“Madeja”, un espacio «tejido» por estudiantes y docentes de Comunicación Social, para comunicar ciencia

0
34

Se trata de una plataforma digital estudiantil dedicada a comunicar conocimiento científico. Basados en la rigurosidad de investigaciones de revistas científicas, se elaboraron una serie de artículos y podcast en clave periodística sobre variados temas como salud mental y Covid, tecnología y cannabis, entre otros. Es un trabajo de la cátedra Teoría y Método de Investigación Social, de esta carrera de la Facultad de Humanidades de la Unne.

Aportar al desarrollo regional es uno de los grandes propósitos de la Universidad Nacional del Nordeste. Acercar la ciencia a la comunidad, y viceversa, es una de las principales maneras de hacerlo. Y en ese marco se inscribe esta plataforma digital estudiantil dedicada a comunicar conocimiento científico. Un espacio que también permitirá aprender a hacerlo.

«En la cátedra hace varios años venimos pensando en la práctica científica, en que queremos que los estudiantes no solamente incorporen herramientas sobre cómo construir un objeto de investigación, sino que también aprendan cómo, dónde, en qué espacios se hace ciencia, tanto a nivel regional como nacional. Que sepan donde está la ciencia, donde se comunica la ciencia, que incorporen la utilización de papers para hacer periodismo, ese es el objetivo más general de la iniciativa. Con ese interés tenemos una línea dentro de la cátedra que es «comunicar la ciencia», repasa la profesora Andrea de los Reyes, auxiliar de la cátedra Teoría y Método de la Investigación Social, de la licenciatura en Comunicación Social, sobre los inicios de este camino que condujo a «Madeja».

Un proceso que nació también por iniciativa de una egresada de la carrera “que durante varios años estuvo con nosotros como adscripta de la cátedra, que es Cecilia Fernández Castañón, y con ella empezamos a hacer estas prácticas de armar artículos de periodismo científico, que a nosotros pedagógicamente nos servían para que los estudiantes incorporen elementos del quehacer científico”, agregó la docente.

La semilla fue germinando y sobre el final del primer cuatrimestre del ciclo lectivo 2022, se terminó de darle forma a la iniciativa de esta cátedra de cuarto año de la carrera.

El sitio surge con la motivación de socializar, indagar y comunicar conocimiento científico. «Nuestro objetivo es servir de fuente, archivo y herramienta para estudiantes, comunicadores e investigadores en su búsqueda de información; pensando y trabajando en pos de otro periodismo posible», señalan quienes con pasión y compromiso, trabajaron para hacer realidad este proyecto.

Más de 20 estudiantes trabajaron en artículos y podcasts sobre investigaciones vinculadas a la naturaleza y sus desafíos actuales, la salud mental y el Covid, los medios de comunicación y la tecnología, las nuevas claves en torno a la producción y circulación de cannabis, entre otros temas que se pueden encontrar en el archivo de la web.

«En nuestra plataforma vas a descubrir diversos tipos de información y conocimientos. Lo que encuentres acá es producto de horas de investigación, propia y ajena. En cada una de las producciones, vas a hallar una diversidad de contenidos dirigidas a personas curiosas, que buscan información de calidad basada en ciencia», contaron durante la presentación que se realizó el pasado jueves 17 de noviembre, en la sede de la Facultad, en el Campus Sargento Cabral de la Unne.

«Madeja» no es un medio de comunicación actualizado. Se trata de una plataforma de búsqueda de información y una experiencia estudiantil de gran aprendizaje.

La iniciativa se suma a un camino que la carrera viene trazando hace varios años, con el propósito de lograr una formación académica más acorde a la realidad de la comunicación. Este tipo de trabajos permite al estudiante conocer sobre el mundo científico, como posible espacio de práctica profesional o bien como fuente a la cual acudir en busca de información fidedigna para la comunidad a la que quiere comunicar y con la que desea comunicarse.

