino indirecto porque a la vez la persona tenía un cuadro de depresión grande. A esa mujer la picadura fue en el rostro, con una desfiguración importante», explicó.
Stetson apuntó que en el caso de ser picado por una araña, la de la especie loxosceles provoca dolor fuerte y genera una costra en el centro de la picadura y se vuelve de color azulado.
La araña, según el especialista de Salud Pública, «es nocturna, se moviliza en lugares como ropas, calzados, patios, muros y teje telas tipo embuditos, no la clásica y tampoco es agresiva, sólo pica si es aplastada».
Se explica además, que esta especie de araña se esconde en lugares polvorientos y poco aseados como, por ejemplo, bajo los tanques de gas, detrás de cuadros, cornisas, librerías o en los armarios, especialmente con ropa. Y que su veneno tiene un alto poder de penetración en el hígado y vías biliares.
Fuente diario el Territorio