Insólito ! Corrientes: Cura denunciado por violento y abusador sigue en funciones

0
281

El Arzobispado acumuló las denuncias y renuncias de varias catequistas de un par de iglesias, pero no removió al prelado. Una de las mujeres lo acusó de haberla manoseado. El mes pasado, el reclamo llegó hasta la nunciatura apostólica en Buenos Aires.

 

Un sa­cer­do­te de­nun­cia­do por al me­nos dos mu­je­res de la fe­li­gre­sía de parroquias cercanas a Capital es­tá acu­sa­do de abu­so des­ho­nes­to, ma­los tra­tos y has­ta abu­so se­xual. Y pe­se a exis­tir un fa­llo con­de­na­to­rio de la Jus­ti­cia en los pri­me­ros ca­sos, aún con­ti­núa dan­do mi­sa co­mo si na­da ocu­rrie­ra.

 

Las víc­ti­mas, mu­chas de ellas ex­ca­te­quis­tas, y que se­rí­an más de dos, re­ve­la­ron a es­te me­dio los es­cri­tos pre­sen­ta­dos in­fruc­tuo­sa­men­te an­te el Ar­zo­bis­pa­do, de­nun­cian­do el com­por­ta­mien­to in­mo­ral del pre­la­do. Un juz­ga­do de fa­mi­lia lo con­de­nó por su pé­si­mo com­por­ta­mien­to y sin em­bar­go con­ti­núa vis­tien­do la so­ta­na y ce­le­bran­do mi­sa.

 

EN LA COMISARÍA SE HABRÍAN RADICADO DENUNCIAS POR ABUSO

 

Si bien el ca­so no es nue­vo y des­de ha­ce me­ses se vie­ne ha­blan­do del con­duc­ta del jo­ven sa­cer­do­te, no fue si­no has­ta el año pa­sa­do cuan­do la Jus­ti­cia fa­lló en su con­tra por sus “ex­ce­sos”, los aco­sos a tra­vés de men­sa­jes de tex­tos y has­ta los mal­tra­tos su­fri­dos por va­rias ca­te­quis­tas que fue­ron tes­ti­gos en aque­lla cau­sa ju­di­cial a fa­vor de la de­nun­cian­te.

 

Se tra­ta de la cau­sa ju­di­cial ba­jo ex­pe­dien­te Nº18621/19, en el mar­co de la Ley 26.485 de Vio­len­cia con­tra la Mu­jer y que pre­sen­ta co­mo víc­ti­ma a una mu­jer a la que por ex­pre­so pe­di­do de res­guar­do de iden­ti­dad lla­ma­re­mos “I­sa­bel”, quien acu­sa a un sa­cer­do­te, quien atien­de las pa­rro­quias cercanas a Capital.

 

Pe­ro no es la úni­ca que acu­sa al pre­la­do, ya que tam­bién fue de­nun­cia­do por otra jo­ven a la que lla­ma­re­mos “Be­lén”, ex­ca­te­quis­ta. Al igual que I­sa­bel, cum­plía fun­cio­nes en Cá­ri­tas, co­mo otras mu­je­res que se fue­ron apar­tan­do en los úl­ti­mos dos años de aque­llas pa­rro­quias por la mis­ma ra­zón. Los ma­los tra­tos, el aco­so y los rei­te­ra­dos abu­sos del cu­ra, no só­lo eran en per­so­na, si­no a tra­vés de men­sa­jes de tex­to por What­sApp, por Mes­sen­ger en Fa­ce­bo­ok.

 

“Tu­ve que re­cu­rrir a la Jus­ti­cia por­que pre­sen­té mi que­ja por es­cri­to an­te el Ar­zo­bis­pa­do. Mon­se­ñor tie­ne nues­tras de­nun­cias des­de ha­ce ra­to. To­das las de­nun­cias. Sa­be lo que pa­sa y sin em­bar­go no lo han apar­ta­do. En esas igle­sias asis­ten mu­chí­si­mos ni­ños y el sa­cer­do­te no re­tro­ce­dió en su com­por­ta­mien­to. Muy por el con­tra­rio”, ex­pre­só Isa­bel en diá­lo­go con épo­ca.

