Funcionario de Valdes declaró ante la Justicia acusado de abuso sexual

0
773

La de­nun­cia, que fue he­cha ini­cial­men­te an­te la Co­mi­sa­ría Pri­me­ra de aque­lla ciu­dad, ba­jo pre­ven­ti­vo Nº045/2021, fue ra­di­ca­da el 12 de mar­zo (aun­que por un error de ti­peo fi­gu­ra el 20 de fe­bre­ro), pe­ro vio la luz re­cién en los úl­ti­mos dí­as, cuan­do pa­só a la ór­bi­ta de la co­mi­sa­ría de la Mu­jer, el me­nor y de­li­tos con­tra la in­te­gri­dad se­xual, que aho­ra ins­tru­ye la cau­sa en la Fis­ca­lía Co­rrec­cio­nal lo­cal.
En la pre­sen­ta­ción ofi­cial, que tie­ne ca­si cua­tro pá­gi­nas, la jo­ven -­la que iden­ti­fi­ca­mos co­mo V-­, de 22 años, re­la­ta en de­ta­lle có­mo su­ce­die­ron los abu­sos, la me­to­do­lo­gía uti­li­za­da por el acu­sa­do y el mo­men­to en el que ella de­ci­de po­ner fin a es­ta si­tua­ción, a pe­sar de las du­ras ame­na­zas del fun­cio­na­rio con ha­cer­le per­der su tra­ba­jo.

 

Se­gún la in­for­ma­ción brin­da­da por fuen­tes li­ga­das a la cau­sa, la jo­ven apor­tó ade­más una co­pia cer­ti­fi­ca­da por un es­cri­ba­no pú­bli­co de to­dos los men­sa­jes re­ci­bi­dos des­de los te­lé­fo­nos de Ga­ray du­ran­te los ca­si tres años que du­ró es­ta si­tua­ción.
Siem­pre se­gún el tes­ti­mo­nio de la jo­ven, Ga­ray se ha­bría con­tac­ta­do con ella ini­cial­men­te por la red so­cial Fa­ce­bo­ok, allá por el mes de abril del 2018, cuan­do ella tra­ba­ja­ba en una Pa­na­de­ría del cen­tro. Pri­me­ro le ha­bía pe­di­do ser su ami­go y lue­go con­si­guió su te­lé­fo­no y co­men­zó a con­tac­tar­se di­rec­ta­men­te por esa ví­a. In­me­dia­ta­men­te le ofre­ció tra­ba­jar en la mu­ni­ci­pa­li­dad, en el área de Bro­ma­to­lo­gí­a.
“Yo atra­ve­sa­ba, jun­to a mi fa­mi­lia, por una si­tua­ción eco­nó­mi­ca su­ma­men­te ines­ta­ble, por lo que con­se­guir un tra­ba­jo fi­jo era de gran ayu­da. Siem­pre me ci­ta­ba en ho­ra­rios noc­tur­nos y me pe­día que me ba­ja­ra a una cua­dra de su ca­sa. Si no, me bus­ca­ba él en su au­to, me de­cía que to­me un re­mís, que él pa­ga­ba”, re­se­ña en su de­nun­cia la jo­ven. En los pri­me­ros me­ses, el de­nun­cia­do ha­bría ga­na­do la con­fian­za de la jo­ven a tal pun­to que, “co­men­zó a pe­dir­me te­ner re­la­cio­nes se­xua­les y que de es­ta ma­ne­ra yo iba a con­ser­var mi tra­ba­jo. Tam­bién me pi­dió que le man­de fo­tos sin ro­pa”, en­fa­ti­zó la mu­jer.
En diá­lo­go con épo­ca, el doc­tor To­más Sil­va­no, abo­ga­do pa­tro­ci­nan­te de la víc­ti­ma, ex­pli­có que “las prue­bas son con­tun­den­tes. El re­la­to de la víc­ti­ma no so­lo es cla­ro, si­no que ha­bla de un de­li­to de abu­so sos­te­ni­do en el tiem­po, co­ac­cio­nan­do a la jo­ven pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes o per­de­ría su tra­ba­jo”, ex­pli­có el le­tra­do.
Pos­te­rior­men­te, con­fir­mó que tres de los tes­ti­gos ci­ta­dos en la de­nun­cia ya de­cla­ra­ron y ra­ti­fi­ca­ron los di­chos de la víc­ti­ma.

Fuente diario epoca