Otro aniversario de la peor masacre de Misiones

0
37
El 18 de diciembre pasado, los tres imputados por el cuádruple homicidio de la familia Knack fueron condenados a prisión perpetua. Cerró así el penúltimo capítulo de uno de los crímenes más atroces que se tenga registro en la provincia de Misiones.
En tanto, aún resta -al menos así lo reconoció la Justicia- dar con otros dos cómplices, puesto que en agonía las propias víctimas aseguraron que fueron cinco los encapuchados que el 25 de mayo del 2014 irrumpieron en la vivienda del kilómetro 7 de la ruta provincial 5, localidad de Panambí.
Tal como quedó plasmado en el juicio oral y público, las circunstancias del hecho fueron aberrantes y la premeditación de los asesinos quedó plasmada con el hecho que ellos mismos llevaron el combustible con el que luego quemaron vivas a las víctimas, tras someterlas a una brutal tortura.

 

La brutalidad sin límites se cobró las vidas de Oscar Knack (43), su esposa Graciela Mabel Mojsiuk (42) y sus hijos Cristian (25) y Bianca (12).
El ex prefecto Pablo Julio Paz (54), Juan Ramón Godoy (47) y Marcial Benicio Alegre (54) fueron condenados como coautores penalmente responsables de los delitos de robo calificado por haber sido cometido con armas, en poblado y en banda; y cuádruple homicidio calificado por ensañamiento y para procurar la impunidad, todo en concurso real.
Según se probó en el juicio, el 25 de mayo del 2014, Cristian Knack viajó a Cuatro Bocas, Corrientes, para cobrar un lote de madera y percibir un adelanto por el mismo concepto de parte de un empresario de Buenos Aires. Alrededor de las 18 regresó a su casa con 357 mil pesos en efectivo.
A eso de las 19.30, cinco encapuchados irrumpieron en la vivienda y actuaron con extrema crueldad, ya que redujeron, torturaron y quemaron vivas a las víctimas.
El matrimonio y su pequeña hijas fallecieron a las pocas horas del hecho, mientras que el hijo mayor agonizó durante 36 días en el hospital Madariaga de Posadas, donde antes de su deceso aportó datos que resultaron claves en la investigación del caso.
Por su parte, los codefensores de los imputados apelaron ante el Superior Tribunal de Justicia (STJ), órgano que aún no se expidió al respecto, por lo que aún el fallo no está firme.
Fuente: El Territorio.