Corrientes: Acusan al Intendente de Mburucuyá de atacar a golpes y robarle el celular a un periodista y lo citan a indagatoria

0
1247

Los hermanos Guastavino, referentes de la alianza ECO, están acusados de los graves delitos de robo simple, lesiones y amenazas, por aquel ataque cometido el 9 de junio pasado contra Florindo en pleno centro de Mburucuyá, hecho que quedó grabado por cámaras de seguridad y cuyas filmaciones son las pruebas contundentes que tiene la Justicia penal para llevar adelante el proceso.

Un mes y medio después de haberse denunciado penalmente el hecho, la jueza de Instrucción de Saladas, María Mareco, actuó este lunes y citó a declaración indagatoria, es decir en calidad de imputados, a los hermanos Guastavino, para el 25 de agosto y para que respondan la pesada carga de las pruebas documentales, fílmicas y testimoniales presentadas por la querella.

La querella criminal fue presentada al día siguiente del hecho por el abogado Juan Manuel Cubilla Podestá, quien patrocina al periodista víctima del ataque y del robo, por lo que la demora de la jueza Mareco en avanzar con el caso generó fuertes sospechas de protección judicial para los hermanos Guastavino.

“Cítese a prestar declaración indagatoria, asistidos de su abogado defensor a los ciudadanos Guastavino Pablo y Guastavino José Miguel (a) WILLI para el día 25/08/2020”, dice el primer punto de la notificación enviada a las partes por Sandra Sosa, secretaria del juzgado de Mareco.

“Tenemos todas las pruebas para que el caso avance sin detenimiento en la Justicia porque es grave que un intendente tenga esta conducta de atacar y lesionar a una persona que estaba en la calle cumpliendo con su tarea de periodista”, dijo Cubilla Podestá.

El día que lo atacaron, Florindo estaba en medio de la calle, en pleno centro de Mburucuyá, filmando con su teléfono celular cuando bajaban desde un camión a la casa de la familia Guastavino las cajas de alimentos enviados por el Gobierno nacional al Municipio para distribuir en el marco de la emergencia por la pandemia de coronavirus.

En ese momento, Florindo se vio sorprendido cuando los hermanos Guastavino se acercaron para increparlo y le pidieron que se retire del lugar, enojados porque estaba grabando con su teléfono la mercadería que bajaban en ese domicilio particular y no en la Municipalidad.

Florindo recibió patadas y golpes de puño en varias partes de cuerpo, además de que uno los de los imputados está acusado de arrebatarle el teléfono celular, que nunca más se lo devolvió y que apareció luego destruido.

Juan Manuel Cubilla Podestá

Fuente 21tv