Contrapunto del Gobierno con diputados opositores por la eliminación de la exención del IVA a la venta de leche

0
113

El Gobierno pidió autorización para ampliar los gastos del presupuesto 2019, ya que se trabaja con una prórroga de esa ley aprobada en el gobierno de Mauricio Macri. En ese marco, uno de los puntos del proyecto que hasta el momento generó más discusiones es el que contempla el fin de la exención del Impuesto al Valor Agregado (IVA) en la leche larga vida y fluida, de manera que pase a tributar una alícuota de 10,5 por ciento.

En el artículo 18 del proyecto oficial se elimina la exención del IVA a la leche fluida o en polvo, entera o descremada sin aditivos, mientras que en el diecinueve se dispone que esos productos se graven con el 10,5 por ciento.

En tanto, diputados nacionales de la Unión Cívica Radical (UCR) se refirieron al proyecto de ampliación presupuestaria enviado por el Gobierno al Congreso y ese sentido, rechazaron la intención del Ejecutivo eliminar la exención de IVA a la venta de leche en polvo y fluida”.

“El gobierno de los Fernández acaba de ingresar el proyecto de ampliación presupuestaria, donde propone eliminar la exención de IVA a la venta de leche en polvo y fluida, entera o descremada, llevándola del 0 por ciento al 10,5 por ciento lo cual impacta directo en el precio al consumidor final”, aseguró el diputado nacional y vicepresidente de la comisión de Finanzas de la Cámara Baja, Luis Pastori.

“Ya otro gobierno K, el de Néstor, había hecho lo mismo con el pan común o francés, gravándolo de 0 al 10,5 por ciento. Encarecen los productos de consumo popular masivo cuyo fin -el de estar exentos- es no dificultar su acceso a los sectores de menores ingresos. Sólo les queda solo ir por el agua y los medicamentos”, afirmó Pastori.

El gobierno de los Fernández acaba de ingresar el proyecto de ampliación presupuestaria, donde propone eliminar la exención de IVA a la venta de leche en polvo y fluida, entera o descremada, llevándola del 0 por ciento al 10,5 por ciento lo cual impacta directo en el precio al consumidor final (Luis Pastori)

Cabe recordar que en agosto del año pasado, con el objetivo de que la devaluación del peso no afectara tanto en los bolsillos de las personas de menores recursos, el ex presidente Mauricio Macri redujo a 0% la alícuota del IVA para los alimentos de primera necesidad a través de un decreto que venció el primero de enero.

No obstante, el gobierno del presidente Alberto Fernández estableció un régimen general de compensación para supermercados y almacenes para mantener el precio de la leche en las góndolas. El Ejecutivo justificó la decisión en el marco de la “emergencia alimentaria” que fue prorrogada hasta diciembre de 2022.

El monto de la compensación especial establecida se determinó de la siguiente manera: para las ventas de los alimentos lácteos que se encuentran gravadas por el Impuesto al Valor Agregado, es el equivalente al porcentaje que determina el Ministerio de Desarrollo Productivo, del importe del crédito fiscal que resulta computable para el vendedor en los términos del artículo 12 de la Ley de Impuesto al Valor Agregado.

Mientras que para las ventas de los alimentos lácteos que se encuentren exentas del Impuesto al Valor Agregado, es equivalente al Impuesto al Valor Agregado que se le factura al beneficiario de esta compensación, por las adquisiciones de los referidos alimentos que haya destinado, efectivamente, a esas mismas ventas.

En ese contexto, Pastori pidió al Gobierno que revea su proyecto “porque la recaudación de impuestos no puede ser de cualquier manera y menos afectando los consumos populares básicos”.

Por su parte, el diputado José Cano afirmó: “La gente tiene hambre y no tiene trabajo. Y la respuesta que se le ocurre al Gobierno en el proyecto de ley de ampliación del Presupuesto es ponerle IVA a la leche, como en 2006 que gravaron el pan. Catorce años después hacen lo mismo. Desde Juntos por el Cambio no vamos a permitirlo”.

Crisis del sector lácteo

La industria láctea atraviesa una preocupante crisis. La situación económica que se agravó en los últimos tiempos por el coronavirus, y un reclamo gremial que no cesa y que afectó el abastecimiento de leche fluida y otros productos, son los principales factores que explican la problemática de un sector que es de suma importancia para las economías del interior. A todo esto, se suma un contexto donde la producción de leche anual continúa en niveles bajos en comparación con el 2015, que fue el momento de su pico.

La crisis económica, que impacta en el bolsillo de los consumidores, ya repercutió en las ventas de los lácteos. Los datos de la industria a los que accedió Infobae reflejan resultados negativos que obtuvieron durante el mes de mayo. Las ventas de yogures bebibles sufrieron una merma del 25,7 por ciento, con un consumo que durante el año pasado tuvo una fuerte retracción del 20%, y según los datos del Observatorio de la Cadena Láctea Argentina, en la última década cayó un 35 por ciento.

(Fundación FADA)(Fundación FADA)

En otro orden, los productores de leche de la Argentina, junto a los integrantes de la Mesa de Enlace, mostraron la semana pasada una posición unificada para reclamar la necesidad de eliminar las retenciones que pesan sobre los lácteos para facilitar un proceso de inversión en un sector que no para de perder rentabilidad.

Esto se debe a que el precio de la leche que percibe el productor se estancó en un piso promedio pagado por la industria de $18,25 por litro, con pérdida de compra contra la inflación y la escalada que reporta el dólar paralelo, si se tiene en cuenta que el 70% de los insumos del sector están dolarizados. Dicha problemática fue analizada la semana pasada durante casi tres horas y de manera virtual, en el marco de la Mesa Láctea.