Condenan a los policías que mataron a un joven cuando fue a comprar gaseosas en cuarentena

0
68
El joven de 18 años fue asesinado el 20 de julio de 2020, en pleno Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio por la pandemia mientras había salido con un amigo a comprar gaseosas para celebrar su cumpleaños.

La audiencia de cesura en la que la fiscalía, la defensa y el particular damnificado pedirán y un juez resolverá el monto de la pena que deberán cumplir los dos policías hallados culpables por un jurado popular de matar en exceso del cumplimiento de sus funciones al joven Lucas Verón y, uno de ellos, también por intentar asesinar a un amigo de la víctima, que sobrevivió, en julio de 2020 en González Catán, se realizará este viernes al mediodía en los tribunales de La Matanza.

Las partes fueron convocadas por el juez técnico del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 4 de La Matanza, Gerardo Gayol, con el fin de resolver las penas que deberán cumplir los policías Cintia Duarte y Ezequiel Benitez.

La primera fue hallada culpable del «homicidio por exceso de cumplimiento funcional» de Verón, que prevé hasta cinco años de prisión, mentras que Benítez fue responsabilizado por ese mismo delito y por el homicidio agravado en grado de tentativa del amigo, Marcos Aguirre, penado con entre 10 y 25, por lo que podría recibir hasta 30 años, debido a que ambas se sumarían, explicaron las fuentes.

El veredicto de culpabilidad de los policías en este caso de violencia institucional cometido el 20 de julio de 2020, en pleno Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (Aspo) por la pandemia de coronavirus, fue dado a conocer el pasado miércoles al cabo de un maratónico juicio por jurados que había comenzado la mañana del día anterior en el Patio de las Américas de la Universidad Nacional de La Matanza.

Si bien el fiscal de juicio Sergio Antín y las familias de las víctimas, representadas por la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), habían acusado a los policías por homicidio agravado y la tentativa de ese delito, que prevé la pena de prisión perpetua, para el jurado, en el caso de Veron, los policías actuaron excediendo sus funcianes, por lo que la pena del delito es considerablemente menor.

Como la decisión del jurado es «inmotivada», es decir que no se debe explicar por qué se adoptó, es una incógnita el motivo por el cual el policía Benítez fue culpabilizado de un homicidio en exceso de sus funciones y de una tentativa de homicidio agravado (ambos delitos prevén penas muy distintas) si los dos hechos se cometieron en una misma secuencia.

Incluso, podría suceder que ese policía reciba una pena mayor por el ataque contra el joven que sobrevivió que por el homicidio de Verón, dijeron las fuentes.

El día del hecho Lucas cumplía 18 años y con su amigo Marcos se reunieron a festejar en la casa de Verón, tras lo cual salieron en moto a comprar gaseosas y alguna bebida energizante.

Como no había nada abierto por el aislamiento por el coronavirus, ambos regresaron a la casa de Lucas, pero en ese momento se encontraron con un patrullero con las sirenas y luces apagadas que, según el joven que sobrevió, los «quiso chocar».

«No nos dieron una orden de alto, nos asustamos y acelero, era la primera vez que nos pasó algo así. Nos subimos a la vereda y el patrullero nos persiguió tirando cuatro tiros», dijo Aguirre al declarar en el debate.

Según le explicó al jurado, primero hubo dos disparos y luego otros dos cuando cayeron de la moto. A raíz de ello, Lucas murio mientras que Marcos sobrevivió al ataque.