La odisea de una profesora que «osó» desplazar a «acomodados» sin título

0
61

Una docente con título que logró desplazar a otra sin él denunció ser víctima de maltrato y acoso de sus pares y autoridades de la escuela, donde se la acusaría de “robar” el cargo. 

 
Se trata de la profesora de música Andrea Aap, quien decidió acudir a PRIMERA EDICIÓN y contar lo que le está sucediendo en la Escuela 298 porque, cuando pidió ayuda a la Supervisora, ésta le aconsejó que renunciara.  

En Misiones, según lo estipula la Ley de Estatuto Docente, puede estar frente al aula alguien que no tenga título docente hasta tanto reclame el cargo otro que sí tenga título, bajo la figura del desplazamiento. El problema es cuando los que enseñan sin título docente son parientes o amigos de alguien con algún grado de poder e influencia, porque logran armar un escudo de contención para mantenerse en el cargo cuando hay docentes con título que lo están reclamando. 
 
Este es el sistema avalado y defendido a ultranza por la oficialista Unión de Docentes de la Provincia de Misiones (UDPM), gremio que logró cooptar con sus referentes casi todos los puestos del Consejo General de Educación (CGE) y del Ministerio de Educación provincial. 
 
Y por si faltaba más, para afianzar el sistema de acomodos dentro del sistema educativo, el gobierno provincial habilitó en 2017 un nuevo proceso de titularización masiva aún vigente. Y polémico.  
 
Sin saberlo de antemano, la profesora de música Andrea Aap se encontró luchando con dos funcionarios del CGE que lograron ubicar a sus hijos (sin título docente) en la Escuela 298 del barrio San Gerardo y el CEP 36 que funciona en la Escuela 110. 
 
“En el CEP 36 está la mafia de Luis Pedrozo que tiene a todos sus hijos sin título docente y a los que no se los puede desplazar. En la Escuela 298, la de Daniel Fiorino que acomodó a sus hijos en esa escuela e incluso a su nuera y ninguno de ellos posee título docente”, aseveró a PRIMERA EDICIÓN la secretaria general de la Unión Docente Nueva Argentina de Misiones (UDNAM), Estela Genesini.
 
Las idas y vueltas para lograr el desplazamiento
“Las horas de música son un nicho especial para acomodar a gente sin título, porque parece que cualquiera que toca la guitarra puede estar al frente de un grado. Yo no sabía que la persona que no tenía título que pedí desplazar en la Escuela 298 era la nuera de Daniel Fiorino, Tamara Okulovich”. 
 
Según indicó Genesini, “la primera resistencia que se encontró, la misma que sufren todos los que piden un desplazamiento, es que no le querían recibir la nota con el pedido”.
 
En el padrón hay unos 15 profesores de música con título docente que no logran ser designados en las escuelas misioneras donde las horas de música están en manos de personas idóneas, en el mejor de los casos, pero sin título específico.  
 
Según recordó Aap a PRIMERA EDICIÓN, el 11 de abril de este año presentó la nota de desplazamiento en 13 horas de música que dictaba Okulovich en la Escuela 298. “Seguí el trámite vía web, así confirmé que elevaron el pedido ante el CGE el 17 de abril y el 26 de ese mes, la Junta de Clasificación y Disciplina dio curso al trámite. Como pasaron varios días y no tenía novedades me presenté en Junta y ahí me explicaron que era la directora, Graciela Beatriz Olivera, la que tenía que retirar el trámite que confirmó el desplazamiento a mi favor. Pasaron varios días y como seguía sin tener noticias, el 16 de mayo pedí en la escuela que retiren el trámite. Al día siguiente volví a ir a Junta y una señora (que resultó ser la vocal Celia Tabares) me agarró de los hombros y me llevó a su oficina y me dijo que la directora y vicedirectora de la Escuela 298 habían presentado oposición para que se concrete el desplazamiento. En esa ocasión, Tabares me dijo que no podía evitar el desplazamiento pero me advirtió que ella misma visitaría la escuela para informarse sobre mi desempeño. Creo que esto es muy grave porque se pone en duda mi formación docente y yo estudié seis años para recibirme como profesora de música (dos del ciclo básico y cuatro de carrera docente). Finalmente, después que envié una carta documento, el 22 de mayo me otorgaron las 13 horas de música y ahí comenzó mi calvario en la Escuela 298”, admitió. 
 
Desde el primer día, la directora le dijo que empezaba con el pie izquierdo en esa institución. Y desde entonces, el clima laboral fue empeorando, según lo reveló la profesora Aap. “La directora no me presentó como profesora de música ante el resto de los docentes ni ante los alumnos. Y en el acto del 25 de Mayo la directora invitó a la docente desplazada, Tamara Okulovich, para quien pidió aplausos y la invitó a presentar su número artístico pese a que ya no era docente de la escuela. Me sentí muy expuesta; cuando terminó el acto, delante de los padres, docentes y alumnos Okulovich se puso a llorar. Después, mientras que yo quitaba la decoración, se me acercó, me hincó con el dedo en el hombro y empezó a decirme que le había quitado el pan de la boca a sus hijos y que lo que hice era de una gran falta de ética. Todo eso ocurrió delante de mis colegas y nadie dijo nada”. 
 