Trabajar en un medio y saber qué hay temas de investigaciones científicas que son dignas de ser visibilizadas; saber dónde están; saber dónde buscar y cómo; cómo preguntar a la hora de entrevistar a un o una cientista como fuente de la noticia, son algunos de los aprendizajes que esta experiencia permitirá a las alumnas y los alumnos.

Ello corresponde a uno de los dos objetivos generales y paralelos del trabajo: el pedagógico, que los estudiantes incorporen estas herramientas antes mencionadas; y el otro, “que los estudiantes puedan construir artículos periodísticos con fuentes de calidad”.

Rigurosidad de la información

Esa calidad está ligada a la rigurosidad. La científica y la periodística. Y para ello, es clave que las fuentes utilizadas «provengan de papers evaluados por pares», dijo De los Reyes.

“Sabemos que los artículos científicos publicados en revistas acreditadas, pasan por una serie de procesos de acreditación y validación, que le brindan rigurosidad. Entonces a partir de ahí, que ellos puedan trabajar en un lenguaje más general para que se acceda a ese conocimiento”, explicó.

Con el rigor y criterios periodísticos, y también de la mano de la responsabilidad y el profesionalismo de los técnicos y técnicas en Periodismo que cursan esta materia en busca del título de grado, vendrá también el cuidado en la redacción, la elección del título, la edición, la selección de las imágenes, etc. Para que lo publicado en “Madeja” esté a disposición y accesible para la población en general.

«Creemos en un conocimiento tramado entre hilos grandes e iguales, conducidos por la curiosidad y la pasión, pero también el rigor», afirman quienes impulsan este espacio.

«Tejer» en comunidad

El nombre de esta plataforma digital bien resume y representa su espíritu. Y también la forma en que fue gestada. Tal como se puede leer en su sitio web, «Madeja, es una experiencia colectiva tejida en el aula”.

De ese espacio surgió el nombre. De los Reyes recuerda ese proceso “de pensar el nombre entre todos, en el aula, escribiendo en el pizarrón, este nombre sí, este nombre no. Subtítulos, cuáles van a ser las secciones, quien quiere hacer tal cosa, o quién no sabe qué hacer y cómo se incorpora a tal grupo, todo fue discutido en clases, en nuestros espacios virtuales. Por eso lo de experiencia colectiva, porque fue realmente así”, asegura con la satisfacción del logro.

«Fue un trabajo totalmente colectivo. Se dividieron las tareas, y cada grupo fue armando lo que le tocaba. Rebeca Burdman (estudiante adscrita) y yo fuimos las editoras, pero todo lo demás, el armado de la plataforma, el banco de imágenes, el newsletter, las redes sociales e incluso cuestiones burocráticas como presentar los papeles para que sea un proyecto de extensión, o conseguir aulas, fue realizado entre todos», destacó la docente auxiliar del equipo de cátedra que este año se complementa con el profesor adjunto, César Gómez, y la egresada adscripta, Cecilia Fernández Castañón.

El logo de “Madeja” bien grafica también este proceso cooperativo. «De la convergencia entre la forma de un cerebro humano y una madeja de lana. Las similitudes en las formas y, además, en cómo la producción de conocimiento se «teje» de manera constante, motivaron nuestra elección», explican en el sitio.

Las docentes a cargo del proyecto destacan además el nivel de participación y compromiso del grupo de estudiantes. Y señalan un dato no menor: la iniciativa se consolida en el marco del regreso a la presencialidad, tras el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio y todas las medidas sanitarias dispuestas por el Covid19. “Todos teníamos ganas de encontrarnos”, aseguran.

Compartir y socializar el conocimiento es «aquello que nos moviliza, aquello que teje nuestra madeja», aseguran desde este equipo de estudiantes y docentes que creen en la experiencia que se teje en el aula. «En ese momento único, que compartimos en este espacio», señalan y dejan abierta la invitación para quienes quieran conocer «Madeja» y apoyar el proyecto en las redes sociales (@madeja.unne).