Confirman botulismo y ya son diez las personas de Andresito internadas

0
109

Continúa subiendo el número de personas internadas a raíz de la intoxicación alimentaria por botulismo en Comandante Andresito, y ya son diez los pacientes que están hospitalizados en los Samic de Eldorado y Puerto Iguazú. Ocho de ellos son adultos y dos son niños; entre los afectados, una joven de 24 años debió recibir asistencia respiratoria al complicarse su estado de salud ayer por la mañana y está grave, al igual que un pequeño de 2 años.

Y anoche otra joven de 19 años debió ser conectada a un respirador artificial por su grave estado, en este caso la paciente está en el Samic de Iguazú.

Según confirmó el Ministerio de Salud Pública a El Territorio, los cinco pacientes que están en Eldorado se encuentran en terapia intensiva (tres adultos y dos niños), mientras que en Iguazú cuatro están en la sala crítica y uno en sala común.

Desde que se conocieron, el jueves, los fallecimientos a causa de lo que ya se confirmó que es la enfermedad, comenzaron a aparecer más personas intoxicadas. El viernes la cartera sanitaria provincial informó cuatro casos, mientras que el sábado se conocieron otros tres y ayer tres intoxicados más.

Por su parte, el sábado por la noche un niño de 8 años, que había ingresado al nosocomio de Eldorado, perdió la vida y se convirtió en la tercera víctima mortal de esta gravísima enfermedad. El chico era vecino de la mujer de 77 años y de su hijo de 39, que fallecieron el jueves.

Todo indica que la intoxicación se habría producido por la ingesta de chacinados (chorizos), que madre e hijo producían de manera casera y compartieron con vecinos y otras personas del pueblo.

Por consecuente, la cartera sanitaria provincial y el municipio trabajaron para localizar a más vecinos de la localidad que lo hayan consumido y presenten síntomas para actuar lo más rápido posible. Se instaló una especie de Centro de Atención Primaria de la Salud (Caps), donde cualquiera podía acercarse a recibir atención médica.

En tanto, durante el viernes se inspeccionaron dos lugares donde posiblemente se elaboraron los chacinados frescos y ahumados con carne de animales de monte y se obtuvieron muestras que se procesaron en el Laboratorio de Aguas y Alimentos del Ministerio de Salud.

Se informó que los productos era hechos con animales de monte. Foto. Salud Pública

El botulismo es una enfermedad rara y grave, ocurre como consecuencia del consumo de ciertos alimentos. Es causada por una toxina que ataca los nervios del cuerpo y puede ocasionar dificultad para respirar, parálisis muscular y hasta la muerte. Con mayor frecuencia la toxina es producida por la bacteria Clostridium botulinum.

Según se indicó, casos así no se registraban en la provincia desde hace muchos años. Los últimos casos de intoxicación alimentaria con sospecha de botulismo habían ocurrido en 2018 en Nemesio Parma. Luego de investigaciones y la autopsia de la persona fallecida se determinó que fueron a causa de la presencia de plaguicidas y herbicidas.

Los alimentos que pueden estar contaminados con esta bacteria son las verduras enlatadas en casa, carne de cerdo y jamón curados, el pescado crudo o ahumado, la miel o el jarabe de maíz, las papas al horno cocinadas en papel aluminio, el jugo de zanahoria y el ajo picado conservado en aceite.

Por lo general, los signos y síntomas del botulismo transmitido por alimentos comienzan entre 12 y 36 horas después de que la toxina ingresa al cuerpo. Sin embargo, según la cantidad de toxina consumida, el inicio de los síntomas puede variar desde unas pocas horas hasta unos pocos días.

Los tipos de botulismo
Además del botulismo transmitido por los alimentos en la que las bacterias dañinas se reproducen y producen la sustancia tóxica en ambientes con poco oxígeno, como las conservas caseras; existen además otros dos tipos: el botulismo por heridas y el botulismo infantil.

Según explica Mayo Clinic, el primero se da si las bacterias entran en una herida cortante y pueden provocar una infección peligrosa que produce la sustancia tóxica.

El infantil es la forma más común de botulismo y comienza cuando las esporas de la bacteria Clostridium botulinum crecen en el tracto intestinal del bebé. Suele ocurrir a los bebés de 2 a 8 meses de edad.

En lo que respecta a lo alimentario, Rosana Mendoza, magíster en Alimentos, había comentado a este medio que las temperaturas que tiene Misiones actualmente propician el crecimiento de las bacterias y por ello hay que tener mucho cuidado en su elaboración, sobre todo si se trata de conservas.

“Para elaborar las conservas hay que cocer bien previamente tanto el alimento como el vinagre o la salmuera y después colocar toda la preparación sin taparla y llevarla a baño maría. Esa es la forma correcta de hacerlo. No es ni siquiera cocinarlo, sino dejarlo apenas unos minutos en agua hirviendo después de haberlos lavado bien. Así se eliminan las bacterias y toxinas”, había dicho.

“Si tienen una especie de gastroenteritis y consumieron algún tipo de conserva o un chacinado puesto al vacío, se debe consultar al médico e informarle qué se comió. Si no se detecta dentro de las doce horas se ha demostrado que tiene el 75% de letalidad esta enfermedad”, había expresado Mendoza, que además es parte del equipo que da el Curso de Higiene y Seguridad para manipuladores de Alimentos, de la Facultad de Ciencias Exactas Químicas y Naturales de la Unam.

 

Síntomas

  • Dificultad para tragar o hablar.
  • Boca seca.
  • Debilidad facial en ambos lados del rostro.
  • Visión borrosa o doble.
  • Caída de los párpados.
  • Problemas para respirar.
  • Náuseas, vómitos y calambres abdominales.
  • Parálisis.

 

Cuidados en la cocina

  • Cocinar los alimentos completamente.
  • Mantener separados los alimentos crudos de los ya cocinados.
  • Refrigerar pronto los alimentos preparados.
  • No comer de latas abolladas
  • La presencia de toxina botulínica no siempre se acompaña de alteraciones en el aspecto, olor o sabor de los alimentos.
  • Tratamiento térmico: la olla a presión aumenta la temperatura y es más efectiva.
  • Garantizar la higiene: envases, recipientes, utensilios, tablas.
  • Evitar productos de dudosa procedencia.