Denuncian que abusaron a menor en misión religiosa en Ituzaingó

0
31
Una experiencia misionera en la Isla Apipé (Ituzaingó) desarrollada bajo la órbita del Obispado de Santo Tomé, terminó en escándalo después de que los padres de una adolescente de 14 años denunciaran que fue abusada sexualmente por un integrante del mismo contingente religioso, de 18 años.

De acuerdo a la presentación que hicieron en la Fiscalía 8, el ataque habría sido cometido en medio de una actividad nocturna, aunque todo es materia de investigación porque el acusado se habría defendido diciendo que eran novios. De todas maneras quedó detenido.

En la víspera los investigadores correntinos tomaron testimoniales y se esperaba que la joven sea sometida a una serie de estudios médicos que ayudarían a confirmar si hubo acceso carnal. Deberá declarar en Cámara Gesell en los próximos días.
Si bien no trascendieron muchos datos desde el ámbito judicial, se supo que la menor formaba parte del centenar de adolescentes y adultos que desembarcaron en la localidad el pasado 3 de enero, para misionar por los barrios ofreciendo a los vecinos una serie de actividades religiosas pero también entregando medicamentos y ayudando a pintar las casas de las familias.
La misión religiosa, que se repite anualmente, debía extenderse hasta el 13 de este mes pero habrían decidido terminarla antes de tiempo, sobre todo ante la preocupación de los padres de los demás jovenes.
«Cercanía con la menor»
 
El Territorio se comunicó ayer con el Obispado de Santo Tomé, pero mencionaron que por ahora no emitirán declaraciones más allá de un comunicado subido en su página de Facebook en el que confirmaron el tenor de la denuncia y se pusieron a disposición de la Justicia para que el hecho se esclarezca.
«Se tomó conocimiento de la denuncia presentada ante la Fiscalía de la ciudad de Ituzaingó, acerca de supuestos hechos de violencia de género y abuso sexual cometidos contra una menor de edad en el contexto de una actividad de verano que realizaba un grupo de adolescentes, jóvenes y adultos en la Isla Apipé, jurisdicción de la parroquia Nuestra Señora de Loreto de Ituzaingó, desde el 3 de enero del presente año», admite el comunicado, que luego explica: «Ante esta situación el Obispado quiere expresar su solidaridad y cercanía con la menor y con su familia. Asimismo, desde el primer momento se ha puesto a disposición de la mencionada familia y de la Justicia, a fin de que se investigue el hecho denunciado para su pronta clarificación. Inmediatamente se designó al vicario general (Héctor Aguirre) para que se pusiera en comunicación con la familia de la menor y los acompañara como delegado del obispo en aquellas acciones tendientes a esclarecer el hecho».

Sobre el final el comunicado manifiesta que «la iglesia y por tanto la Diócesis de Santo Tomé repudian todo tipo de violencia, especialmente aquella ejercida contra los menores y su integridad física y sexual».

Fuente el territorio