Funcionario demorado por una reunión durante la cuarentena

0
134

Un integrante de una fuerza de seguridad nacio­nal y un hombre de nacio­nalidad brasileña quedaron involucrados en una causa judicial por haber violado la cuarentena obligatoria establecida a nivel nacional ante la pandemia de coro­navirus. Ambos fueron de­morados por la Policía sin­dicados como los organiza­dores de una fiesta que fue promocionada por medio de las redes sociales en la ciudad de Santo Tomé, en la costa del río Uruguay, limí­trofe con Brasil, uno de los países más afectados por los contagios de la enfermedad que ya causó 58.400 muer­tos en ese territorio.

La convocatoria era para una fiesta que habría de llevarse a cabo en un pre­dio ubicado en la calle Sar­miento al 1100 de la ciudad ubicada a unos 390 kilóme­tros al este de la capital co­rrentina.

Los organizadores es­taban conscientes de que la reunión era contra las normas, por ello tuvieron la precaución de advertir a sus invitados: “Dejar los ve­hículos estacionados a 200 metros para evitar inconve­nientes con la Policía”.

Además quedaba claro que carecían de intenciones de comercializar bebidas ya que indicaban que se debía “traer conservadora y con­sumición”. La fiesta se ini­ciaría a la 1 del domingo.

El acontecimiento era de conocimiento público por­que todo aquel que accedía a la red social Facebook o que recibía un mensaje de Whatsapp, estaba invitado.

Las autoridades policiales también se enteraron y por ello, a poco de iniciar la fies­ta, las comisiones policiales llegaron a la vivienda para poner fin a la situación que constituiría contravención a las normas sanitarias ex­traordinarias establecidas por el Gobierno nacional. “Secuestraron equipos de música y luces. Hay dos in­volucrados a los que se les inició una causa por vio­lentar el artículo 205 del Código Penal”, informaron fuentes oficiales ayer.

Uno de los involucrados sería un oficial de una fuer­za de seguridad y otro, un extranjero que sería pro­pietario del predio donde se inició la reunión en la que al momento de haber llegado la patrulla policial, había al menos 150 personas, infor­maron medios locales.

Interviene la jueza Sara Marina Durand.

Fuente norte