Misiones murió un bebé mbya debido a un cuadro de deshidratación

0
41

Un bebé mbya de 1 año murió a causa de un grave cuadro de deshidratación en la aldea Perutí de Caraguatay. Tanto su mamá, Santa (27) como el niño, Hugo Adrián, pertenecen a la aldea Guabirami, de la localidad de Montecarlo, donde viven otras 38 personas.
Teniendo en cuenta las distancias, la madre recorrió junto al niño varios kilómetros hasta llegar a Perutí.
Luego de examinarlo, el médico policial determinó que el fallecimiento fue por una deshidratación severa como consecuencia de diarrea. Al respecto, Adrián Saldías, coordinador del área de Salud Indígena del Ministerio de Salud Pública, dialogó con el programa Acá te lo contamos por Radioactiva y afirmó que, si bien el deceso se produjo en Perutí, el niño pertenece a la aldea Guabirami, a unos 50 kilómetros de Montecarlo.
“La mamá lo llevó para ser atendido por el opyguá (médico de la cultura mbya) debido al cuadro que tenía, en el opy, que es el templo”.
En este sentido, continuó: “Llega a la comunidad (a Perutí) y nuestros agentes sanitarios y el equipo de salud le dijeron que el chiquito debía ser trasladado de urgencia al hospital, a lo que la madre se negó y dijo que primero tenía que ser atendido por el opyguá. En esas horas que son críticas y más en un bebé con una deshidratación, se produce este triste desenlace”.
Además, remarcó que, apenas vieron al niño, los promotores de la salud recomendaron que debía ser trasladado de urgencia a algún nosocomio, “pero la mamá se resistió en todo momento y tuvieron que llamar a la Policía, pero cuando llegaron ya era tarde”.
Por otra parte, contó que el trabajo en la comunidad siempre sigue un mismo protocolo: “Normalmente la gente de la comunidad primero ve a su médico, quien le da las recomendaciones y después ya es derivado a nuestros equipos; depende de la gravedad se pide la ambulancia, es derivado al hospital más cercano y los opyguá se abocan más a la cuestión espiritual”.
En este caso, el mismo opyguá le había recomendado a la mamá que lo llevara al médico, “pero había una negativa ciega y muchas veces ocurre y es nuestra limitante en salud indígena y la cuestión de la cultura, porque podemos llegar hasta donde nos permiten. Hay patologías agudas que necesitan de una resolución urgente y en la atención que se le puede dar en el opyguá es más lento y la patología ya hace sus estragos”.
Sobre el cuadro que padeció el bebé mbya hasta su fallecimiento, relató que es normal en esta época del año. “El mundo de los síntomas de la deshidratación es la diarrea, en este caso hacía quince días que la médica de la localidad de Montecarlo había observado al chiquito y estaba en perfecto estado de salud, nada más que una diarrea en alguien de 1 año puede hacer estragos”.
En cuanto a los agentes sanitarios, afirmó que están capacitados y “recorren las casas, ven si hay chicos con diarreas o si hay un cuadro de deshidratación. El mayor derivador es el promotor de salud que es parte de la comunidad, pero en este caso que encima era de otra comunidad más el traslado que hizo la mamá con estas altas temperaturas perjudicó aún más el cuadro del menor”.
Finalmente, destacó que los promotores entrevistaron a la madre e hicieron ese nexo con la Policía y “aparentemente la mamá había dicho que estaba hace varios días con estos síntomas”.

Fuente diario el territorio