 

El pe­li­gro si­gue

Mien­tras Isa­bel ob­tu­vo un fa­llo “li­via­no” pe­ro fa­vo­ra­ble, te­nien­do en cuen­ta el ni­vel de acu­sa­ción que hi­zo, des­de oc­tu­bre par­ti­ci­pa po­co y na­da de la vi­da re­li­gio­sa, al­go que la sen­si­bi­li­za sus­tan­cial­men­te lue­go de mu­chí­si­mos años de ca­te­quis­ta.

 

Por su par­te, Be­lén ase­gu­ra que su es­ta­do emo­cio­nal fue al­te­ra­do y des­de ha­ce ca­si un año es­tá con tra­ta­mien­to psi­co­ló­gi­co pa­ra no que­brar­se del to­do. Tam­bién dio un pa­so al cos­ta­do del ser­vi­cio re­li­gio­so en la ca­te­que­sis y en Cá­ri­tas, don­de pre­sen­tó su re­nun­cia for­mal el año pa­sa­do. “Pa­ra no­so­tras fue­ron me­ses so­por­tan­do, pe­ro hay mu­chas ex­ca­te­quis­tas que li­te­ral­men­te fue­ron echa­das por el sa­cer­do­te, a las que tam­bién in­ten­tó abu­sar al po­co tiem­po de lle­gar al ser­vi­cio en es­tas pa­rro­quias”, coin­ci­die­ron am­bas mu­je­res.

INFO13

Hoy, Be­lén e Isa­bel se en­cuen­tran ca­si apar­ta­das de la Igle­sia, de ese lu­gar al que sien­ten co­mo pro­pio por su de­vo­ción y con­tri­bu­ción de años de tra­ba­jo en la ca­te­que­sis y en Cá­ri­tas. “A no­so­tras nos mar­có es­ta si­tua­ción. Yo to­da­vía es­toy con psi­có­lo­ga por­que me al­te­ró el rit­mo de vi­da. Lle­vo años so­por­tan­do es­ta si­tua­ción de im­pu­ni­dad ab­so­lu­ta”, agre­gó Be­lén.
“Pa­ra no­so­tras el pe­li­gro aún si­gue en esas pa­rro­quias, ya que va­rias chi­cas que que­da­ron nos di­je­ron que el sa­cer­do­te si­gue com­por­tán­do­se de la mis­ma ma­ne­ra”, ex­pli­có a épo­ca Isa­bel.

 

Lo acu­san de abu­so

Pe­ro los ma­los tra­tos, den­tro del com­por­ta­mien­to ge­ne­ral del Pa­dre, no se­ría lo úni­co por lo cual se en­cen­die­ron to­das las alar­mas en­tre los fe­li­gre­ses, ya que hay por lo me­nos una ex­ca­te­quis­ta que lo acu­sa de abu­so se­xual. Es­to com­pro­me­te­ría aún más al cu­ra.

 

Uno de los re­la­tos más fuer­tes es el que Be­lén com­par­tió a épo­ca so­bre sus ex­pe­rien­cias. “Es­tá­ba­mos con el res­to del gru­po de mu­je­res ca­te­quis­tas y ami­gas de la igle­sia. Fue el 18 de agos­to de 2019, cuan­do ha­cí­a­mos una fe­ria de ro­pa pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra Cá­ri­tas. En un mo­men­to me lla­mó el sa­cer­do­te y re­pen­ti­na­men­te me en­ce­rró en su ha­bi­ta­ción de la ca­sa pa­rro­quial. Me ti­ró en su ca­ma y me que­ría con­ven­cer de que es­tu­vié­ra­mos jun­tos (Sic).

 

Co­mo no acep­té, igual me to­có to­do el cuer­po, pe­ro me de­fen­dí y no de­jé que lle­ga­ra más allá. En­ton­ces me he­cho de la ha­bi­ta­ción y me di­jo “an­da­te o no res­pon­do” (Sic)”, re­la­tó com­pun­gi­da la víc­ti­ma.

 

Des­pués de un tiem­po y con la ten­sión del ca­so, el cu­ra se ha­bía reu­ni­do nue­va­men­te con Be­lén, a quien siem­pre se­gún el tes­ti­mo­nio de la víc­ti­ma: “Me pi­dió dis­cul­pas de ro­di­llas y llo­ran­do. Di­jo que no sa­bía lo que ha­cía y que no lo iba a ha­cer más. Que lo per­do­ne y yo creí en su arre­pen­ti­mien­to sin­ce­ro y lo per­do­né, pe­ro al po­co tiem­po vol­vió a in­ten­tar ha­cer lo mis­mo”, di­jo la mu­jer.

