Doble homicidio mafioso: la Cámara de Apelaciones avaló que el presunto ideólogo de las ejecuciones siga preso

0
69

La Sala 1 de la Cámara de Apelaciones en lo Penal y de Menores avaló la decisión del juez de Instrucción Tres de Posadas, Fernando Verón, de rechazarle la excarcelación a Martín Vedoya, uno de los imputados que tiene la causa por el llamado “doble homicidio mafioso”, que tuvo lugar en el barrio Tacurú de la capital provincial y que le costó la vida a Sebastián Vega y a Rodrigo Ibarra.
El abogado de Vedoya, José Luis Rey, había apelado la resolución del juez Verón, quien se opuso a la excarcelación. Por eso, el incidente llegó hasta el tribunal de alzada.
Los magistrados José Alberto López y José Mass entendieron que habría riesgo procesal si se lo libera al sospechoso. Esto es, su liberación puede obstruir la investigación. Se tuvo en cuenta que hay sospechosos prófugos y que la pena para el delito de “homicidio calificado”, que se le imputa al hombre, contempla la pena más dura de todas: la prisión perpetua.
Vedoya es considerado autor ideológico de las ejecuciones de Vega e Ibarra. La misma Sala 1 había confirmado su prisión preventiva, al igual que la de Luis Morínigo-Sosa, apuntado como uno de los autores materiales.
Además de ellos, pero en libertad, están ligados al expediente como imputados Ricardo Vázquez, Denise Candia y los padres esta última (Roberto y Silvia).
Vega e Ibarra (en la foto de arriba) fueron acribillados en el interior del auto Chevrolet Agile que la hermana del primero le había prestado para que fuera a una reunión a la que lo había convocado Vázquez. Este le había prometido a Vega ponerle en contacto con una persona interesada en comprarle marihuana, según consta en el expediente. Pero Vega se encontró con una trampa: no se topó con el comprador, sino con dos hombres que habían decidido ejecutarlo, supuestamente porque el muchacho habría alertado a las autoridades acerca de los movimientos delictivos de un cartel del narcotráfico regional.
A Vega también lo habrían acusado de “mejicanear” droga a esa mafia. Ibarra, allegado de Vega, habría estado en el lugar equivocado en el momento equivocado.
Los cuerpos aparecieron el 17 de diciembre de 2015 en una calle del barrio Tacurú. Acribillados.
La causa tiene un prófugo: Néstor Fabián Rojas, alias “Carlos” o “Negro”, apuntado como el otro sicario.