Falleció el goyano Aldo Gamboa, el primer boxeador correntino campeón argentino

0
154

Aldo Gamboa hizo 77 peleas en su extensa campaña, perdió 7 y empató 6, la mayoría por KO.

En el año 2006, el diario El Litoral le hizo una entrevista, de la cual extraemos los siguientes conceptos:

“Mis recuerdos son muchos -indicó Gamboa- pero me acuerdo muy bien cuando gané el título, frente a un grande del boxeo como fue sin duda Alfredo Bunetta. Fue una pelea muy dura, y me sentí muy contento por traer un título para Corrientes, sobre todo para Goya, me sentí muy satisfecho porque subí al ring con un objetivo que era traer el título argentino y lo logré frente a una gran figura como Alfredo Bunetta.”

“La definición llegó por nocaut técnico -aclaró en el décimo segundo round, ya que hasta ese momento, la pelea venía pareja, pero pude imponer mi potencia. No me considero un noqueador, yo peleaba y boxeoba, hacía ambas cosas. Si había que boxear, boxeaba bien, pero me gustaba más prenderme en el cambio de golpes, yo creo personalmente que una buena defensa, es un buen ataque. Yo no sabía mucho de técnica, pero también boxeaba, era más peleador y siempre iba al frente”.

De la diferencia que ve de su época a ahora, acotó que “sin duda era otra época, había más y mejores boxeadores, en mi categoría nomás había más de 300 en todo el país, éramos todos muy parejos, del mismo nivel, pero hoy el boxeo está desapareciendo, ya no hay más figuras y si las hay, son sólo dos o tres. Antes para llegar a pelear por el título, había que combatir con los mejores, no cualquiera llegaba, por eso digo que el sacrificio era doble. Pero a mí, el gimnasio me gustaba mucho, estaba siempre bien preparado, nunca dejaba de entrenarme, por la mañana hacía footing en los bosques de Palermo, a la siesta y a la tarde me entrenaba, pero si uno quiere llegar, tiene que hacer sacrificios, no queda otra alternativa”.

Sus comienzos

De cómo se inició en el boxeo y dónde, nos dijo que “ fue acá en Goya, un poco sin querer, porque un día entré a un gimnasio, estaba mirando y vino el entrenador y me dijo que no podía estar, que salga.

Entonces le contesté, bueno entonces me entreno, y así comencé en el gimnasio, con tal de quedarme a mirar. De a poco me empezó a gustar, aparte de muy chico fuí muy peleador,en la calle, en cualquier lado me peleaba, pero después fuí cambiando, ahora por supuesto veo las cosas de otra manera. Me fue gustando el boxeo y seguí, luego me tocó la Marina y fuí a Bahía Blanca, en Puerto Belgrano, allí me buscó un manager, Alfredo Felice que me vio condiciones y consiguió que me dieran permiso para entrenar en Bahía Blanca. Allí hice una campaña larga, pelée por el título bahiense, prácticamente era local y después, cuando salí de baja, me fuí a Buenos Aires, hablé con Tito Lectoure y me empecé a entrenar en el Luna Park. En mi trayectoria tuve muchos y buenos managers, me recuerdo de algunos como a Juan Olmedo en Goya, a Alfredo Felice y en el Luna Park los tuve a don Alfredo y Tino Porzio, todos me querían mucho, yo era dócil y obediente en el gimnasio. También tuve muchos y duros rivales, pero para mí el más duro fue Alfredo Bunetta, pero con Cachín Díaz fueron peleas duras, con Palavecino fueron peleas duras, con el brasileño De Souza también tuve peleas duras, en fin, todos éramos muy parejos, y tenías que pelear con todos. Antes era otra cosa, ahora el campeón elige con quien quiere pelear, es muy distinto.

La corona la perdí con Cachín Díaz en mi primer defensa, y al año siguiente la reconquisté frente al mismo rival y después abandoné el boxeo en el 62, siendo campeón. Después volví en el año 65, hice dos peleas, una en Bahía Blanca y otra en el Luna Park con Ricardo Moreno, que fue campeón argentino y sudamericano de los gallos. Gané las dos peleas, pero ví que no era el mismo de antes, entonces decidí dejar el boxeo definitivamente, creo que hice bien. En esa época el campeón era “Cucusa” Ramos. Ya estaba un poco cansado, me costaba hacer el gimnasio y me costaba dar el peso de la categoría, para cada pelea tenía que dejar de comer una semana antes y estaba dando muchas ventajas, así que lo pensé bien y largué.”

Fuente: Power Noticias y El Litoral