Maples alcanzan $700 en Corrientes y habría más subas en Semana Santa

0
135

El valor del huevo se disparó desde la segunda quincena de febrero y ahora el precio de las 30 unidades promedia los $500, con excepciones en las que el costo adquiere valores que «llegan a las nubes». La suba de los forrajes, incrementos de servicios, entre los detonantes inflacionarios.

Desde un simple huevo frito u omelette, pasando por una tortilla o el marinado para una milanesa, hasta la masa de finas tortas y postres, los huevos son un ingrediente indispensable para los platos que disfrutan los correntinos. Pese a ello, en el último mes el producto sufrió unas cuatro subas consecutivas y se acomodó entre los $430 y $700 para el maple de 30, dependiendo del lugar en que se los compre y la calidad de las unidades.

Además, en el rubro es sabido que para las celebraciones de Semana Santa (jueves 14 a domingo 17 de abril) los huevos sufren modificaciones en sus valores por el crecimiento de la demanda. Así que no será extraño ver nuevos precios para la primera semana del mes siguiente. Por ahora, hay múltiples versiones sobre lo que disparó el acceso al producto.

El encargado de ventas de Distribuidora «Juliancito», Nicolás Fernández, le atribuyó la modificación de los valores a un acuerdo entre el Gobierno Nacional y los granjeros. «El reclamo que mantenían se debía a que los huevos no se incrementaron a la par de otros productos como la carne y el pollo, sino que quedaron estancados hace mucho tiempo», explicó a diario época.

Allí, el maple tiene un valor de $420 para huevos medianos y $450 para los huevos grandes. La producción viene de granjas ubicadas en Entre Ríos. «Ahora, los valores se estacionaron pero hace unas semanas venían subiendo hasta tres veces», acotó.

Esta semana no se registraron nuevos subas, sin embargo no descartan que cuando llegue nuevo stock, entre el viernes y sábado, los precios se modifiquen. «Los primeros días las ventas se resintieron, pero en la actualidad se vende normal. Los clientes se acostumbran al precio ya que es algo que se consume a diario», brindó un panorama sobre el impacto en el comercio.

En el Mercado de Abasto (El Piso), un feriante tenía ayer el maple a $500 y la docena a $200. «Recientemente tuvimos cuatro aumentos y es sabido que para Semana Santa siempre hay cambios», vaticinó el encargado del puesto en comunicación con época.

En el lugar consiguen el cajón de huevos, que trae 12 maples, a $5.000 y $5.200, dependiendo del tamaño de cada unidad. «No podemos anticipar cuándo volverán a subir ya que las subas son informadas por los distribuidores el mismo día de la entrega», explicó.

En otro puesto, ubicado a 30 metros, el maple de huevos alcanzaba los $700. «La explicación que me dieron es que murieron muchas gallinas por las recientes olas de calor», sostuvo el vendedor a cargo.

Por su parte, el encargado de granja El Tacuaral, establecimiento dedicado a la cría de gallinas de raza en Santa Ana, Héctor Navarro, descreyó de esta versión y le endilgó la causa principal a los altos costos del forraje.

«El aumento del alimento fue extremadamente alto. En mi caso tengo sólo gallinas de exposición, por lo que me quiero imaginar las empresas avícolas que tienen una demanda más altas», comentó a diario época. Héctor consigue el balanceado para ponedoras a $1.450 por 25 kilogramos y la bolsa de maíz de 35 kilogramos $1.300 pesos. «Las granjas de ponedoras alimentan a sus animales sólo con balanceado puro. Mientras que la en crianza hogareña de gallinas se mezclan con maíz para abaratar costos», explicó.

Sobre la versión que afirma que la muerte de ponedoras fue el detonante de las subas, Héctor aclaró: «Las empresas avícolas ya tienen previsto esas complicaciones y adaptan las estructuras de sus galpones. De todas formas , se producen bajo rendimiento cuando las temperaturas son extremas en el calor o el frío».

¿Qué dijo la CAPIA?

El presidente de la Cámara Argentina de Productores Avícolas, Javier Prida, expresó: «Hubiéramos preferido que el aumento no sea abrupto, sino progresivo, pero sin esta corrección iba a haber faltante en góndolas para marzo».

Más allá de la distorsión de precios, otra de las justificaciones esgrimidas es que la ola de calor provocó mortandad de gallinas ponedoras, que en estos días se refleja en escasez de huevos, indicaron. Fuente corrientes hoy