La vacuna contra coronavirus no posee un imán: por qué se adhieren objetos al brazo

0
47
En los últimos días, las redes sociales fueron el lugar donde algunas personas compartieron fotos de objetos “pegados” a sus brazos luego de haberse aplicado la vacuna contra coronavirus. Si bien las especulaciones estuvieron vinculadas a la dosis, lo cierto es que no existe una relación.
La viralización de imágenes generó confusión entre los usuarios de las redes sociales y surgieron diversas hipótesis respecto a la posibilidad de tener un imán tras la aplicación de la dosis contra Covid-19. Sin embargo, especialistas descartaron la posibilidad y aseguran que dichas vacunas no tienen objetos magnetizados.
El doctor en Ciencias Biológicas por la Facultad de Ciencias Exactas de la Universidad de Buenos Aires, Fabricio Ballarini usó su perfil de Instagram para compartir información al respecto. Tras aclarar que la vacuna contra coronavirus no genera que objetos se adhieran al brazo, explicó que dicho fenómeno se produce por una “tensión superficial”.
Dicho proceso ocurre cuando “la superficie del agua que se comporta como si estuviera cubierta por una membrana muy delgada”. La presión es tan fuerte que logra adherir algunos objetos pequeños. de hecho, planteó que el agua existente entre los objetos y los dedos también genera ese efecto de “pegatina”.
Otro proceso que puede generar el mismo efecto es la fricción. Dado que personas alrededor del mundo hicieron planteos similares, la BBC también aclaró que el efecto “imán” puede producirse a partir de los aceites de la piel y la tensión superficial.
Tensión superficial: qué es el fenómeno que genera la adhesión de objetos luego de aplicarse la vacuna contra coronavirus

Las vacunas contra coronavirus no generan efecto «imán».
De esa manera, los científicos descartan toda posibilidad de que las vacuna contra coronavirus contengan algún metal pesado o “chips rastreadores” tal y como se llegó a plantear a través de las redes sociales. De hecho, el propio Ballarini remarcó en su cuenta de Instagram: “Las vacunas no generan magnetismo”.
Por otra parte, la doctora en Bioquímica y Biología Molecular del Conicet Eloísa Arana, explicó a Chequeado que las vacunas sí contienen hidróxido de aluminio en forma de gel, es decir, un elemento que se usa hace décadas en las vacunas y son “completamente inocua”.
Fuente la cien