En total unos 12.000 trabajadores de larga distancia no cobraron el sueldo de abril

0
171
En el caso de media distancia, en Misiones ya se presentaron los protocolos para el regreso, que se encuentra actualmente en estudio. Mientras tanto, los empresarios aguardan expectantes poder retornar a las rutas (ver Firmas de media…).
No obstante, el caso de larga distancia es un poco más complejo. Es que fue uno de los servicios que se detuvo incluso antes de decretada la cuarentena obligatoria, y probablemente sea uno de los últimos en restablecerse, teniendo en cuenta el pedido de las autoridades de no movilizarse y el cierre de fronteras internas en las provincias.
Ante este panorama, las empresas de larga distancia llegaron a un acuerdo con el Ministerio de Trabajo de la Nación con el fin de acogerse al programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP), para que sea el Estado el que se encargue de abonar los salarios de los trabajadores en esta etapa, ya que –de acuerdo a lo que remarcan las firmas – el servicio no cuenta con subsidios ni nuevos ingresos.

Las cámaras

Empero, las diferentes cámaras empresarias de larga distancia plantearon la preocupación al manifestar que solamente el 30 por ciento de los trabajadores cobró dicho ATP. De esta forma, a través de un comunicado, la Asociación Argentina de Empresarios del Transporte Automotor (Aaeta), la Cámara Argentina de Transporte de Pasajeros (Catap), la Cámara Empresaria de Larga Distancia (Celadi) y la Cámara Empresaria de Autotransporte de Pasajeros (Ceap) indicaron que “la larga distancia se encuentra en una situación extremadamente complicada, con la satisfacción de las necesidades básicas de sus trabajadores comprometidas y la sustentabilidad de las empresas en serio riesgo”.

A la espera

Gustavo Gaona, vocero de Celadi, explicó en diálogo con el programa Acá te lo Contamos por Radioactiva 100.7, que de 17.000 trabajadores de larga distancia, solamente el 30 por ciento cobró, mientras que los demás siguen a la espera.
“Estamos muy preocupados, hace más de 60 días, incluso antes de la oficialización de la cuarentena, se suspendió el servicio de larga distancia que conecta 1.600 destinos a diario.
Desde entonces estamos detenidos, a excepción de algunos viajes de repatriación. Con lo cual, cayeron los ingresos presentes y futuros”, argumentó.
Seguidamente, contó que “el sector acordó un salario que iba a ingresar en su totalidad vía ATP, se llegó al acuerdo en el Ministerio de Trabajo, con el gremio y se presentaron los listados de trabajadores en tiempo y forma. Pero lamentablemente estamos a poco de empezar el mes de junio y sólo el 30 por ciento de los trabajadores recibió esa asignación correspondiente a abril”.
“La situación de desesperación de las empresas es grande pero más aún de los trabajadores. No fuimos incluidos por cuestiones burocráticas, funcionamiento del sistema, un día aparece la empresa incorporada y al otro día no está más, otro día está en análisis. Tras semanas de negociaciones, más de 12 mil familias no reciben sus ingresos”, planteó.

Panorama complejo

En el comunicado, las cámaras remarcan que las compañías de ómnibus que conforman el servicio público y regular de larga distancia “atraviesan una situación crítica y enfrentan un panorama futuro realmente incierto”.
“Con un déficit que crece día a día y se estima en millones de pesos diarios, entre pagos de servicios, impuestos, alquileres de boleterías en terminales, leasing por renovación de flotas, créditos tomados, cheques rechazados, etcétera, y sin ingreso alguno, la totalidad de empresas que conforman esta actividad se acercan a un escenario irreversible de quebranto”, determinaron.
Al respecto, Gaona alertó que aún no se saben cómo algunas firmas saldrán de estas circunstancias.
“Hay muchas empresas que llegaron a una situación bastante difícil, atravesando procedimientos preventivos de crisis, al límite, por lo cual veremos cómo salen de esto. Cada día que están detenidos son millones de pesos que hay que seguir pagando”, puntualizó.
Al tiempo que ratificó la inquietud ante el escenario que se vive. “Trasladamos la preocupación al Estado, pensando en los 17 mil trabajadores que componen la larga distancia. Se trabajó muy fuertemente, en conjunto, en el que participó el gremio, se logró que el sector se incluyera al ATP que en el caso particular de larga distancia, se consensuó un ingreso único específico para todos los trabajadores, garantizando un salario que iba a ser aportado por el Estado ya que nosotros no contamos con otros tipos de subsidios”.

Protocolos

Sobre un posible regreso, el vocero de Celadi adujo que no se sabe a ciencia cierta cuándo sería, pero adelantó que se están trabajando en protocolos unificados, pensando principalmente en aquellas provincias que están en mejores condiciones sanitarias.
“Cuando hablamos de fechas, no las tenemos, pero sí sabemos que cuando el servicio comience no será en todos lados y por igual. Hay provincias que seguramente van a empezar un poco antes y estamos trabajando en protocolos específicos para garantizar el normal funcionamiento. Y también trabajando en lo que se conoce como corredores seguros entre las provincias que han demostrado tener una condición sanitaria mejor que en Buenos Aires”, aseveró.
Y apuntó: “Se trabaja en un plan junto a la Comisión Nacional de Regulación de Transporte, y además hay terminales que presentaron sus propios protocolos. Estamos tomando las mejores experiencias de las distintas provincias para presentar un protocolo unificado y en las próximas horas será presentado ante la autoridad nacional, que incluya a todos los sectores y sea trasladado a las distintas provincias”.

Firmas de media distancia aguardan por respuestas

Los empresarios y trabajadores de media distancia se encuentran a la espera de una respuesta por parte del gobierno nacional al pedido de reactivar las actividades. Si bien el retorno no sería del 100%, sí ayudaría a generar nuevos ingresos, que en estos momentos son nulos.
La Cámara Empresaria de Media Distancia ya presentó un protocolo para el sector, y también lo hicieron distintas empresas como el caso de Río Uruguay, basados en medidas específicas para pasajeros y trabajadores.
Otro de los empresarios que presentó el proyecto y aguarda expectante la respuesta de la Provincia es Carlos Martignoni, propietario de la firma Martignoni Hnos. Argentina. En diálogo con El Territorio, remarcó que “en lo que es interurbano, vemos que están desvinculadas las localidades, con todo lo que eso implica en lo social, económico, laboral, hay mucha gente que viaja por tema de salud también”.
“Son dos meses que se hacen largo porque la empresa no sólo dejó de trabajar, sino que los empleados mismos quieren volver. Los usuarios también llaman y nos preguntan, y nuestra respuesta es que no depende de nosotros, sino de los administradores estatales. La gente quiere ocupar los servicios y nos dicen que pagan taxis o remises y son carísimos”, dijo.
La empresa Martignoni nuclea a unos 25 empleados y espera la reactivación tras haber elevado el protocolo. “El trabajo te da una función social y los sueldos se pagan, pero no es lo mismo para los trabajadores del punto de vista de la empresa, porque nos creamos con un fin específico social que no lo estamos cumpliendo”, manifestó.
 “Como media distancia nunca recibimos aportes nacionales, solamente provinciales, que en principio eran para cubrir mayores gastos de gasoil y como no estamos trabajando lo aplicamos a sueldos, pero no alcanza esa plata”, sostuvo.
Y concluyó: “No tenemos proyecciones, y estamos así, sin  precisiones”.
Fuente el territorio