Fiscalía general pidió 30 y 40 años de prisión

0
32

En el Tribunal Oral Penal Nº2 (TOP2) se desarrolló una nueva audiencia contra Maximiliano Ayala y Vanesa Fernández acusados de “los delitos de abuso sexual simple en concurso ideal con promoción a la corrupción de menores de 18 años agravado por amenaza, en la modalidad de delito continuado”.

FAMILIARES DE LOS INFANTES INVOLUCRADOS PERMANECIERON FRENTE AL TRIBUNAL.

FAMILIARES DE LOS INFANTES INVOLUCRADOS PERMANECIERON FRENTE AL TRIBUNAL.


Ayer se conocieron las conclusiones de la Fiscalía General, en el cual Gustavo Schmidt solicitó una pena 40 años de prisión para Ayala y 30 para Fernández.
“La diferencia de años se debe a que la Fiscalía entendió que el hombre tiene la mayor responsabilidad y que se contempla la situación de la pareja que sufría violencia de género. Reitero que es la versión del fiscal, desde la querella vamos a solicitar la pena mayor para ambos, de 49 años de cárcel”, dijo a época Hermindo González.
La audiencia que estaba prevista para las 8, inició poco después de las 9 y se extendió hasta el mediodía.
“Por una razón de tiempo se pasó a un cuarto intermedio hasta el 12 de julio a las 8 cuando la querella comenzará con los alegatos y luego será el turno de las defensas”, agregó el letrado.
Debe señalarse que, además de los exámenes psicológicos realizados a lo largo de la investigación, los elementos de acusación que son contundentes son las propias filmaciones y fotografías, que los supuestos pervertidos registraron y que fueron halladas por los investigadores.
“Los hechos de abusos comenzaron en el 2012 y se extendieron hasta el 2017. Tuvieron una forma de captación, hubo suministro de sustancia para evitar en los chicos la resistencia. También hubo amenaza de muerte hacia los niños. Estos y otras cuestiones son razones suficientes para pedir la condena máxima”, agregó González.

Esperan veredicto
Fuera del edificio expatono, estuvieron familiares de los chicos que habrían sido abusados, quienes en el ingreso y egreso de los acusados se manifestaron con gritos y hasta empujones.
Claudia, mamá de una de las siete víctimas, manifestó que llevan años de dolor: “Lo único que pedimos es Justicia para nuestros hijos”.

Los hechos
Los casos de abusos se conocieron durante febrero del año pasado. A la pareja se le imputa las violaciones de seis chiquitos; aberrantes casos que hasta cuentan con materiales gráficos y audiovisuales, por lo que los cargos en su contra, incluyen las imputaciones por haber fotografiado y filmado cuando los pequeños eran abusados sexualmente.
El escenario de todos esos hechos aberrantes habría sido una casa situada en un pasaje sin nombre, a media cuadra de calle Liniers y a una de Loreto.
Una vez que se llevaron adelante las denuncias pertinentes, los sospechosos fueron detenidos inmediatamente.
La acusada Vanesa Fernández declaró en la anterior audiencia y señaló que ella era víctima de Ayala, quien supuestamente la torturaba y abusaba, para que sea parte de los repugnantes hechos contra los menores, quienes vivían cerca de la casa en la que residía la pareja.
Lo cierto es que en la vivienda del barrio San Antonio, había decenas de fotografías extraídas del chip de un teléfono celular, que mostraban a los pequeños (cuyas edades iban de seis a ocho años) completamente desnudos en distintas situaciones.

Fuente diario epoca