Covid-19| Corrientes: Casi sesenta trabajadores de Salud en aislamiento por la filtración del virus

0
383

Corresponden a dos centros sanita­rios. Los hisopados dieron negati­vos en primera instancia. Flexibiliza­ron el bloqueo en un vecindario.

 

Tras las luces de alerta que se encendieron el viernes cuando se confirmó que una médica del hospital Llano de esta ciudad dio positivo para el Covid-19, lo que motivó la activación del protocolo en esa institución y también en un barrio de esta capital, con el correr de las horas el clima de preocupación se fue aliviando a medida que se conocían los estudios de laboratorio.

 

No obstante continúan en vigencia todas las medidas de seguridad, pero se adoptaron algunas flexibilizaciones especial­mente en el vecindario que había sido bloqueado por completo. Ayer a la tarde se habilitó la circulación en ca­lle Guastavino, en el barrio San Martín.

 

El protocolo obligó a ais­lar y realizar hisopados a 19 personas del hospital, entre médicos, enfermeros y asistentes, donde cumple servicio la doctora que se contagió por contacto con un penitenciario enfermo de coronavirus. En paralelo, el mismo día, también fue­ron sometidos a estudiados 37 trabajadores del Instituto de Cardiología, quienes ha­brían tenido contacto con una criatura que estuvo en el centro de salud y se en­cuentra internado en el Sa­mic, de El Dorado, provincia de Misiones, también con resultado positivo de corna­virus.

 

Los dos casos, que se die­ron casi en simultáneo, mo­vilizó todos los resortes que dispone la Provincia para enfrentar la pandemia. Los episodios concurrentes rea­firmaron la preocupación de las autoridades por el daño que puede ocasionar la fil­tración del virus en el ám­bito de la Salud. La muestra está a la vista, 56 profe­sionales están obligados a cumplir aislamiento.

 

Si bien la información fue manejada con mucha reser­va, en la jornada de ayer se pudo confirmar que todos los hisopados del primer testeo realizado dieron ne­gativo, aun así siguen en cuarentena, algunos en un hospital céntrico.

Respecto al aislamien­to de la calle Guastavino al 2100, que se realizó por la tarde del viernes, el co­misario Félix Barboza, destacó que, si bien en un primer momen­to se colocó vallado en toda la cuadra, luego la medida tuvo marcha atrás. “La idea no era bloquear la cuadra completa, sino solamente el domicilio de la médica in­fectada”, remarcó.

 

En ese sentido, explicó que los vecinos de la cuadra pueden moverse con nor­malidad. Pero recomendó que “quienes no tengan que salir de sus casas, que no lo hagan, porque el aislamien­to obligatorio rige en todo la provincia”. La vivienda en cuestión estará vallado por 14 días, tal como lo indica el protocolo.

 

“La médica, que vive con su madre y una hija, no pue­de salir de su casa; serán asistidas con alimentos por familiares”, confirmó una de las fuentes consultadas, la que destacó que la mujer se encuentra en buen esta­do, por lo que no necesita internación. Este diario in­tentó sin éxito -el viernes y ayer- tomar contacto con la directora del hospital Llano. Todo indica que la situación es de normalidad.

 

El jefe de la Policía de Co­rrientes, Félix Barboza, in­formó que en las (mismas) condiciones de aislamiento preventivo se encuentra el hotel ubicado frente a la plaza Cabral, donde desde el viernes se encuentran alojados 19 trabajadores del hospital Llano que tuvieron contacto con la médica in­fectada.

 

“Si bien en un primer hi­sopado todos han dado ne­gativo, se espera una recon­firmación de las pruebas”, adelantó una fuente del Ministerio de Salud. “Será el Comité de Crisis el que deci­dirá cuándo el personal hos­pitalario podrá abandonar el hotel”, señalaron.

 

VECINOS

Mientras, en la jornada del viernes la situación fue confusa, ya que se cruzaron vallas con un solo cartel para impedir la circulación por la calle Guastavino, en el barrio San Martín; luego, con el co­rrer de las horas, los vecinos pudieron tomar contacto con las autoridades, que ex­plicaron cuál era el alcance de la medida de aislamiento.

 

Vanina vive a una cuadra de la zona que fue cerrada, y señaló que en un primer momento se generó temor. “Nadie sabía lo que estaba pasando, hubo miedo, por­que no sabíamos si se iba a poder salir”, resaltó.

 

Más tarde se aclaró que el aislamiento era solo para la vivienda donde se encuentra la vecina afectada, y la situa­ción se calmó. “Es que al ser sorpresivo, vienen y te dicen desde ahora no podes salir, y eso genera caos, la gente no está preparada para que eso ocurra, hay quienes trabajan, y sobre todo preocupa cómo será la provisión de alimen­tos”, remarcó la mujer.

 

Ayer a la tarde el vallado se circunscribía solamen­te a una vivienda, el resto de los vecinos retomó su rutina, pero durante la re­corrida que hizo este dia­rio por el lugar no se vio movimiento. Una guardia policial permanecía en la zona.

 

En lo que va de la pande­mia fueron aislados por 14 días dos edificios y un barrio completo. Según los datos a los que se pudo acceder, las conse­cuencias por el aislamiento en el barrio San Marcos aún se hacen sentir, ya que mu­chas personas que viven allí y trabajan en casas de familia aún no pueden volver a des­empeñar sus actividades.

 

Cardiológico

Respecto al personal del Instituto de Cardiología de Corrientes, el director Julio Vallejos manifestó que se procedió conforme a los protocolos, aislando a un total de 37 personas, entre médicos y pacientes que tuvieron en mismo tiempo y espacio con una beba infectada de coronavirus. Destacó que se llevaron a cabo, en el men­cionado centro de salud, todas las medias dispuestas por el Comité de Crisis de la Provincia.

Fuente : Corrientes hoy