 

Be­lén apor­tó co­mo prue­ba las car­tas es­cri­tas al Ar­zo­bis­pa­do de­nun­cian­do es­ta si­tua­ción. Ade­más an­te el nun­cio apos­tó­li­co en Bue­nos Ai­res, al que pu­so al tan­to de los he­chos que es­ta­ban su­ce­dien­do en Co­rrien­tes. La jo­ven mu­jer, ca­sa­da y ma­dre de dos ni­ños, lle­gó has­ta la co­mi­sa­ría lo­cal, don­de ha­bría ra­di­ca­do una de­nun­cia. An­te tan­ta pre­sión, el sa­cer­do­te tam­bién de­nun­ció a la víc­ti­ma por “hos­ti­ga­mien­to”, in­ten­tan­do for­zar­la a que se re­trac­te de to­do lo que ha­bía di­cho so­bre él, pe­ro en la ex­po­si­ción re­a­li­za­da por la mu­jer en la sec­cio­na, sos­tu­vo to­do lo que ha­bía pa­de­ci­do y ve­nía de­nun­cian­do del cu­ra.

 

La causa judicial

 

EL FALLO ES DEL 29 DE OCTUBRE DE 2019.
En cuan­to a la si­tua­ción ju­di­cial del cu­ra, fue pre­sen­ta­da una cau­sa ba­jo ex­pe­dien­te Nº182212/19, por vio­la­ción a la Ley 26.486 “de pro­tec­ción in­te­gral pa­ra pre­ve­nir, san­cio­nar y erra­di­car la vio­len­cia con­tra las mu­je­res en los ám­bi­tos en que de­sa­rro­llen sus re­la­cio­nes in­ter­per­so­na­les”.

 

En la cau­sa que­dó pro­ba­da a tra­vés de tes­ti­gos, un de­ta­lla­do in­for­me psi­co­ló­gi­co y los au­dios pre­sen­ta­dos por la víc­ti­ma, el gra­do de vio­len­cia que ejer­cía con­tra “a­que­lla que no le ca­ía en gra­cia o no aca­ta­ba sus pe­di­dos”.

 

En uno de esos au­dios ci­ta­dos tex­tual­men­te en el ex­pe­dien­te, el pre­la­do le di­ce a Isa­bel: “Sos una gor­da re­tra­sa­da, chan­ta”, a lo que la en­ton­ces ca­te­quis­ta le res­pon­de: “Y vos sos el pa­dre de una igle­sia, que de­be con­te­ner y con­ci­liar y es­toy re­ci­bien­do es­to de us­ted?”. Siem­pre, se­gún ci­ta tex­tual el ex­pe­dien­te, el au­dio si­guió con el Pa­dre res­pon­dien­do: “Sos una ta­ra­da. Te voy a ha­cer in­ter­nar en el San Fran­cis­co. Sos una en­fer­mi­ta y te va­mos a ayu­dar”. La mu­jer fi­na­li­za el au­dio acu­san­do al sa­cer­do­te de an­dar sa­can­do fo­tos del tra­se­ro de las chi­cas de la igle­sia.

 

Por es­tos he­chos, la ti­tu­lar del Juz­ga­do de Fa­mi­lia Nº2, Ma­ría Mer­ce­des So­sa, “or­de­nó al sa­cer­do­te abs­te­ner­se de re­a­li­zar cual­quier ac­to de per­tur­ba­ción y/o mal­tra­to, di­rec­ta o in­di­rec­ta, fí­si­ca, ver­bal, psi­co­ló­gi­ca a tra­vés de cual­quier me­dio tec­no­ló­gi­co, re­des so­cia­les, et­cé­te­ra”, ba­jo aper­ci­bi­mien­to de me­di­das más gra­vo­sas.

 

A par­tir de ese fa­llo, el pre­la­do tam­bién es­tá obli­ga­do a de­nun­ciar su ce­lu­lar de con­tac­to e e-­mail si lo tu­vie­re. Fi­nal­men­te la jue­za or­de­nó que se ofi­cie al Ar­zo­bis­pa­do de Co­rrien­tes, a fin de po­ner en su co­no­ci­mien­to la de­nun­cia efec­tua­da y que con­clu­yó con ese fa­llo.­

Fuente corrientes hoy