El Gobierno autorizó aumentos en las tarifas de televisión, internet y telefonía

0
56

El Gobierno autorizó dos aumentos de 9,5% cada uno para las tarifas de internet, telefonía fija y móvil, y televisión por cable y satelital, a aplicarse en mayo y julio próximos. Esto, en medio de la fuerte inflación que atraviesa el país y de la «guerra» que propuso el Gobierno contra ella.

La medida se anunció a través de la Resolución 725/2022, publicada este lunes en el Boletín Oficial y en ella también se dispuso un incremento específico de los valores máximos que pueden cobrar las compañías de telefonía celular en la modalidad prepaga.

Esta actualización se suma a la que se realizó en enero pasado, que fue del 9,8% y alcanzó solamente a las empresas de internet, telefonía fija y televisión por cable y satelital, que tengan menos de 100 mil clientes.

Con los dos incrementos, la suma acumulada será del 19% y será aplicada a «cualquiera de sus planes en las modalidades pospagas y mixtas».

Los precios para la «modalidad prepaga pura» de la telefonía celular quedaron fijados de la siguiente manera:

a) Recarga de 50 MB de datos móviles por día: $27,40 en mayo y $30 en julio, con impuestos incluidos.

b) Segundo de voz: $0,42 en mayo y $0,46 en julio, con impuestos incluidos.

c) SMS: $5,50 en mayo y $6 en julio, con impuestos incluidos.

El Ejecutivo nacional advirtió a las compañías que incumplir con esta medida «se entiende violatorio de los derechos de los clientes y las clientas e incumplimiento de las obligaciones de los prestadores y dará lugar a la aplicación de las sanciones».

En esa misma línea, la ENACOM indicó que cualquier cambio que las empresas «eventualmente realicen sobre sus planes, precios y condiciones comerciales con arreglo a las autorizaciones de incrementos aprobadas en la presente Resolución, deberán ser comunicadas».

De aplicar aumentos «que supere los valores expresamente autorizados», las compañías deberán reintegrar a sus usuarios en la próxima factura a emitir, con actualización e intereses sujetos a la misma tasa de interés que aplican por mora en el pago.