La Niña se retira: Su impacto ambiental y en los cultivos agrícolas

0
75

La National Oceanic and Atmospheric Administration (Noaa) anunció el fin del fenómeno climático La Niña, pero en el mismo pronóstico adelantó que podría volver a presentarse en la Argentina y Brasil sobre finales del 2021 e inicios del 2022, informó Momarandú.

El regreso de La Niña afectaría a las producciones agropecuarias y propiciaría la continuidad de los bajos niveles del río Paraná. La Entidad Binacional Yacyretá (EBY) precisó que tras un segundo semestre de 2019 caracterizado por precipitaciones inferiores a lo normal en la cuenca del Paraná, durante el pasado 2020 se acentuó esta tendencia. «En términos de caudales, a la altura del Complejo Hidroeléctrico Yacyretá, en 2020 se verificó el menor caudal anual desde 1968», apuntaron.

Esto genera complicaciones en la navegación de los buques, y, por lo tanto, pérdidas en su capacidad de carga. Representó en 2020 una pérdida de 244 millones de dólares para las exportaciones de granos por no poder cargar los buques en los niveles habituales, según los cálculos de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Un informe elaborado por la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (UBA), señaló que el fenómeno climático «baja su intensidad y se acerca a condiciones de neutralidad que se mantendrían durante el segundo trimestre del año», lo cual «mejora las perspectivas para los cultivos de invierno». Pero las perspectivas a futuro, no son favorables.

IMPACTO AMBIENTAL

Grupos ambientalistas presentaron al Gobierno provincial la solicitud de una medida de intervención, que apunte hacia la conservación de la fauna íctica del río Paraná. Las restricciones aludirían a la pesca deportiva o pesca comercial, con excepción de la pesca de costa, a fin de hacer un uso sostenible de los recursos.

«Hoy nuestra mayor preocupación es resguardar nuestra fauna íctica y evitar seguir masacrando las especies que están en el río Paraná», explicó el ambientalista Luis Martínez en declaraciones radiales. Hizo hincapié en que el repunte artificial del cauce del río en estos días, posibilita la navegabilidad, pero no resuelve esta problemática sobre la fauna íctica.

PRONÓSTICO A FUTURO

La Organización Meteorológica Mundial (OMM), al informar sobre el final de La Niña, explicó que ahora los fenómenos climáticos de origen natural, se producen en el contexto del cambio climático producido por la actividad humana, que provoca la subida de las temperaturas mundiales y exacerba los fenómenos meteorológicos extremos.

«La Niña ejerce un efecto transitorio de enfriamiento a escala mundial, que suele ser más intenso en el segundo año del episodio», remarcaron desde la OMM.
El secretario general del organismo, Petteri Taalas explicó: «Según los estándares recientes, el año 2021 tuvo un comienzo relativamente frío. Pero esto no debería generar una falsa sensación de seguridad fruto de la creencia errónea de que hay una pausa en el cambio climático».

Asimismo, Taalas aseguró que la OMM predice que hay un 90 por ciento de probabilidades de que al menos un año del período comprendido entre 2021 y 2025 se convierta en el más cálido jamás registrado, desbancando así del primer puesto a 2016, un año marcado por un intenso episodio de El Niño.