El fantasma de la desafectación 
Como consecuencia de esta agresión verbal, Aap pidió reunirse con la supervisora Yolanda Broenser quien organizó una reunión de mediación con la directora y la vice de la escuela. Finalmente, solo asistió a esa reunión de mediación, que se hizo en mayo, la directora y la profesora Aap. “La reunión fue como una cacería, traumática, porque juntó a la víctima y al victimario. Firmé el acta en disconformidad porque la supervisora anunció que pediría la desafectación de mis 13 horas. Es decir, fui a contar una agresión verbal contra mi persona y la supervisora me salió con que desafectaría esas horas y, como soy interina, significa que me quedaría sin trabajo”, aseveró.   
 
El 5 de septiembre, según contó Aap, “la supervisora convocó a una reunión a los docentes de la escuela 298 para hablar sobre la desafectación de horas y me pidió que presente una nota solicitando la desafectación de mis horas. El argumento era que había muchas horas de música en la escuela pero la falsedad de ese argumento quedó expuesta un mes después cuando me entero que Daniel Fiorino, el otro profesor de música, se jubilaba y quería que su hijo que tampoco tiene título docente se quede en esas horas. Obviamente, por puntaje y valoración, esas horas me corresponden a mí. A fines de octubre acredité que Alejandro Fiorino ya estaba dando clases en la escuela por la tarde, en lugar del padre. Y después supe que ya en abril, Fiorino padre inició el trámite de jubilación por lo que la supervisora, cuando me pedía que me fuera de las horas de música, sabía muy bien que las horas de Fiorino también me corresponderían una vez que hayan quedado vacantes”.
 
La caja de Pandora
Aap acudió a la UDNAM para pedir asesoramiento y, de inmediato, la titular del gremio docente, Estela Genesini, pidió audiencia con el presidente del Consejo General de Educación (CGE), Mauricio Maidana. Finalmente, fue Jacinto Cabral quien se reunió con la docente y le garantizó que sus horas no serían desafectadas. 
 
“El 11 de septiembre, en la fiesta por el Día del Maestro, invitaron a la fiesta a Daniel Fiorino y a Tamara Okulovich, por lo que yo preferí no asistir. Lo que más me dolió fue que hicieron una cartelera con todos los maestros de la escuela, incluyendo hasta a los docentes suplentes, la única excluida soy yo, como si nunca hubiera existido en la escuela”, contó Aap a este Diario.
 
Después del Día del Maestro, el hostigamiento contra la profesora Aap empeoró por su negativa a pedir la desafectación de sus horas: “Mis colegas ni siquiera comparten un mate conmigo, actúan como si yo no existiera”. 
 
En octubre, luego de enterarse de la jubilación de Fiorino, presentó el 23 de noviembre último junto a la UDNAM un reclamo por designación indebida, pues Aap está en el lugar 17 en el padrón de música y el hijo de Fiorino en el lugar 108 sin título docente. Con un puntaje de valoración similar, también fue ubicado otro hijo de Fiorino en 20 horas de música en la Escuela 729, a unas 15 cuadras de la 298. 
 
También la profesora Aap presentó recurso de designación indebida en este caso. Y en la 821 está la nuera de Fiorino, Tamara Okulovich, ya titularizada. 
 
El director del CEP 36 no acata la resolución que desplazó a su hijo
En el CEP 36, Andrea Aap presentó el 29 de marzo de este año el pedido de desplazamiento en ocho horas de educación artística de Luis Gastón Pedrozo, sin título docente, hijo del director del establecimiento educativo, Luis Pedrozo. 
Según la Resolución 210/96 del CGE, la dirección de la escuela tiene 48 horas para proceder al desplazamiento o un máximo de una semana, cuando el pedido se presenta sin fotocopia del título autenticado. En ningún caso, se puede exceder siete días. En 2010, el CGE ratificó la vigencia de esta resolución a través de una circular que, además, obligó a los directores a informar por escrito al que solicite el desplazamiento si hubiere un pedido anterior, quién y cuándo lo recibió.
A contramano de estas normas, el 11 de abril Aap volvió a presentarse en la escuela en búsqueda de la respuesta a su pedido de desplazamiento y no recibió ninguna respuesta. Por ello, el 18 de abril, presentó la nota al supervisor Villalba y el 2 de mayo a Dirección de Secundaria. El 9 de junio presentó un pedido de pronto despacho y, finalmente, el 7 de julio, la Junta de Clasificación y Disciplina informó sobre el alcance del título de Aap y Pedrozo hijo y solicitó al director del CEP 36 que busque el documento que da lugar al desplazamiento a favor de Aap.
Cuando la profesora Andrea Aap acudió a la escuela, el director la echó de la institución y amenazó con llamar a la Policía si no se retiraba. El 14 de agosto, Aap elevó una presentación al Presidente del CGE dando cuenta de la situación. El 24 de noviembre salió la resolución donde otorgó el desplazamiento pero, hasta la fecha, el hijo de Pedrozo continúa al frente de las 8 horas de educación artística.
También trabajan en esa escuela otros dos hijos del director: Gisel y Luis Guillermo Pedrozo.
Fuente diario primera edicion