Falta de neumáticos se agrava y caen ventas en comercios del rubro

0
125

Desde hace tiempo, conseguir neumáticos en Misiones se convirtió en una odisea. La falta del producto se originó meses posteriores al confinamiento por la pandemia del coronavirus y se acentuó cada vez más con el correr de los meses. Por un lado, la actividad ligada a la producción no operó en su totalidad en los últimos meses, a lo que se agregaron conflictos gremiales. Por otro, se suman las complicaciones con las importaciones, indicaron referentes del sector en la tierra colorada.

En el medio están los altos costos que deben afrontar los clientes para cambiar los neumáticos, productos que sufrieron un incremento de entre el 30% y el 35% en lo que va del año. Como contracara, desde el sector sostienen que los recambios de cubiertas se producen en negocios del Paraguay, al observar que del otro lado del Paraná son más baratas.

Sobre este punto, Víctor Fontana, de Fontana Neumáticos, explicó que es una situación que se registra en todo el país. “El faltante de neumáticos afecta a todos los importadores, que estamos pasando por un gran problema, y también a la industria nacional, que es una situación que afecta más que nada a los neumáticos para los autos, camiones y también para las camionetas”, indicó en diálogo con Acá te lo contamos por Radioactiva 100.7.

Asimismo, acotó que el problema también se siente en medio de un contexto de apertura de fronteras -que en el caso del puente San Roque González de Santa Cruz se produjo en octubre- al plantear que “en Misiones tenemos la frontera con Paraguay, pasamos y podemos conseguir unas cubiertas chinas que nos hacen zafar del momento, pero el problema sigue siendo todo lo que es importado”.

Además, planteó que está situación persistirá mientras sigan las restricciones en las importaciones. “Esto pasa con todos los rubros, como la electrónica, autopartes, entre otros”, manifestó.

Por su parte Marcelo Insaurralde, propietario de La Casa del Gomero, en Posadas, precisó que actualmente cuesta reponer cubiertas para autos y, sobre todo, para motos.

“Muchas de las medidas no se consiguen y es una situación que se viene registrando desde unos meses. En la pandemia más estricta había muchos neumáticos, pero con el incremento de la demanda y los faltantes, cuesta la reposición”, consideró en diálogo con El Territorio.

Al ser consultado sobre la reposición de los artículos, señaló que un producto puede demandar entre dos y hasta cuatro meses, hecho que profundiza la escasez del insumo.

“En la pandemia trabajamos muchísimo porque éramos uno de los esenciales, pero ahora la materia prima escasea, y lo que antes demandaba que lo envíen automáticamente como ocurría en 2020, ahora cuesta mucho reponer por lo que hay que hacer pedidos anticipados”, narró.

También señaló que uno de los motivos también radica en la falta de dólares para acceder a componentes que son importados.

En su caso particular, indicó que esta situación complica al sector transportista, que depende de los neumáticos exclusivamente.

“Estuvimos tres meses sin neumáticos y no había en ningún lado”, rememoró sobre el estado de situación que le tocó afrontar hace poco tiempo, en medio de la escasez que aqueja a la actividad.

En tanto, desde Llantas Rocabert precisaron que esta situación también aqueja a las llantas de los rodados.

“Estamos viendo que en algunas medidas hay faltante de neumáticos, pero es una situación que no sólo afecta a los neumáticos sino a las llantas, porque no entran aquellas que son importadas, a lo que se suma que hay escasez de la producción nacional”.

Por ello, “cada vez más se trabaja en la reparación de una llanta, cuyo valor es mucho más bajo porque una que es nueva resulta muy costosa”.

Pero este faltante no sólo afecta a Posadas sino que también se siente en otras comunas. En Puerto Iguazú, por ejemplo, sólo hay un local comercial que se dedica exclusivamente a la venta de neumáticos, que también se venden en cadenas de electrodomésticos en el afán de satisfacer la demanda.

“El faltante está muy acentuado. En Iguazú nunca hubo una gran inversión para la venta de neumáticos ya que tradicionalmente ingresan de contrabando a la ciudad. Actualmente, por los controles policiales no están ingresando grandes cantidades de neumáticos. Pero sí se nota que hay un faltante importante”, indicaron referentes de la actividad automotriz de la Ciudad de las Cataratas.

Y en este contexto, en esa zona de la frontera, muchas personas optan por pasar a Ciudad del Este con los vehículos para efectuar el cambio de las cubiertas, que resulta allí más barato.

Incidencia de la frontera

La apertura de la frontera impactó en el rubro de los neumáticos, ya que del otro lado del Paraná resulta más económica.

“La diferencia está más que nada en los costos y en los impuestos, sintiéndose más la diferencia con Paraguay. En el caso de Brasil no hay tanta diferencia de precios, cuya brecha radica en el IVA”, explicó Fontana sobre la diferencia de valores en la frontera.

En este sentido, explicó que los altos costos tienen que ver con la disminución en las importaciones.

“Antes se importaban 1.000 neumáticos y ahora 100, por lo que si la cantidad se hubiese mantenido, de mil y no de 100, los costos serían completamente diferentes”, explicó.

Por ejemplo, en el caso de un neumático de 14 pulgadas de industria nacional, el costo oscila los 17.000 pesos, valor que es aún mayor si es importado, superando los 20.000 pesos en este último caso.

En los comercios encarnacenos, la misma cubierta se consigue por alrededor de 7.000 pesos.

En tanto, Insaurralde subrayó que “con la apertura del puente disminuyeron mucho las ventas, ya que la clientela cruza, cambia los neumáticos allí directamente porque es mucho más barato. Son de otras marcas, por lo que la calidad no es la misma, pero es más barato. Desde ese entonces, estimamos que en mi caso particular las ventas disminuyeron considerablemente, de hasta un 50 por ciento”.

Reclamos impactaron en  la producción

Desde que comenzó el 2022, el sector de la producción de caucho encaró diversas medidas de fuerza, que incluyeron paro total de actividades, al solicitar incremento en las paritarias para la actividad.
El primer paro se realizó en febrero, que luego tuvo una segunda medida de fuerza durante marzo. Al no haber una respuesta, desde el Sindicato de Caucho, Anexo y Afines (Socaya) reiteraron el reclamo durante abril y mayo.
En una primera instancia, el cese de actividades se debió a una oferta del 10% de aumento para los haberes del sector.
Dichas medidas de fuerza complicaron la producción de la materia prima para la producción de neumáticos.
Hacia finales de mayo, desde el sindicato precisaron que se selló un 53% de incremento.