Joven suboficial del Ejército grave tras ritual de graduación: 15 militares suspendidos

0
148

Otro caso, tan grave como el sucedido en Paso de los Libres tres semanas atrás con rituales polémicos de instrucción militar que culminan con heridos graves. Michael Natanahel Verón, apostoleño de 26 años, permanece internado desde el viernes con la columna lesionada y sin saber si podrá volver a caminar.

Ocurrió en el Regimiento de Monte 30 de Apóstoles durante la ceremonia de “iniciación o bautismo”, cuando el graduado como suboficial fue arrojado a una pileta sin agua y sufrió la rotura de dos vértebras que le aprisionaron la médula.

Fuentes consultadas indicaron que la hipótesis que se maneja apunta a que “Nacho” se golpeó la espalda tras caer a la pileta en el medio de los “festejos” de graduados y cumplir “prendas” de sus superiores. Todo ocurrió luego del almuerzo y extensas rondas de brindis.

Tampoco se descarta que haya sufrido un golpe previo en la espalda y que se agravó por la caída.

Aunque el informe médico no se dio a conocer, se supo que sufrió desplazamiento de la cuarta y quinta vértebra de la columna, lesión que complicó la médula espinal.

FAMILIA. “Michel” junto a su esposa e hijo. Es soldado desde los 18 años.

 

La familia se enteró del hecho porque un conocido lo observó dentro del hospital de Apóstoles y si bien ahora desde el Ejército, varios jefes se pusieron a disposición de ellos, no hubo de inmediato una comunicación oficial sobre la gravedad a sus padres o pareja.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, el coronel comandante de la Brigada de Monte 12, Sergio Jurczyszyn, explicó en la tarde de ayer que están “investigando las circunstancias en las que ocurrió el accidente”. No obstante, a última hora del sábado el Ejército emitió un comunicado en el que afirma que se radicó una denuncia en la justicia y suspendió en sus funciones a dos oficiales y 13 suboficiales que se desempeñaban en el Regimiento de Infantería de Monte 30 según “lo dispuesto en el Código de Disciplina de las Fuerzas Armadas”.

“Los comportamientos que se alejan de las normas de convivencia establecidas en las prescripciones legales y reglamentos militares, constituyen potenciales inconductas que están tipificadas como delito en el Código Penal de la Nación”, añade el comunicado. “Por eso, autoridades del Ejército Argentino realizaron la denuncia correspondiente ante la Fiscalía Federal de la Ciudad de Posadas”.

Jurczyszyn indicó que “como primera medida del Ejército, intervinieron la unidad de Apóstoles para investigar lo sucedido y que se presentarán ante la Justicia Federal. Hubo una reunión, un almuerzo el viernes y en ese marco sucedió un accidente donde ha quedado comprometido un integrante de la fuerza, en este caso el cabo Verón. Sacamos un relato de los hechos a los testigos y como hay una presunción de abuso de autoridad vamos a presentarnos en la Justicia Federal”.

En este contexto el militar explicó que “primero deberá tener certezas o nombres de los involucrados en el caso de que fuera más de uno para poder hacer la acusación de manera directa. Independientemente de esto, el Ejército Argentino hará una investigación interna para determinar si se incurrió en una falta disciplinaria que en este caso sería muy grave”.

Manifestó a su vez que “toda orden que se dicte fuera del reglamento militar se considera abuso de autoridad, el culpable puede ser cualquiera, desde la cabeza o cualquiera que haya estado en ese momento. Es justamente lo que tratamos de determinar”.

ANGUSTIA Y ESPERA. La familia de Michael (padre y esposa) junto a un coronel del Regimiento Monte 12.

 

“Queremos saber”

Entretanto, hay otra denuncia radicada por familiares de la víctima en la comisaría Tercera de Posadas.

El joven permanece internado con pronóstico reservado y ayer atravesó la primera de las que se cree varias cirugías que deberán realizarle. Familiares que residen en Apóstoles solicitaron el acompañamiento de amigos y allegados de Michael para realizar un misa en esa localidad.

El padre del joven, Oscar Verón, dijo a este Diario: “Charlé muy poco con él, fueron sólo palabras. Él egresaba de la escuela luego de algunos años de estudio, comenzó como soldado hace cinco o seis años y ahora se recibía como suboficial”.

“Nosotros denunciamos en la Justicia porque necesitamos saber qué pasó. Si bien estamos preocupados por su salud y recuperación, esperamos que pueda salir bien de la operación y luego veremos qué pasa con la causa y por su puesto contamos con hallar a los culpables de lo que le sucedió”.

Fuente primera edicion