La yerba que salga de Misiones pagará anticipo de impuestos

0
84

Mediante la resolución Nº44, la Agencia Tributaria de Misiones creó un régimen de pago a cuenta de los anticipos del Impuesto sobre los Ingresos Brutos que aplicará a todos los envíos de yerba mate efectuados con destino a secaderos, molinos, fraccionadoras y envasadoras que se encuentren radicadas fuera de la Provincia. Se aplicará cualquiera sea el estado de la materia prima: hoja verde, yerba mate canchada, yerba mate molida a granel, yerba mate envasada con o sin palos, en saquitos, soluble, compuesta y/o mezclada con otras hierbas, frutas, esencias o saborizadores.

El artículo 5 de la norma indica que las alícuotas serán las siguientes: 3,31% del importe bruto de la operación a contribuyentes inscriptos en Rentas; y 4,5% a sujetos no inscriptos. Se aplicará a personas físicas y/o jurídicas que transporten productos yerbateros por sí o por terceros.

Los principales compradores extraprovinciales de yerba mate son empresas correntinas y cordobesas. Corrientes tiene los dos molinos yerbateros más importantes del país: establecimiento

Las Marías, en Gobernador Virasoro, y Cooperativa Liebig, en esa localidad, que elaboran y envasan alrededor de 7,5 millones de kilos de yerba mate por mes. Pero esa provincia solo produce el 15% de la materia prima, quiere decir que la gran mayoría la llevan desde Misiones. En Córdoba, en cambio, se produce la saborizada CBSE que también utiliza materia prima misionera.

De acuerdo a la resolución, firmada por el cuestionado director de la ATM, Rodrigo Vivar, la base de cálculo del pago a cuenta será el valor que se pagó por la compra de yerba que figure en la factura, siempre que dicho valor no resulte inferior al de mercado.

Cuando el transportista no posea la documentación de respaldo “se aplicará el valor de referencia” y si no existe valor de referencia “el mismo podrá ser estimado por el contribuyente o los agentes destacados en el puesto de control” y “la estimación practicada podrá ser ajustada por la Dirección General de Rentas cuando se considere que la misma fuere errónea o notoriamente alejada del valor económico real”.

Se advierte que, si el transportista pagó antes de cruzar el puesto de control pero el pago fue inferior al 80% del que surja aplicando los precios de referencia, el inspector deberá liquidar la diferencia en el puesto de control respectivo.

La medida entró en vigencia ayer, con su publicación en el boletín oficial.

Quedan exceptuados los productores primarios con certificado tipo “A” vigente, cuando realicen operaciones exentas del Impuesto Sobre los Ingresos Brutos. Y las operaciones sujetas a exenciones objetivas o subjetivas y desgravaciones del Impuesto sobre los Ingresos Brutos. La exclusión deberá ser acreditada con la constancia extendida por la Dirección General de Rentas.

El anticipo deberá ingresarse mediante la utilización del formulario SR 341, a través de transferencia electrónica o cupón de pago cancelado a través de la plataforma de pagos electrónicos; o bien en el puesto de control que posee la Dirección en cada punto de la Provincia. En el supuesto de que el pago se realice en el puesto de control, el funcionario de la Dirección entregará la constancia correspondiente.

El Formulario SR 341 podrá obtenerse en las oficinas que posee la DGR o en la página “Web” del Organismo (http:/www.misiones.gov.ar. o www.dgr.misiones.gov.ar).

 

Dos modelos en batalla judicial

Hay una silenciosa disputa por la rentabilidad yerbatera entre Misiones y otras provincias desde hace varios años. Comenzó cuando el Frente Renovador intentó ensayar una Ley de “Envasado en Origen” similar a la que existe para los vinos mendocinos y la Corte Suprema, a pedido de los correntinos, echó por tierra.

Otro capítulo fue la resolución 170 del Instituto Nacional de la Yerba Mate, que establece desde 2022 un máximo de 5 hectáreas nuevas de yerba por cada productor, justo cuando las empresas de Corrientes pretendían plantar 5.000 nuevas hectáreas en los próximos años. Un juez correntino, Gustavo Fresneda, anuló esa resolución a pedido de la empresa misionera La Cachuera (se cree que los correntinos presionaron) pero el INYM llevó el caso a la Corte para defender un crecimiento parejo.

El modelo misionero tiene 15 mil productores y 8 mil tareferos que necesitan un derrame económico de la yerba mate. Corrientes tiene un puñado de industrias muy grandes, pocos productores y ningún tarefero, por lo tanto su objetivo es maximizar la rentabilidad.

Misiones también quiere mejorar su rentabilidad, porque debe mantener a los tareferos con subsidios, debe reparar las rutas que usan los camiones correntinos para llevarse la yerba y hacer una contención social a los productores en épocas difíciles. Son dos modelos totalmente diferentes: uno concentrado y otro atomizado pero con más inclusión social.