Escándalo en la ERAGIA: Un profesor obligó a sus alumnos a estar cuatro horas parados bajo el sol

0
113

En profesor de la Escuela Regional de Agricultura, Ganadería e Industrias Afines, conocida popularmente por sus siglas: Eragia, obligó a sus alumnos a estar parados cuatro horas bajo el sol, les sacó sus elementos personales y no les permitió hidratarse. Dio por terminado su irracional “castigo” por la pérdida de una piedra de afilar sólo cuando una de las alumnas cayó desmayada.

La denuncia se hizo pública por medio de las redes sociales, aunque el docente, que ya tendría otros antecedentes por conductas inexplicables, fue denunciado en la comisaria decimosexta de Corrientes por la tutora de una chica que es madre y que fue obligada a estar en el lugar con su bebé al que tampoco pudo dar de comer.

El profesor acusó a sus alumnos de robar una de sus herramientas de trabajo, una piedra de afilar con un supuesto alto valor sentimental”. Como “castigo”, los retuvo por más de cuatro horas bajo el sol. Desde las 11 hasta las 14.30 parados bajo el sol, sin poder tomar agua, sacarse los abrigos, almorzar ni ir al baño.

El caso sucedió el pasado jueves 20, y fue puesto en público en las redes sociales por Ailin Morales, hermana de uno de los estudiantes que fue víctima del “castigo”. “Les prohibió que se sienten o apoyen porque “así iban a aprender”. También les sacó los celulares y les prohibió que se comuniquen con sus padres. Durante todo el tiempo, los violentó verbalmente y los amenazó con medidas disciplinarias”, relato la joven.

Morales relató que “cuando una alumna le dijo que necesitaba agua y tomar una pastilla, el profesor le dijo: “A mí que me importa, vos te podés morir si querés y a mí no me importa hasta que aparezca la piedra”. A otra alumna “que es mamá no la dejó salir para darle de comer a su bebé. Su cuñada lo llevó para que le dé de comer y el profesor le dijo a esa otra chica que, si pasaba, ella también se tenía que quedar ahí en el sol con los alumnos”.

Ailin contó en un tuit que el proifesor, cuya identidad aún no fue revelada, “sacó bidones de agua para que vean que él sí tenía, pero que no les iba a dar. Unas chicas tuvieron que pedirle a una vecina del colegio que les convide agua a escondidas”.

Era un grupo de aproximadamente 40 alumnos de cuarto año y algunos alumnos de sexto año que estaba aún en la sección de granja organizando las herramientas para retirarse, porque su jornada es de 8 a 11 y de 14 a 19.  Según la denuncia “estaban trabajando más chicos en el lugar, que ya se habían retirado; y había otro personal colaborando. Los que quedaron retenidos permitieron que se les revise las mochilas y sus pertenencias”.

El sádico que ejerce de profesor en la institución, para que se encontrara el objeto perdido, “quería que escarmienten, sobre todo los más chicos, para que respeten. En definitiva, la pérdida de la herramienta pasó a un plano secundario. Él quería darles un castigo ejemplificador porque, según él, fue militar y así se le enseñaba”, remarcó Ailin.

El director de la institución, desde la que aún no se conoció ningún pronunciamiento pese a los días transcurridos,  fue informado del hecho pero según los padres de los chicos “castigados” no se comunicó con los familiares de los estudiantes. “Los padres –relato Ailin Morales- se enteraron por otro tutor al que no le permitían retirar a su hijo. solo los dejaron irse porque llegó la situación a tal punto que una alumna tuvo un ataque de pánico y se desmayó”.

El director aseguró que se iban a tomar las medidas legales correspondientes y que el docente se iba a hacer totalmente responsable de los hechos, aunque pidió que se espere hasta este lunes para hacer una reunión.

Según la joven, “hasta el sábado, algunos chicos estaban con fiebre y bastante quemados por el sol del mediodía. Esa noche, había chicos de 17 años llorando y realizando la denuncia con sus papás”, precisó.

Fuente la republica