El 90% de la población transexual vive en situación vulnerable y de calle”

0
14

En Curuzú Cuatiá, una de las candidatas a concejal por la Lista 40 de Libres del Sur (LDS) para participar en los comicios del 2 de junio es María “Maru” Soberón, una mujer transexual que desde muy pequeña luchó contra la discriminación, por la identidad de género, y por la inclusión laboral y social. Con sus 33 años, se vuelve a postular para concejal, pero ahora está primera en la lis­ta. En 2017 estaba en segun­do término.

En una entrevista profun­da con NORTE de Corrien­tes, “Maru” habló sobre sus deseos de llegar a ser con­cejal de Curuzú Cuatiá para bregar por los derechos de los vecinos, con proyectos tendientes a generar con­ciencia social en materia inclusiva y facilitar el acceso a puestos dignos de trabajos para todos. Maru siempre acompañó la lucha de los más vulnerables y está com­prometida con la sociedad para superar prejuicios en cuanto a la identidad de gé­nero, ya que según ella, aún hay muchas cosas por supe­rar como el cupo laboral, el acceso a una vivienda digna, y superar la homofobia en muchos ámbitos sociales. En diálogo con este matuti­no, respondió:

— ¿Desde cuándo mili­tás en política?

— Hace tres años que vengo trabajando en el par­tido Libres del Sur, en el cual hoy tengo la suerte de estar primera en la lista. Es una gran posibilidad de trabajar y transformar las políticas públicas. También de hacer visibles los problemas y pre­juicios que tiene la comuni­dad por el simple hecho de manifestar la orientación sexual libremente y no coin­cidir con la hetereonorma, pero hace mucho tiempo trabajo para los que menos tienen porque hace cinco años que estoy militando en política, pero desde los 17 años que vengo ayudan­do a la gente. Me interioricé mucho en lo que es la lucha por la igualdad y he logrado bastante. En 2015 fui la pri­mera chica trans que obtuvo el primer DNI femenino en Curuzú Cuatiá. Hasta yo no puedo creer todo lo que lo­gro, pero también tiene mu­cho que ver el vínculo que me rodea, tanto familiares como amigos, y lugares que frecuento.

— ¿Tenés participación activa en otras organiza­ciones?

— Participo en Barrios de Pie, en Curuzú Cuatiá em­pezamos a implementar en 2017 y hacemos varias acti­vidades sociales y comuni­tarias, como el mejoramien­to de viviendas. Tengo dos merenderos, damos apoyo escolar, también implemen­té los talleres de oficio, en eso detectamos violencia intrafamiliar, violencia de género, todo tipo de violen­cias, como lo son las adiccio­nes. Estamos en dos barrios de Curuzú, el Yaguá Rincón y el Ralin, que son los más vulnerables y les damos merienda a más de 50 ni­ños todos los días. También participo en una asociación como ATA, que tiene filial en Corrientes. El año pasado presentamos un proyecto de ley integral trans a la Legis­latura, que tiene que ver con la problemática que tiene la población travesti, tran­sexual y transgénero. En ese proyecto nosotros exigimos cupos laborales, igualdad de derechos y la posibilidad de acceder a una vivienda, por­que el 90% de la población trans está en situación vul­nerable y de calle. Y como fue rechazado el proyecto sobre el cupo laboral hace algunos años, entonces no­sotros con ATA, acompaña­dos con Inadi, presentamos este proyecto de ley integral el año pasado año.

— ¿Cuál es tu objetivo de participar en política?

— Mi objetivo de partici­par en política es una forma de construir una sociedad más inclusiva y con menos prejuicios. Personalmente, tengo la suerte de haber­me criado en un ambiente armónico, donde mi fami­lia me acompañó desde un primer momento, pero no todas tuvieron la misma suerte. En Curuzú, el 70% de la comunidad trans es ex­pulsada de sus hogares, tie­nen muchos problemas de discriminación en todos los ambientes y nos preocupa que asesinen a las compañe­ras por manifestar su condi­ción sexual diferente.

— ¿Sentís el acompaña­miento popular, creés que el pueblo te elegirá?

— Tal vez el pueblo me elija para que lo represente, o tal vez no, pero mis ganas de luchar y trabajar seguirán intactas como el primer día. Pero siento el acompaña­miento de la gente cuando voy a un acto, cuando hago una actividad en los barrios.

— ¿Alguna vez te dedi­caste a otra cosa que no sea la política?

— Era empleada domés­tica antes de militar en polí­tica. Igual, con la gente que trabaja tenía buena relación. Después me invitaron a par­ticipar en política y empecé a tener inconvenientes con mi jefe, porque como tenía que viajar, tenía que faltar a mi trabajo y entonces tuve que renunciar a mi trabajo de empleada doméstica.

— ¿Hace cuántos años te diste cuenta de que que­rías ser mujer? ¿Cuál fue la reacción de tus familiares?

— Desde que tengo uso de razón me sentí identificada con el sexo femenino. Cuan­do mi papá me vio vestida de mujer no fue un problema, siempre sentí su acompaña­miento. Las únicas palabras que recuerdo que me dijo es que me cuide. Mi mamá a los 10 años me descubrió cuando comencé a usar sus maquillajes, y ella también ya sabía de mi orientación sexual y me acompañó. No soy operada. Estoy haciendo un tratamiento hormonal.

— ¿Qué opinas de la po­lítica actual?

— A nivel nacional la po­lítica es un fracaso, la políti­ca como gobierno. Aumentó el nivel de pobreza, cerraron muchas fábricas, no avanza­mos en las leyes. A nivel pro­vincial hay cosas buenas en las que se avanzaron, pero todavía hay mucho por ha­cer y en lo local hay muchos cambios, pero en el tema in­clusivo hay que seguir traba­jando. s

DESDE HACE VARIOS AÑOS, MARU REALIZA TAREAS COMUNITARIAS Y SOCIALES EN SU COMUNIDAD.

Propuesta de campaña

Maru Soberón señaló que, en caso de ganar la conce­jalía, el primer proyecto al que aspira es la construcción de un refugio para mujeres que padecen violencia de género. “En Curuzú aumentan cada vez más los casos de violencia sobre la mujer y más sobre las chicas trans, sólo por su condición sexual, es por eso que quiero avan­zar con la iniciativa de crear un refugio para mujeres en estado de vulnerabilidad”, afirmó.