Misiones es la provincia del NEA con más localidades vulnerables

0
1
Misiones se encuentra entre las provincias con mayor vulnerabilidad social. El dato se desprende del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA) con base en el Censo de 2010. Se trata de un exhaustivo análisis a nivel país que revela por región cuáles son las cien localidades más vulnerables.
Con 34 lugares descritos, Misiones se ubica primera en el NEA en cuanto a la cantidad de localidades -entiéndase barrios o parajes- vulnerables; le siguen Formosa  y Chaco con 29 localidades, cada una, y Corrientes con 8. Este indicador es el resultado del relevamiento de la población, vivienda y calidad de vida. Mientras, la región NEA tiene un 29,90% de índice de vulnerabilidad social, en el otro extremo se encuentra la Patagonia con 15,79%. A juzgar por las estadísticas procesadas por la UCA, Misiones está por debajo de la media regional con 29,36, siendo Formosa la jurisdicción más vulnerable con 32,40%.
Barrio Escuela 461 de Panambí, Barrio Escuela 633 de Campo Ramón, Nuevo Garupá, Barrio Tungoil de Santo Pipó, Colonia Polana, Cruce Caballero, Barrio Domingo Savio de San Ignacio, Fracrán, Mártires, Tobuna y barrio Rivadavia de Dos de Mayo aparecen en el informe de la UCA como algunos de los lugares de mayores carencias en el rojizo terruño. “La tendencia es que se incrementó y se profundiza la pobreza. Esto es algo que lo vemos, lo palpamos” sostuvo en diálogo con El Territorio, Fabricio Tejerina, representante de Barrios de Pie en la provincia, al momento de ser consultado por las cifras.
“Hay gente que hace un año comía tres veces al día y ahora come sólo una vez. Lo vemos en cada lugar que trabajamos. Repetimos lo vivido a fines de los años 90, 2000 y 2001”, sostuvo y agregó “no alcanza la ayuda social, no es suficiente para crear otras oportunidades. No alcanza el asistencialismo; se necesita trabajo”.
“Justamente trabajo es lo que no hay, y lo venimos denunciando hace un año: la inflación, la recesión. La clase media ya no puede ahorrar y la clase baja ya no tiene ni para hacer changas ni para comer. Estoy pensando que estamos con las mismas necesidades que en 2001”, señaló.

Lidian con la pobreza todos los días. Un indicador es la cantidad de gente que recurre a los merenderos: antes eran niños, ahora son familias enteras
La ONG se destaca por trabajar en las zonas periféricas y con la subvención del Estado coordina 17 merenderos distribuidos en Posadas, Garupá, Candelaria, Gobernador Roca y Puerto Esperanza.  “Estamos tratando de resolver el tema de la comida, la gente no tiene para comer. Es una tristeza que se abran más merenderos, porque si hay esa necesidad es porque la gente no tiene para llevar la comida a su mesa”, sentenció Tejerina.

 Fuente diario el territorio