Ejemplares de la fauna local comenzaron a avistarse por la cuarentena

0
360
A raíz del confinamiento humano, alrededor del mundo comenzó a darse un fenómeno ambiental positivo. Los ríos se ven más limpios, se respira aire más puro y comenzaron a aparecer especies de animales que comúnmente no se ven.
En Misiones existe una fauna autóctona muy amplia y gran parte de estos animales empezaron a pasearse por rutas y zonas urbanas, aprovechando la calma y el silencio que regalan las ciudades por estos días.
El pasado mes, El Territorio había dado a conocer el caso de un puma que apareció en una casa del barrio Kindgren, de Oberá. Luego, en los Saltos del Moconá se pudieron avistar carpinchos y ejemplares de tucanes, algo que hacía años no se veía. En tanto, este lunes se dio aviso de un cachorro de gato onza trepado a un árbol de pino, a unos 15 metros de altura, en el Parque Acuático Urugua-í, de Puerto Libertad.
Ante este escenario, este matutino dialogó con Mario Vialey, ministro de Ecología de la provincia. “Estamos teniendo aparición de aves y de la fauna en todos los lugares de la provincia. Ahora las aves están a la orden del día. Los pecaríes, que se están pasando de un área a otra, antes no se veía y eso les llamó la atención a los guardaparques: ellos no pasaban la ruta y ahora están pasando”, comentó.
“También están los tucanes, que empiezan a migrar hacia las ciudades y los chicos como los ven quieren agarrar, por eso nosotros estamos yendo a esos lugares para explicarles que no lo hagan”, agregó.
En este sentido, explicó que al encontrarse con este tipo de animales, es importante dejarlos circular. “Por ejemplo, en el caso del ocelote en Puerto Libertad, están haciendo vigilancia, apagaron las luces del lugar, sacaron los perros que están por ahí porque él se asustó y subió, va a bajar cuando sienta que no hay riesgos”, dijo.
Además, sostuvo que “en Apóstoles aparecieron unas aves en el Parque Centenario que pensamos que eran de la zona, pero indagamos y son del Sur, de Bariloche. No sabemos cómo llegaron”.
Es precisamente esa particular escenografía, sin industrias ni ruidos propios de una ciudad, lo que ocasionó que los animales silvestres se animaran a explorar y a mostrarse libremente.“Ahora nosotros estamos en la jaula y ellos están libres. Hay mucha gente que tomó conciencia y profundiza más en esta crisis que tenemos para ver las cosas que no estábamos viendo”, manifestó Vialey.
Desde este punto de vista, afirmó que para eso los guardaparques están trabajando y patrullando permanentemente las zonas donde aparecen ejemplares. “Hay animales que como llegaron a la ciudad y se meten a los patios de las casas, van a buscarlos y los llevan al parque El Puma para recuperarlos. Muchas personas los vieron muy mansos, entonces los agarraron de mascotas, les cortaron las alas a los pájaros, pero después se dan cuenta de que no es el ambiente de ellos y nos llaman para que podamos recuperarlos. En esos casos se los lleva a El Puma, hay que dejarlos que bajen su estrés y después enviarlos a la selva”, explicó.

Guardaparques

Santiago Bellitti, guardaparque provincial del Parque Moconá (San Pedro, en el límite con El Soberbio), expresó su preocupación debido a que comenzaron a verse especies cruzando la ruta.
“El día que se normalice todo van a estar en peligro, porque se están acostumbrando mucho a que no haya movimiento. Va a haber que insistir mucho con el tema de la velocidad para prevenir accidentes. De todas formas es interesante ver cómo se manifiesta la presencia de estos animales, como venados, pecaríes y zorros”.
Según comentó, otros animales que se ven bastante son los carpinchos en la costa del río, que al no haber movimiento de lanchas empiezan a salir, “hasta los yaguaretés podrían andar por ahí”, aseveró.
En concordancia con Vialey, Bellitti aseguró al encontrarse con estos animales, “hay que dejarlos libres, no molestarlos ni tratarlos de capturar porque en el intento se puede lastimar al animal y también la persona”. Y agregó: “Tratar de agarrar un coatí, por ejemplo, es peligroso, tiene unos dientes terribles. O tratar de agarrar un monito también es peligroso para el animal y la persona”. En estos casos, sobre todo si aparecen el casco urbano o en el patio de una casa, lo correcto es llamar al Ministerio de Ecología.
Si bien algunas especies se animan a pasear por las calles, otras, acostumbradas a recibir comida de los humanos, realizan acciones desesperadas para alimentarse.
En el Parque Iguazú, donde están las Cataratas, es lo que está ocurriendo. Allí circulaban por día miles de personas, quienes -contra las indicaciones- daban alimento a los coatíes y monos. “Si la gente se ponía a comer un sándwich en la pasarela los animales avanzaban, pero ahora tuvieron que volver al monte al no tener el alimento que le daban los turistas”, aseveró Bellitti.
Cuando no está trabajando, el guardaparque tiene su domicilio en Posadas, donde aseguró que vio pájaros carpinteros, por la zona de Urquiza y San Martín. “Ayer andaba un chimango parado en una antena”, añadió.
Por su parte, Roque Soboczinski, intendente de El Soberbio, especificó: “En la zona de la ruta 2, después del arroyo Paraíso hasta la Reserva de Biósfera Yabotí y el Parque Moconá, donde está todo el pastizal en brotación, atrae a los carpinchos, venados, zorros y otras especies que se alimentan de eso. También hay un roedor que aparece mucho que acá se dice cutia”.
Finalmente, valoró el trabajo de los guardaparques, quienes continúan afirmando su compromiso con la preservación de las especies y cuando pueden, toman imágenes para compartirlas con la comunidad. “La gente está contenta de poder avistar todavía ejemplares de esta magnitud”, concluyó.
Si alguien avista un animal salvaje debe dar aviso de inmediato a las autoridades y evitar contacto con la especie. Comunicarse al 0376-4368484 o a la Línea 105 de Emergencia Ambiental.

Fauna de Misiones
  • Carayá: Mono robusto de melena, barba y garganta engrosada y con cola prensil.Pasan la mayor parte del tiempo en los árboles realizando movimientos lentos entre las ramas.
  • Venado: Es la mayor de las tres especies presentes en la provincia. Es de color pardo con un leve tinte rojizo. Suele andar solo o en parejas, apareciendo en zonas abiertas, frecuentando campos y zonas cultivadas.
  • Pecarí: Al igual que los cerdos, los pecaríes poseen un hocico que termina en un disco cartilaginoso y ojos pequeños en relación al tamaño de su cabeza. Habitan en madrigueras o con frecuencia bajo las raíces de los árboles. Los pecaríes reaccionan en conjunto si se sienten amenazados.
  • Puma: Es un animal solitario. Sólo las madres y sus cachorros viven en grupos. Es discreto, es más activo en torno a amanecer y al anochecer. El tamaño del hábitat y la abundancia de pumas, dependerá del terreno, la vegetación y la abundancia de presas.