Enjambres de abejas mataron a cuatro perros

0
91

La llegada de la primavera y la floración de plantas y flores son algunos de los factores del incremento de la población de abejas. Esto es por demás productivo para la vida del hombre a nivel mundial, sin embargo se transforma en un “arma de doble filo” según en el lugar en que se produzca. En la ciudad es muy peligroso y prueba de ello es que en los últimos días, cuatro perros murieron en Posadas y Garupá producto de las cuantiosas picaduras de abejas que sufrieron.

El primero de los casos sucedió en el barrio Villa Urquiza de la capital provincial. Allí, un pitbull american bully fue atacado por un enjambre en el patio de su propia vivienda. En el segundo episodio, en Garupá, tres canes, dos de ellos de raza yorkshire (similares a Jazmín, el perro que tenía la actriz y conductora Susana Giménez) y una cane corso, la cual estaba embarazada, perecieron de la misma manera que el pitbull: quedaron “encerrados” en el patio y fueron acorralados por miles de abejas que le dieron el peor final en su propio domicilio y ante la ausencia de sus dueños.

Ambas situaciones fueron atendidas por el reconocido veterinario Ricardo “Tito” Luzuriaga, quien relató a PRIMERA EDICIÓN que “en el primero de los casos, se trató de un perro pitbull, de unos 30 kilos, que residía muy cerca de nuestra veterinaria, acá en Villa Urquiza. El animal llegó muerto y tenía en su cuerpo más de mil aguijones de abeja”.

“Lastimosamente, el dueño se fue a trabajar y cuando vino, su perro estaba inconsciente debido a la gran cantidad de picaduras recibidas desde hacía ya varias horas. Acá llegó ya sin vida”, completó.

Con respecto al episodio de Garupá, “la dueña de los perros se acercó a nuestro local con dos yorkshire y una cane corso, que además estaba embarazada. Al igual que el caso de Villa Urquiza, el patio fue una trampa mortal, ya que no tuvieron un lugar donde escapar, sin ningún humano que pudiera ayudarlos, ya que la dueña se encontraba en su lugar de trabajo. Al local llegaron con un shock anafiláctico y, pese a que hicimos todo lo humanamente posible, no pudimos salvarlos”, se lamentó Luzuriaga.

 

A prestar especial atención

A raíz de estos episodios, el veterinario encendió la voz de alerta y remarcó: “En esta época del año hay que tener mucho cuidado, no sólo por nuestras mascotas, sino también por los niños, especialmente, y también por los adultos. La reproducción de las abejas es en esta estación, al igual que en verano, en forma ascendente; y en Posadas y en Misiones en general hay mucho alimento para ellas en el ambiente: flores, plantas y árboles están en pleno florecimiento. Misiones en ese aspecto es preciosa. Y una sola colmena puede albergar a 150 mil ejemplares”, recordó.

“La gente sale a trabajar y deja al perro solo en el patio, pero con todas las puertas y ventanas de las casas cerradas; y eso, ante un ataque de abejas, es una trampa mortal. Tam poco se los debe dejar atados, eso es otro cepo sin salida. Estos son los primeros casos, pero puede haber varios más. Hay que estar alertas, prestar atención y tener mucho cuidado”, recomendó.

Además, advirtió que “los intensos calores u otros factores, como mover el panal, atacarlas con piedras o fuego, las ponen agresivas y eso puede desatar una tragedia si no actua personal idóneo”. Por eso, ante la observación de un panal de abejas, se debe llamar a los Ministerios de Ecología, del Agro o en su defecto a los Bomberos, y no actuar en forma personal, ya que el desenlace puede ser lamentable.

Fuente primera edicion