La edición 41 de la Fiesta Nacional del Inmigrante comienza a gestarse en Oberá, entre protocolos y recortes

0
274

Con esa finalidad mantuvieron una reunión este martes con la participación del presidente de la Federación, Juan Hultgren; la vicepresidenta Marta Wieremey, el presidente de la subcomisión juvenil, Joaquín Jaquet y el coordinador de Áreas Hugo Viera; además de las integrantes del Concejo Deliberante local María Helena Kudelko, y Gladys Bangel y la jefa del departamento de Educación municipal, Paula Reynoso.

 

La edición 41 de la Fiesta Nacional del Inmigrante comienza a gestarse en Oberá, entre protocolos y recortes

                      Juan Hultgren, presidente de la Federación de Colectividades.

 

“Seguimos trabajando con distintas ideas y protocolos para las distintas actividades dentro del Parque de las Naciones”, afirmó este martes el presidente de la organización encargada de la realización de la Fiesta Nacional del Inmigrante que tiene su sede permanente en Oberá y este año se prepara para una edición muy particular a partir de la pandemia de coronavirus y las restricciones que se imponen como prevención.

 

HOMENAJE A LOS PIONEROS

Cada 4 de septiembre, día en que se recuerda en Argentina el Día de los Inmigrantes, Oberá comienza a vestirse de fiesta y en ese día en particular rinde homenaje a los pioneros, con la entrega de diplomas que certifican más de 50 años de residencia en el país.

 

Debido a la pandemia, este año la celebración a los llegados desde lejanas tierras tendrá una modalidad distinta: se realizará un breve acto el viernes 4 de septiembre, con la presencia anunciada del gobernador Oscar Herrera Ahuad y el ministro de Turismo de la provincia, José María Arrúa, transmitido vía internet, por los canales habituales de la Fiesta Nacional.

 

Mientras continúan definiendo modalidades y protocolos junto al Municipio y al director del hospital Samic, Héctor González, Hultgren confirmó que algunos aspectos comienzan a tomar forma. “El mismo día 4, el 5 y el 6 de septiembre se organizarán paseos culturales guiados, dentro del Parque de las Naciones, con grupos reducidos y con el acompañamiento de profesionales guías de turismo”.

 

Precisó que durante esos días de celebración, las actividades culturales y paseos guiados culminarán alrededor de las 19 y a las 20 volverán a abrirse los portones de acceso porque “algunas casas típicas, representantes de distintas colectividades, se están organizando para ofrecer menú al paso durante las caminatas, respetando las normas de bioseguridad y algunas también ofrecerán servicio de gastronomía y espectáculos artísticos con número acotado de asistentes y previa reserva”, explicó el presidente de la Federación.

 

“Siempre hablamos de lo proyectado, porque sabemos que podrán producirse todos los cambios necesarios para garantizar la seguridad de todos: colectividades y público”, aclaró Hultgren.

 

LA FIESTA, EN NOVIEMBRE Y REDUCIDA

Aunque consideró prematuro pronunciarse en términos concretos respecto de la celebración mayor que será en noviembre, Hultgren afirmó que la idea es “seguir el mismo esquema, el mismo programa. Desfile, con una importante disminución en el número de participantes, y tal vez reducción del recorrido del desfile inaugural. Estamos viendo cómo organizar la seguridad para el público principalmente”.

 

Luego del desfile que tendrá número de participantes limitado, recorrido acortado a la mitad y público con distanciamiento, se realizará al ingreso del Parque de las Naciones el tradicional corte de cinta, con un mínimo de autoridades presentes, luego el  acto sobre el escenario, la apertura con las colectividades, también en número reducido.

 

“Algunos se van a enojar por la drástica reducción, pero vamos a tener que hacerlo para cuidarnos todos”, afirmó Hultgren.

 

ARTISTAS LOCALES Y PROVINCIALES

Sin anuncio de subsidios por parte del Estado aún, la Federación planifica una cartelera de números artísticos organizados por las distintas Colectividades, más artistas locales y provinciales.

 

Dijo Hultgren que “se está planificando para que se mantenga la cantidad de días de celebración que en las ediciones anteriores; pero todo va a depender de la evolución de la pandemia y de la situación particular de la provincia”.

 

El salón de exposiciones que se inauguró el año pasado no se va a ocupar o se hará con pocos expositores de artesanías y el escenario alternativo no se va a utilizar.

 

Federación de Colectividades,  se creó en 1993, para dirigir todo lo relacionado con la puesta en marcha de la Fiesta Nacional del Inmigrante y lograr la unión y entre todas las Colectividades que la integran.

 

Durante la realización de la primera Fiesta del Inmigrante, si bien las colectividades jugaron un papel fundamental, no integraron directamente la comisión organizadora.

 

En una reunión realizada el martes 9 de septiembre de 1980 en la Municipalidad, con la participación del Intendente Jacob y la Comisión Directiva inicial, se aconsejó la inclusión de un representante de cada colectividad en el ente organizador.

 

De esa manera, a partir de 1981, las colectividades comenzaron a participar directamente en la dirección de la Fiesta.

 

De ahí en más, integrantes elegidos por la Municipalidad y representantes de las colectividades compartieron la responsabilidad de la conducción del evento, si bien era dable notar que estos últimos iban adquiriendo más preponderancia año a año.

 

Este trabajo en común se fue desarrollando dentro de un más que aceptable grado de armonía, que fue permitiendo el progreso paulatino de la Fiesta.

 

La proyección del Parque de las Naciones donde cada colectividad poseería un terreno para construir su casa típica, fue acentuando esta especie de dominio por parte de las colectividades, que cada vez exigían mayor participación basándose en su enorme gravitación dentro del funcionamiento de la misma.

 

Nació entonces una asociación de hecho, integrada por representantes de todas las nacionalidades, que tuvo en Fernando Calahorra (colectividad española) al primer presidente.

 

Las posteriores ediciones de la Fiesta lograron resultados por demás beneficiosos, por lo que se fue haciendo carne la idea de la entrega de la conducción del festival a las colectividades, previa organización jurídica de éstas. Esta premisa se fue consolidando rápidamente. La concreción de la misma era como un fruto maduro…, no tardaría en caer…

 

En 1993, luego de lógicas discusiones, producto del inmenso cambio estructural que se apuntaba, la Municipalidad reconoció que la envergadura alcanzada por la Fiesta sobrepasaba los límites naturales de sus funciones, aceptó el traspaso y las colectividades recibieron la totalidad de la responsabilidad organizativa.

 

La Federación de Colectividades, creada el 1 abril de 1993, se convirtió entonces en la máxima autoridad de la Fiesta y del Parque de las Naciones.

Fuente misiones on line