Está preso por homicidio, pero cobra un sueldo y horas extras como empleado de la Municipalidad de Morón

0
339

Durante la tarde del lunes, Eduardo Feinmann se hizo presente en su programa de noticias en LN+ y reveló un insólito caso: se trata de un empleado de la Municipalidad de Morón que sigue cobrando su sueldo, aunque está preso por homicidio simple en concurso real con tenencia de arma de guerra.

Según declaró el filoso periodista, el hombre fue encarcelado el 29 de septiembre y hasta el día de hoy, obtiene un sueldo con todos los adicionales, incluyendo horas extra y presentismo. Asimismo, no dudó en mostrar los recibos de sueldo de Jonathan Huviller, detenido en la unidad 9 del Servicio Penitenciario Bonaerense. El mismo cobra $68.445 como “administrativo temporario” dentro de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos.

Lejos de finalizar, Eduardo agregó que el padre del joven, Héctor Huviller, también es empleado de la Municipalidad Morón y estuvo detenido por una causa de narcotráfico. Fue así como el conductor remarcó: “El jefe y protector de ambos es Diego Spina, secretario de Obras Públicas de Morón”. Con respecto a este último, el periodista contó que fue presidente del Club Deportivo Morón, donde tuvo una gestión muy discutida.

Campaña de drogas en Morón

Hace tan solo unas semanas, una campaña sobre el consumo de drogas en el municipio de Morón, causó gran repercusión y descontento a lo largo del país. En un festival cultural y recreativo para toda la familia, repartieron folletos en lo que se “aconsejaba” sobre un consumo responsable.

Acordate de estos consejos. El porro conseguilo de fuentes confiables. Con la cocaína y las pastillas andá de a poco y despacio. Tomá poquito para que ver cómo reacciona tu cuerpo”, decía uno de los papeles. Fue así como realizaron tres denuncias penales contra el intendente Lucas Ghi.

Una fue formulada por el abogado Fernando Sarabozo, otra del representante de Jóvenes Republicanos Ulises Chaparro y la última del diputado de Juntos por el Cambio Waldo Wolff. Todas apuntan contra el jefe comunal y otros funcionarios de la Dirección de Juventudes.

Finalmente, desde el municipio se refirieron al contenido difundido y a los mensajes de los folletos. Allí, aseguraron que la estrategia se enmarca en el Programa de Reducción de Riesgos y Daños asociados al consumo de sustancias psicoactivas legales e ilegales, que lleva adelante la comuna.